Entrada destacada

Ambulance, plan de huida, nuevo pelotazo de Michael Bay

  Adrenalina, fuego y gasolina Si Michael Bay ya había introducido alguna persecución aparatosa de coches en plena ciudad, como en la saga D...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 12 de febrero de 2020

Óscar 2020, edición histórica

La 92 edición de los Premios de la Academia de Hollywood ha vivido noche histórica: la ganadora ha sido una película de habla no inglesa. No era la primera vez que un filme extranjero era nominada a mejor película, recordemos los casos de La vida es bella o Tigre y dragón, por ejemplo, pero que finalmente ganara no había ocurrido hasta este año con la producción coreana Parásitos, que fue la gran vencedora de la noche con cuatro galardones: mejor película, mejor película de habla no inglesa, mejor director y mejor guion original.

La favorita a la que apuntaban muchas quinielas, el prodigioso plano secuencia bélico de Sam Mendes, 1917, consiguió tres estatuillas: mejor fotografía, efectos visuales y mezcla de sonido. La edición de sonido y el montaje fueron para Le Mans 66.

Tarantino parece encaminado a ser el padrino de los actores secundarios. Por tercera vez una película suya gana el Óscar en esta categoría. Dos veces fue para Christoph Waltz por Malditos bastardos y Django desencadenado, y esta vez ha sido para Brad Pitt por Érase una vez en Hollywood.

Martin Scorsese con El irlandés ha repetido el resultado de Gangs of New York: diez nominaciones, cero premios.

Por lo demás, más o menos era previsible: la mejor película de animación para Pixar por Toy Story 4, el mejor actor principal para Joaquin Phoenix por Joker, mejor actriz secundaria, Laura Dern por Historia de un matrimonio, mejor actriz principal para Renée Zellwegger por Judy.

La representación española formada por Antonio Banderas y Pedro Almodóvar con Dolor y gloria, y la película de animación Klaus, se quedaron sin estatuilla, pero ya lo tenían asumido, ya que competían con Joker, Parásitos y Toy Story 4.

Personalmente me hubiera gustado que ganara 1917 y Sam Mendes a mejor director. Por lo demás, no tenía especial preferencia por otros candidatos. No obstante, el hecho de sentar un precedente a que Hollywood esté abierto a que películas rodadas en cualquier idioma puedan ser premiadas como mejor película, es algo puede ser positivo para reavivar la industria, quizá un toque de atención de la Academia a los estudios para que se pongan las pilas en ser originales y no gastar los mayores presupuestos de las producciones en repetir y remezclar fórmulas y conceptos una y otra vez. Veremos cómo reacciona la industria del cine ante este hito de los codiciados Óscars.

PALMARÉS COMPLETO

sábado, 8 de febrero de 2020

1917, todo un espectáculo

Un plano secuencia es una secuencia en la que no hay cortes de montaje, sino que se cambia de planos moviendo la cámara. En 1948 se estrenaba La soga, de Alfred Hitchcock, un experimento visual muy interesante que consistía en simular toda la película como un único plano secuencia. Tenía la limitación técnica de la duración de cada bobina de película y rodaba de tal manera que luego se pudieran unir los distintos fragmentos en montaje y el resultado final fuese como si no hubiera cortes. Hoy en día con los ordenadores es más fácil simular planos secuencia que en realidad no lo son y se obtienen resultados espectaculares, como por ejemplo, el de Los Vengadores durante la batalla en las calles de Nueva York.

Sam Mendes, director de American Beauty, Camino a la perdición, Revolutionary road o las dos últimas entregas de James Bond, Skyfall y Spectre, nos sorprendió en esta última con un espectacular plano secuencia al inicio de la película en la que vemos a 007 caminando por las calles de Ciudad de México durante la celebración del Día de los Muertos. Ahora ha dado un paso más adelante y se ha animado a hacer como Hitchcock, una película entera en un plano secuencia, con 1917, una película bélica ambientada en la Primera Guerra Mundial. En mi opinión, realmente la película se divide en dos grandes planos secuencia, debido a un momento concreto, que quien la haya visto posiblemente sepa a cuál me refiero, del que no diré más para evitar el «spoiler» a quien aún no haya tenido la suerte de disfrutar de este espectáculo.

Un general británico encomienda una misión suicida y a contrarreloj a dos jóvenes soldados: llevar un mensaje a un batallón que está tras las líneas enemigas para cancelar un ataque que tienen previsto, ya que se trata de una trampa y podrían morir todos. Uno de estos dos soldados es el hermano menor de un teniente que se encuentra entre los que pueden morir si no llegan a tiempo con el mensaje. Su acompañante acata igualmente la orden, aunque sin la misma motivación, pero su evolución a lo largo del filme resulta muy interesante.

Los dos protagonistas son relativamente desconocidos para el gran público, pero entre los secundarios que van a pareciendo en pequeñas intervenciones a lo largo del metraje, podemos encontrarnos con caras conocidas como Colin Firth, Benedict Cumberbach o Mark Strong. Los intrépidos mensajeros a los que acompañamos en esta intensa aventura está interpretados por Dean-Charles Chapman, al que pudimos ver el pasado otoño en Blinded by the light, y en las exitosas series de TV Into the badlands y Juego de tronos, y por George MacKay, que debutó de niño en 2003 con Peter Pan: la gran aventura, y al que ya hemos visto vestido de soldado al inicio de Amanece en Edimburgo.

1917 es un proyecto muy personal de Sam Mendes, ya que se basa en las historias que su abuelo, combatiente en la Primera Guerra Mundial, le contaba sobre su experiencia en el campo de batalla. El director decidió rodar en plano secuencia para que el público esté inmerso en la película y acompañe a los protagonistas segundo a segundo en su desesperado viaje contrarreloj. Como él mismo ha dicho, 1917 está concebida más que una película, como una experiencia. Y lo ha conseguido.