Entrada destacada

Diario de producción: «teaser» póster

Pues aquí tenemos el «teaser» póster de El laberinto de las almas , un «thriller» ambientado entre Madrid y Jerusalén. La producción sigue ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 29 de septiembre de 2018

La inmensidad del océano

El optimismo, el entusiasmo, la pasión, la confianza en uno mismo, son virtudes necesarias para sacar adelante cualquier proyecto y alcanzar hitos que dejen a los demás con la boca abierta. Las grandes hazañas de la humanidad suelen estar protagonizadas por personas desbordantes de esas cualidades. Sin embargo, aunque sea muy bonito pensar que haciendo las cosas con el corazón en la mano todo es posible, también es cierto que del mismo modo es necesario el conocimiento, la experiencia, si no, la pasión y el entusiasmo nos pueden llevar a que la proeza se nos vaya de las manos. Por tanto, para llevar grandes proyectos a buen puerto conviene hacerlo con un buen equilibrio entre emoción y razón.

Podríamos decir que ese es el tema tratado en Un océano entre nosotros (The mercy), una producción británica dirigida por James Marsh, director de La teoría del todo, y protagonizada por los siempre eficientes Colin Firth y Rachel Weisz. El filme es un «biopic», o película biográfica, sobre el aventurero británico enamorado del mar Donald Crowhurst, quien se aventuró a participar en 1968 en una regata alrededor del mundo en un velero, en solitario y sin hacer paradas.

Correcto ritmo narrativo y adecuada ambientación para este interesante relato, en el que predomina el tono dramático sobre la aventura épica. Resulta muy agradable de ver y se presta al debate tras su visitando, debido a los temas nombrados al inicio de esta reseña.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Increíblemente divertida

Una de las ventajas de la animación es que puedes hacer una secuela en cualquier momento sin que los actores envejezcan. Eso pasa con Los increíbles 2. Comienza exactamente donde terminó la primera hace ya catorce años y los personajes siguen como entonces.

La primera entrega ya era divertida, pero esta secuela tiene momentos realmente desternillantes, principalmente debido al protagonismo que en esta ocasión le dan al bebé Jack Jack, que se convierte, sin duda, en la estrella cómica de la función, con permiso de su hermano Dash, que también tiene sus momentos de gloria.

Tras el desenlace de la anterior película, en que los superhéroes en la clandestinidad vuelven a la acción para salvar la ciudad, se reabre el debate sobre si readmitirlos o no en la sociedad. El empresario Winston Deavor, magnate de las tecnologías y gran admirador de los superhéroes, propone a Elastigirl para lanzar un nuevo producto de cámaras incorporadas en trajes para que se graben sus hazañas y así se gane el favor del público. Mientras ella anda por ahí luciendo sus poderes, su marido, Mr. Increíble, debe cuidar de los niños.

Los personajes conservan la chispa y la frescura de la primera parte y a nivel de contenido se mantiene el foco en las relaciones entre padres e hijos, en la unión familiar. Las escenas de acción son vibrantes y la estética de la película muy atractiva, como su predecesora, con esa mezcla de cine de superhéroes, aventuras y espías con cierto aire retro.

Los increíbles 2, en definitiva, es trepidante y divertida a la altura de su predecesora. Una gran secuela.