Entrada destacada

El libro no estará solo este verano

Historia de un blog de cine sigue estando a la venta en solitario, por supuesto, pero si alguien quiere algo más, una oferta de verano o un...

domingo, 25 de agosto de 2019

Érase una vez el Hollywood de Tarantino

La novena película de Quentin Tarantino, Érase una vez en Hollywood, es como el «summun» de su cinefilia. Toda su filmografía está jalonada de guiños y homenajes a películas y géneros, pero esta ya es en sí misma, conceptualmente, un gran homenaje a la industria del cine.

La trama se desarrolla en Hollywood durante 1969 y versa sobre el declive de una estrella de «westerns» televisivos que trata de sobrevivir a los cambios que está experimentando en esa época el mercado cinematográfico, acompañado por su inseparable amigo, el especialista que lo dobla en todas sus escenas de riesgo.

Como ya ocurría en Malditos bastardos, Tarantino mezcla realidad y ficción a su manera incluyendo personajes reales en la trama; en este caso nos plantea al protagonista como vecino del matrimonio de Roman Polanski y Sharon Tate. Otras celebridades de la época que son interpretados en el filme son Bruce Lee o Steve McQueen.

Protagonizan con gran carisma y soltura Leonardo di Caprio y Brad Pitt como el actor y su doble respectivamente. Les acompañan Margot Robbie en la piel de Sharon Tate y Al Pacino como el representante del protagonista.

El movimiento «hippy», la matanza de Charles Manson, los «spaghetti westerns», el cine de artes marciales, son elementos clave de aquel año 1969 que sirven a Tarantino para componer el escenario en el que se mueven sus personajes. El filme arranca con un ritmo sorprendentemente ágil que decae hacia el segundo tercio del metraje para volver a remontar en el desenlace de la historia. Que tenga cierta relevancia esa caída de ritmo quizá tenga que ver con la duración de la película, 161 minutos. Creo que no sería complicado reducir el tiempo recortando parte de ese pasaje en el que se ralentiza el ritmo.

Por lo demás, la selección de musical de Tarantino con títulos míticos de la época es sensacional, como cabía esperar, y su uso es brillante, sonando siempre la canción adecuada en el momento oportuno.

viernes, 9 de agosto de 2019

El rey león vuelve a rugir en las pantallas

En esta oleada de «remakes» en acción real de los grandes clásicos de animación de Disney, este verano el toca a El Rey León. Dirige Jon Favreau, responsable de Iron Man y El libro de la selva.

En general, la estrategia de los estudios ha sido calcar la película original plano a plano. Personalmente lo considero poco interesante. En ese sentido, el que me ha parecido el mejor «remake» hasta ahora ha sido el de Dumbo, ya que cuenta la historia desde un ángulo diferente al del original de 1940.

En este caso, en El Rey León, tiene el mismo guión con los mismos diálogos y esquema argumental que su predecesora de 1994, así como las mismas canciones y partitura musical, que además son muy buenas. Siguiendo la máxima de que la base de una buena película es un buen guión y además tiene también un buen soporte musical, la película funciona bastante bien, aunque estos dos aspectos no sean originales de 2019, sino de 1994.

De los aspectos propios del nuevo proyecto cabe citar uno positivo y otro negativo. El negativo es que los animales realistas no tienen la misma expresividad en el rostro que los personajes de dibujos animados. Por otra parte, lo más positivo es que visualmente es poderosa, todo un portento, tanto por la creación digital de los animales como por la recreación de los paisajes africanos y el sugerente uso de la luz y el color. En general, una película muy fresca y atractiva para disfrutar en el cine de verano.