Entrada destacada

La crisis de creatividad del siglo XXI

Es curioso comprobar cómo en los años 80 y 90 se anhelaba que llegase el año 2000, como símbolo de prosperidady modernidad. Muchas película...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 10 de junio de 2018

Han Solo y los piratas del espacio

El contrabandista más carismático y famoso de la galaxia, ya tiene su propia película. Han Solo, una historia de Star Wars, nos cuenta los orígenes del mítico personaje que llevó al estrellato a Harrison Ford hace 40 años en la saga galáctica de George Lucas. Cómo conoció a Chewbacca, a Lando Calrissian y cómo se hizo con el Halcón Milenario, su icónica nave espacial, son algunos de los rasgos principales del personaje que jalonan esta entretenida cinta de aventuras espaciales.

Del mismo modo que Rogue One era un película de comandos, Han Solo, es una de piratas y contrabandistas, cuyos personajes se mueven continuamente entre las alianzas y las traiciones entre sí. En este sentido, pienso que de los proyectos de la factoría Disney sobre Star Wars, los de esta serie de «spin off» resultan más estimulantes y enriquecen más a la saga primigenia que la nueva trilogía que da continuidad a la historia de la familia Skywalker.

De los directores que Disney ha fichado para hacer crecer la saga, el de la presente entrega es el más veterano: Ron Howard, ganador de un Óscar a mejor director por Una mente maravillosa. Otros títulos relevantes de su carrera son Llamaradas, Apolo 13, Cocoon, Rush, Cinderella Man, sin olvidar que dirigió Willow a las órdenes de George Lucas, que ejercía de productor. Otro veterano avezado en el imaginario de Lucas, ha sido el guionista, Lawrence Kasdan, quien ya firmó los libretos de El imperio contraataca, El retorno del Jedi y El despertar de la Fuerza. Esta vez, coescribe la andanzas del joven Han junto a su hijo, Jonathan Kasdan.

Naturalmente, para interpretar a Solo en sus inicios, era imprescindible fichar a otro actor, ya que el personaje es más joven de lo que era Harrison Ford hace 40 años. El elegido ha sido Alden Ehrenreich, quien a pesar de su juventud e incipiente carrera, ha trabajado ya con varios directores de renombre. Debutó a las órdenes de Coppola en Tetro, y ha trabajado con Woody Allen en Blue Jasmine y con los hermanos Coen en ¡Ave César!

Le acompañan los veteranos Woody Harrelson y Paul Bettany y sus coetáneos Emilia Clarke, la otrora princesa Daenerys de Juego de tronos, y Donald Glover encarnando a un joven Lando Calrissian, papel interpretado por Billy Dee Williams en la trilogía original. Aunque todos están bien en sus papeles y hacen un conjunto muy compacto en el tono de sus interpretaciones, si hay alguno que destaque un poco por encima del resto, es Harrelson, como no podía ser de otra manera. Su imponente presencia en pantalla, le convertido en un secundario «robaescenas» habitual en los últimos años.

Han Solo es una entretenida y trepidante cinta de aventuras de contrabandistas, piratas y forajidos ambientada en el universo galáctico de Star Wars. Todas las escenas de acción son intensas y están muy bien rodadas, pero si tuviera que elegir una, me quedaría con la del asalto a un convoy de carga en las cumbres nevadas de alta montaña.

domingo, 3 de junio de 2018

El amor no tiene edad

Mientras esperamos a que se ponga en marcha la nueva aventura de 007, la productora Barbara Broccoli, nos trae de la mano del director británico Paul McGuigan, responsable de títulos como Víctor Frankenstein o El caso Slevin, una historia real de Hollywood ambientada en Reino Unido: Las estrellas de cine no mueren en Liverpool (Film stars don't die in Liverpool), sobre los últimos días de la actriz Gloria Graham y su relación con el joven actor Paul Turner. A priori, tras ver el tráiler, puede sonar a historia de diva mayor seduciendo a joven promesa que busca el éxito, en la línea de Dulce pájaro de juventud o Desayuno con diamantes, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un romance de amor verdadero. Una relación desinteresada, sincera e impregnada de respeto, cariño y ternura.

La película adapta las memorias del propio Turner, que por cierto, tiene un pequeño papel en el filme, con un guion de Matt Greenhalgh, curtido como guionista en series de televisión. Graham es interpretada por una sensacional Annette Benning, como era de esperar, pero hay que reconocer que su «partenaire», Jammie Bell, el otrora niño bailarín de Billy Elliot, no le va a la zaga encarnando a un joven Turner con una sólida interpretación de fuerte presencia en pantalla.

A la buena química entre los actores, fundamental para que la película funcione, hay que sumarle un estupendo trabajo de fotografía, así como unas creativas y elegantes transiciones en los saltos temporales de la narración. Además, la ambientación musical del filme goza de una atinada selección de canciones de la época que retrata, finales de los años 70, una época en que este tipo de relaciones no estaban bien vistas, puesto que ella tenía 30 años más que él.

Dramática, romántica y controvertida, así es la historia que nos cuenta Las estrellas de cine no mueren en Liverpool, un filme elegante, sólido y emotivo.