Entrada destacada

Cinco películas de ayer que parecen de hoy

Hay películas por las que no pasa el tiempo, y es que en realidad, por muy modernos que queramos ser, no hay nada nuevo bajo el sol. Cambia...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 31 de diciembre de 2017

Último día, últimos Jedi

Termina 2017 y acabamos el año con la película del momento: Star Wars VIII: los últimos Jedi. La anterior entrega, El despertar de la Fuerza, fue una película que disfruté mucho, tanto por su acabado técnico como por el hecho de volver a encontrarme en la sala de cine con la mítica saga galáctica creada por George Lucas hace 40 años. Sin embargo, a la postre no me resultó una película memorable en tanto en cuanto era un canto a la nostalgia pero sin aportar innovaciones importantes. Cuando me enteré de que el director del Episodio VIII sería Rian Johnson, pensé que podría muy bien paliar aquellas carencias del Episodio VII.

Mi confianza en Rian Johnson se debe, principalmente, a su película Looper, una cinta de ciencia ficción que resulta muy original en su planteamiento y en el aspecto narrativo, pero que en la puesta en escena, en su estilo visual, deja entrever el bagaje cinematográfico de Johnson, influenciado principalmente por el cine de ciencia ficción de los años 70 y 80. Por eso me pareció interesante que entrase en la saga Star Wars, porque no hace películas deliberadamente retro, pero está conectado con el estilo de la época. Y la verdad, debo decir que mis expectativas al respecto se han consumado.

Los últimos Jedi incluye golpes de humor muy efectivos, en cierto modo auto paródicos, pero sin pasarse, en su medida justa. Se justifican algunos rasgos del nuevo villano, Kylo Ren, que resultaban algo chirriantes en la entrega anterior. Al personaje de Dameron Poe, interpretado por Oscar Isaac, se le da más cancha, especialmente al inicio del filme. Por otro lado, Daisy Ridley, Rey en la película, avanza en su formación para controlar la Fuerza, pero su pasado sigue siendo un tanto enigmático. El personaje de John Boyega, Finn, apenas evoluciona desde el episodio anterior y quien sí cobra gran protagonismo es el legendario Luke Skywalker, interpretado, como siempre, por Mark Hammil. También Leia, encarnada por la recientemente fallecida Carrie Fisher, a cuya memoria se dedica la película, tiene un protagonismo similar al de la anterior entrega, aunque quizá un poco mayor. Entre los nuevos fichajes para el Episodio VIII cabe destacar a Laura Dern, la otrora paleobotánica de Jurassic Park, y Benicio del Toro, al que también se ha podido ver en ambiente galáctico con Guardianes de la galaxia.

Los últimos Jedi ofrece una historia diferente a las tramas vistas anteriormente y una reflexión sobre la renovación del mundo, la desaparición de lo antiguo, la forma en la que las cosas cambian. Algo que refleja la realidad que estamos viviendo actualmente. A nadie se le escapa que nuestra sociedad está cambiando a pasos agigantados y cada vez más rápido debido a la tecnología. Todo ello genera una crisis de valores importante y cierta ambigüedad a la hora de valorar cómo distinguir el bien del mal en ciertas ocasiones. Esta convulsa situación del mundo actual, se deja entrever a través de la gran pantalla en una galaxia muy, muy lejana.

martes, 26 de diciembre de 2017

Coco, el día de los muertos

El 1 de noviembre, día de todos lo santos, en México se conoce como Día de Muertos y lo festejan de una manera muy particular, con altares donde se colocan fotos y ofrendas de los familiares fallecidos. Visualmente son muy características las calacas, que son los esqueletos usados como adornos para esta festividad. En la película de 007 Spectre, el prólogo era una secuencia en México DF durante, precisamente, la celebración de este día y la ambientación con las calacas le confiere un aspecto estético muy interesante al arranque del filme.

Ahora es Pixar quien se acerca a esta tradición para sumergirse en la cultura mexicana con Coco, la nueva joya anida de de los estudios presididos por John Lasseter. Cuenta la historia de Miguel, un niño apasionado por la guitarra, en cuya familia la música está vetada. El día de Muertos se verá trasladado de forma mágica al otro mundo y descubrirá un montón de cosas sobre sus antepasados.

El arranque y desarrollo, a priori, nos plantea una historia aparentemente sencilla, que en su desenlace sube muchos puntos en cuanto a hondura y complejidad se refiere. La película abunda en los principios familiares tradicionales mexicanos y trata su cultura con un profundo respeto, huyendo de clichés y arquetipos manidos por parte de Hollywood en tantas y tantas películas.

Visualmente es portentosa y muy atractiva, especialmente por el fascinante y colorista diseño del mundo de los muertos. Así como el pasado verano, Pixar nos traía con Cars 3, un entretenimiento técnicamente casi perfecto, pero carente de entidad propia, ahora con Coco ocurre todo lo contrario. Vuelve a brindarnos un filme original y fresco con personalidad como otros títulos de la casa, tales como Wall-E, Ratatouille o Up.

Muy buena película en todos los aspectos, desde el acabado técnico hasta el contenido de calado dramático, pasando por un tratamiento visual y musical absolutamente delicioso, además de un ritmo narrativo muy fluido. Una película sin fisuras.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Feliz Navidad 2017

Un año más, este es el vídeo de Galax Pictures, para desearos que paséis una Feliz Navidad en compañía de vuestros seres queridos.


lunes, 11 de diciembre de 2017

Navidad con los abuelos

En 2015 se estrenaba Padres por desigual (Daddy's home), de Sean Anders, una comedia navideña sobre un padre divorciado, de estilo algo macarra, interpretado por Mark Wahlberg, que va a pasar las Navidades con sus hijos y debe competir con el nuevo marido de su ex mujer, interpretado por Will Ferrell, que es un tipo más bien ñoño. En el contraste de caracteres entre ambos reside la clave del humor de la película. Ahora llega su secuela, Dos padres por desigual (Daddy's home 2), en la que una vez que ambos padres, por lo visto, han llegado a un entendimiento, aparecen los respectivos abuelos para echar más leña al fuego, que vienen siendo la «versión tercera edad» de sus hijos. De esta manera nos encontramos a un abuelo ñoño y otro macarra, interpretados respectivamente por John Lithgow y Mel Gibson.

Al otrora villano de Máximo riesgo o psicópata en Ricochet y En nombre de Caín, lo vemos ahora convertido en un abuelo cursi y algo despistado. Sin embargo, Gibson hace el rol de abuelo que todos nos podemos imaginar que puede hacer. Socarrón, gamberro, un sinvergüenza simpático de la vieja escuela en clave de autoparodia.

A pesar de recurrir a muchos clichés de este tipo de filmes y ser una secuela, por lo que repite algunos gags de su predecesora, Dos padres por desigual es divertida y tiene buen ritmo. No es una película novedosa ni que vaya a renovar el género, pero es efectiva. Llama la atención que, siendo una comedia navideña típica de Hollywood, se muestra como icono navideño más el Belén o Nacimiento que el habitual Santa Claus. De hecho tiene una secuencia en un Belén Viviente muy divertida. Comedia navideña para echarse unas risas en estas fechas.