Entrada destacada

Diario de producción: el «teaser tráiler»

El pasado mes de noviembre publicaba el «teaser» póster de El laberinto de las almas . Ahora, para comenzar 2019, mientras las producción ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 31 de diciembre de 2018

El tutorial de Ralph sobre internet

Seis años después de conocer el maravilloso mundo de los videojuegos con Rompe Ralph, llega su secuela: Ralph rompe internet.

A la tradicional sala recreativa donde se forjó la gran amistad entre Ralph y Vanellope, llega una nueva máquina: un «router» para internet. Tras un percance de una jugadora con la máquina de Sugar Rush, el juego de Vanellope, el dueño del local decide retirar la máquina, ya que no le compensa pagar por la pieza de recambio que necesita para seguir funcionando, una pieza descatalogada que solo se puede conseguir de segunda mano a través de internet. Por eso, Ralph y Vanellope se lanzan a una gran aventura para encontrar el repuesto en el desconocido ciberespacio de la red y así salvar a Sugar Rush de ser desconectado.

La llegada de los ingenuos personajes de videojuegos a la red global, tiene un aire a comedias sobre gente del medio rural que viaja a la gran ciudad. El diseño de internet por dentro es sencillamente maravilloso, tanto visual como conceptualmente.

Además de la parte emocional, que la tiene, las escenas de acción trepidantes y los momentos divertidos, algunos realmente hilarantes, que también los tiene, la película ofrece un componente didáctico muy interesante para aprender cómo funciona internet. En el aspecto de trazado de personajes, nos aporta una reflexión sobre nuestras debilidades y sus consecuencias, si no somos conscientes de que las tenemos o no hacemos nada por corregirlas.

Ralph rompe internet está a la altura de su predecesora, algo que era difícil de conseguir dados la originalidad, creatividad y el factor sorpresa de aquella, pero lo consigue al crear un universo totalmente nuevo trasladando la acción al entorno de internet.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Campeones, todos ganan

El gran éxito del cine español de este año, Campeones, una película de Javier Fesser, se ha quedado fuera de la carrera hacia los Óscar hace unos días. La verdad es que me sorprende que este año España se haya caído de las nominadas a mejor película de habla no inglesa, así como otros años no me había sorprendido en absoluto. Y es que Campeones es una de esas historias de superación personal que tanto gustan a los estadounidenses y además, se enmarca dentro del mundo del baloncesto, deporte también muy popular en Estados Unidos. Pero, en fin, una lástima. Ya veremos cómo le va con los premios nacionales.

La película cuenta la historia de un entrenador de baloncesto arrogante, egoísta y de gran talento profesional, pero con una vida personal que hace aguas por todas partes. Tras ir a juicio por conducir en estado ebrio, es condenado a tres meses de trabajos sociales en los que tiene que entrenar al equipo de baloncesto de una sociedad de personas con discapacidad intelectual.

Protagoniza Javier Gutiérrez, que tras ganar el Goya por La isla mínima y El autor, sigue demostrando aquí que se encuentra en el mejor momento de su carrera. Le secundan el veterano del teatro Juan Margallo y la actriz Athenea Mata.

El filme combina hábilmente momentos divertidos y tiernos con un ágil ritmo narrativo y una marcada evolución de los personajes. Con el grupo de discapacitados vemos una historia de crecimiento personal y con el protagonista encontramos un proceso de redención. Todos tienen algún miedo o alguna fobia que superar y lo consiguen a través del trabajo de equipo en el deporte. Aunque algunos gags cómicos puedan resultar algo grotescos, Campeones es en definitiva, una película divertida con mensaje positivo que transmite buenas vibraciones.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Los magos musicales

La música nos transporta a otra dimensión, nos despierta sensaciones, nos hace sentir emociones y es vital en la recreación de una determinada atmósfera en una película. El cine fue concebido desde sus inicios como un medio audiovisual. El llamado cine mudo, se caracterizaba porque no podíamos oír a los actores ni los sonidos producidos en escena, pero nunca se exhibía en silencio, sino amenizado con música en vivo, normalmente de piano, que acompañaba a las imágenes.

Por tanto, la música ha sido un elemento crucial para el cine desde sus inicios. Resulta vital para conseguir la magia cinematográfica. Por eso, ahora que se acaba de estrenar la segunda entrega de la saga Animales fantásticos, se me antoja interesante hacer un repaso de los distintos músicos que han dejado su huella en el universo mágico de J.K. Rowling. De momento son diez las películas de este mundo paralelo al nuestro: ocho de Harry Potter y dos de Animales fantásticos. Estos son los autores que han aportado la magia de la música a estas sagas mágicas:

1. John Williams: el gran amigo y colaborador de Spielberg se hizo cargo de las tres primeras entregas de Harry Potter: La piedra filosofal, La cámara secreta y El prisionero de Azkabán. Toda una eminencia en el tema, cuyas partituras nos han hecho volar en bicicleta con E.T., adentrarnos en una galaxia muy, muy lejana con Star Wars o desentrañar misterios arqueológicos con Indiana Jones.

2. Patrick Doyle: tomó el relevo de Williams en Harry Potter y el cáliz de fuego. En su trayectoria vemos que ha puesto música a la mayoría de las películas de Kenneth Brannagh: Enrique V, Frankenstein, Mucho ruido y pocas nueces, Hamlet, Thor, etc.

3. Nicholas Hooper: este compositor británico forjado en la televisión, se hizo cargo de las dos siguientes entregas de Harry Potter: La orden del Fénix y El misterio del príncipe.

4. Alexandre Desplat: ganador del Óscar a mejor partitura musical por La forma del agua y El gran hotel Budapest, se hizo cargo de las dos últimas entregas de Harry Potter: Las reliquias de la muerte parte 1 y Parte 2.

5. James Newton Howard: se ha hecho cargo de la música en las dos primeras entregas de Animales fantásticos: Dónde encontrarlos y Los crímenes de Grindelwald. Sus partituras nos han transportado al futuro en Waterworld o Los juegos del hambre y a mundos fantásticos en El planeta del tesoro, Peter Pan: la gran aventura o Airbender: el último guerrero, por citar algunos ejemplos.