Entrada destacada

Ambulance, plan de huida, nuevo pelotazo de Michael Bay

  Adrenalina, fuego y gasolina Si Michael Bay ya había introducido alguna persecución aparatosa de coches en plena ciudad, como en la saga D...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 16 de noviembre de 2019

Terminator: destino oscuro, Cameron ha vuelto.

Pues sí, el padre de la criatura ha vuelto. James Cameron cedió en su momento los derechos sobre su icónico personaje, Terminator, con lo que otros realizaron las secuelas Terminator 3: la rebelión de las máquinas, Terminator Salvation y Terminator Genesis. Ha pasado el tiempo y ha recuperado el control sobre su personaje. Al no estar conforme con esas secuelas, lo cual me parece bastante lógico, ha decidido obviarlas y hacer él mismo la secuela de su mítica Terminator 2: el juicio final (1991). El resultado es Terminator: destino oscuro (Terminator: dark fate), en la que él asume las labores de producción y ha dejado la dirección a Tim Miller, responsable de Dead Pool. Ya a principios de año nos sorprendía con otra producción de ciencia ficción, Alita, dirigida por Robert Rodríguez.

Terminator: destino oscuro se trata de una continuación en toda regla de Terminator 2. El inicio es muy impactante, por lo que no voy a contar nada para no hacer «spoiler», y te mete de lleno en la trama. Hay elementos que se apuntaban en la anterior entrega que se retoman en esta, como el hecho de que los Terminator tienen un sistema de aprendizaje, de manera que cuanto más contacto tienen con los humanos, más aprenden. Volvemos a ver repartir estopa a Sarah Connor y al T-800, es decir, a Linda Hamilton y a Arnold Schwarzenegger en la piel nuevamente de sus míticos personajes. Para el relevo generacional han fichado a Mackenzie Davis, conocida por la serie de TV Halt and catch fire y en cine por Blade Runner 2049, en el personaje protector, así como a Gabriel Luna, en el rol del Terminator malo, y Natalia Reyes como una chica mexicana que es el nuevo objetivo de los Terminator. En papeles muy secundarios podemos encontrar dos rostros conocidos del cine español: Tristán Ulloa y Alicia Borrachero.

Me ha gustado porque juega con conceptos que no se habían visto antes, como por ejemplo, qué pasa si un Terminator cumple su misión y nadie termina con él. Al final de la segunda parte decía el T-800 que debían bajarle a la caldera porque no podía autoterminarse. En esta ocasión, tal como se ve en el tráiler y en el cartel, vemos a Schwarzenegger envejecido. Por dentro es una máquina pero por fuera es tejido vivo, así que es lógico que el aspecto externo envejezca pero pueda seguir repartiendo estopa como siempre. Por otra parte, si en la anterior entrega se cargaban el proyecto que daba lugar a Skynet, es lógico que hayan cambiado el futuro y la línea narrativa tome otra dirección. En fin, son varias cosas que están presentes en Terminator: destino oscuro y que me parecen muy interesantes, a pesar de que también tiene sus detractores. A mí, personalmente me ha gustado.

Mucha acción, ritmo trepidante, secuencias muy bien diseñadas y planificadas, muy entretenida, muy espectacular, una película de James Cameron, aunque no la firme como director. Al igual que en las producciones de Spielberg, en las de Cameron la sombra del productor también es alargada.

#TerminatorDarkFate
#terminatordestinooscuro

lunes, 11 de noviembre de 2019

Géminis, Ang Lee entra en acción

Ang Lee, el director de Tigre y dragón, La tormenta de hielo, La vida de Pi, Sentido y sensibilidad, Hulk, ¿alguien se lo podía imaginar haciendo una película de acción pura y dura? Pues lo ha hecho, y en lo que a su trabajo se refiere, ha superado el reto con creces. Géminis es una película muy vistosa, rodada con cámara de HFR a 120 fps, es decir, de imagen hiperrealista, con una elegante fotografía, escenas de acción muy bien coreografiadas y ritmo trepidante. Es cierto que tanto Tigre y dragón como Hulk tenían secuencias de acción, pero la narración mantenía un ritmo más pausado centrado más en los personajes. Además, Géminis cuenta también con un carismático protagonista: Will Smith. También es destacable la vibrante partitura musical de Lorne Balfe, responsable también de la música de Misión Imposible: Fallout y Ghost in the shell.

Sin embargo, la película se disfruta en el momento pero no deja poso, y es que su talón de Aquiles reside en la base, es decir, en el guion. La trama principal versa sobre un tirador de élite que se retira, pero debido a un alto secreto relacionado con su última misión, debe ser eliminado y envían a otro agente a matarlo resultando ser este un clon suyo treinta años más joven. La trama de ciencia ficción sobre el tema de la clonación resulta interesante y más la situación del protagonista enfrentado a su propio clon. El problema es que esta trama apenas se desarrolla y lo que prima en todo el metraje es el argumento archimanido de un agente que debe eliminar a otro. Es algo muy recurrente porque como hilo conductor narrativo es muy efectivo, pero a estas alturas se hace necesario que una película aporte algo más para diferenciarse de tantas otras. Esto lo vemos en la saga Bourne, en Asesinos, donde se enfrentaban Sylvester Stallone y Antonio Banderas, Enemigo a las puertas, con este argumento en clave bélica, y en muchas más películas sobre espías y asesinos de élite.

Por tanto, se podría concluir que Géminis es un estupendo y vistoso envoltorio con un contenido pobre que podría dar más de sí, pero que no se desarrolla lo suficiente en aras de dar predominio a un argumento muy efectivo pero muy manido, lo que hace que el resultado final, pudiendo ser un gran «thriller» de ciencia ficción, se quede en una cinta de acción más del montón, pero eso sí, de muy buena calidad técnica.

#GeminiMan

martes, 5 de noviembre de 2019

El protagonismo del Joker no es novedad.

¿Crees en las casualidades?

Hace unos días salía en las noticias que hay mucha gente visitando en plan turístico las escaleras del Bronx donde se rodó la escena mas icónica de Joker, e incluso hay muchos fans disfrazados emulando dicha secuencia. Está claro que estamos asistiendo a una «jokermanía», en la que la película de Todd Phillips no solo arrasa en taquilla, sino que además genera un fenómeno social, aunque el hecho de que esto ocurra en torno a un personaje que es un sociópata asesino, resulta cuanto menos inquietante.
Sin embargo, no es la primera vez que el famoso villano de DC Cómics acapara el protagonismo en la gran pantalla. Hace exactamente treinta años tenía lugar el fenómeno de la «batmanía» desencadenado por el estreno de Batman, dirigida por Tim Burton. Lo curioso es que a pesar del título, el protagonista también era el personaje del Joker encarnado entonces por Jack Nicholson. El nombre de Nicholson encabeza el reparto por delante de Michael Keaton, que daba vida al hombre murciélago. Nicholson aparece antes que Keaton tanto en el cartel de la película como en los títulos de crédito iniciales. Es más, el argumento de la película, la trama principal, nos cuenta la evolución del villano, cómo el mafioso Jack Napier se convierte en Joker tras ser desfigurado al caer en un tanque de ácido durante una pelea con Batman, mientras que el origen de Batman se cuenta en forma de breve «flashback».

Batman se estrenó el 29 de septiembre de 1989 y Joker el 8 de octubre de 2019. Y ambas películas son de Warner Bros. Tanto el mes de octubre actual y el de hace treinta años, tuvieron como protagonista cinematográfico al mítico personaje de DC Cómics. ¿Casualidad, maniobra de Warner, otras explicaciones? ¿Alguien lo sabe?

#Joker
#Batman