Entrada destacada

Ambulance, plan de huida, nuevo pelotazo de Michael Bay

  Adrenalina, fuego y gasolina Si Michael Bay ya había introducido alguna persecución aparatosa de coches en plena ciudad, como en la saga D...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 31 de agosto de 2022

Pequeña reina de la comedia sueca


Entre el drama y la comedia

La directora sueca Sanna Lenken dirige la película Pequeña reina, abordando un tema delicado como es el de pasar el duelo por la muerte de un ser querido. Una mujer se suicida dejando un marido una hija de trece años. La niña decide que no quiere ser como su madre y se marca unos hábitos que no quiere aceptar, aquellos que ella considera que han sido la causa de la muerte de su progenitora, sin pararse a pensar si está equivocada o no. Por otro lado, el padre de la niña está totalmente afligido por la pérdida de su mujer y no lo oculta, pasando a ser una sombra de lo que fue, así que su hija decide que quiere convertirse en una reina de la comedia para hacer que su padre vuelva a sonreír.

La película se mueve en un terreno muy complicado al tratar de llevar con humor una tragedia sin desdramatizar lo duro de la situación, y consigue ese maravilloso equilibrio con momentos muy cómicos y otros muy emocionantes, con unas interpretaciones estupendas de sus actores. En cierto modo recuerda un poco a Juno, en el sentido de cómo aborda un tema serio desde el prima de una adolescente.

Pequeña reina es una película aparentemente sencilla, pero más complicada de lo que parece por lo difícil que es conseguir lo que vemos en pantalla, ese mágico equilibrio entre drama y comedia, además de un ritmo narrativo impecable.

domingo, 14 de agosto de 2022

Top Gun: Maverick, menuda forma de disfrutar

 


Un gran espectáculo de altos vuelos


El director Joseph Kosinski trabajó con Tom Cruise en Oblivion, y por otra parte, nos trajo una secuela tardía de una película icónica de los años 80 en Tron:Legacy. Ahora ha aunado estas dos experiencias y nos trae a Tom Cruise protagonizando la secuela de otro icono ochentero en Top Gun: Maverick. Digo «ahora» porque se ha estrenado este año, pero realmente la película debía haber llegado a la cartelera en 2020, pero se retrasó su estreno debido a la pandemia del COVID-19 y Tom Cruise se negó a llevarla a plataformas de «streaming» e incluso no la estrenó en cuanto reabrieron los cines, sino que ha esperado a que se recuperara la asistencia normal a los cines para estrenarla y hacer taquilla con ella en las salas cinematográficas. Y lo ha conseguido, ya que la película despegó en mayo y ahora, en agosto, sigue volando y aún no está claro en qué plataformas de «streaming» acabará aterrizando cuando termine su periplo por los cines.

Top Gun: Maverick nos presenta al capitán Pete Mitchell, que tras más de 30 años de servicio en la Marina, y siendo uno de los mejores pilotos de la historia, no ha conseguido ascender más allá del rango de capitán debido a sus continuos choques con sus superiores por querer hacer siempre las cosas a su manera. Tras suspender un proyecto en el que estaba trabajando, se le encarga la misión de volver a la academia de Top Gun para entrenar a un grupo selecto de pilotos que deben llevar a cabo una peligrosísima misión y entre los que se encuentra el hijo de su viejo amigo Goose. Al volver a la academia, se reencuentra con una antigua novia que regenta un bar frecuentado por los cadetes.

Aventuras, acción y romance con toques de humor, el cóctel perfecto que funcionó en la Top Gun  original se encuentran presentes también en esta secuela, además de un espectáculo de imágenes aéreas que cortan el aliento. Más que una película, es una experiencia, una desconexión total de la rutina para dejarse llevar y disfrutar del cine como antaño. Para unos puede ser el descubrimiento de una nueva de disfrutar de una película, y para otros, una reconexión con su pasado.

Acompañan a Tom Cruise en esta ocasión Jennifer Connelly, Miles Teller y Jon Hamm. En una breve aparición, aunque con mayor presencia, ya que se le nombra varias veces a lo largo de la película, está también el único, además de Cruise, del elenco original; Val Kilmer, en el papel de Iceman. La canción romántica que sustituye al mítico Take my breath away de Berlin, es una potente balada a cargo de Lady Gaga titulada Hold my hand. Por otro lado, repite la canción Danger zone de Kenny Loggins al inicio de la película.

Top Gun: Maverick es en definitiva, un gran entretenimiento, un gran espectáculo, una película para desconectar, volar y disfrutar.

miércoles, 10 de agosto de 2022

Lightyear, el guardián espacial perdido en el tiempo

 



La película en la que supuestamente se basó el famoso juguete de Toy Story


El planteamiento del proyecto es interesante; tenemos un juguete legendario llamado Buzz Lightyear que ha protagonizado la saga Toy Story desde hace más de 20 años, que resulta que era un personaje sacado de una película de ciencia ficción, y esta es esa película. Bajo esta premisa se presenta Lightyear, la nueva producción de Pixar.

El estreno de la película ha estado marcado por una polémica en torno a una relación lésbica que aparece fugazmente en el filme. Al margen de las consideraciones sobre estar a favor o en contra, creo que concretamente en esta película es un error, ya que se supone que estamos viendo una «space opera» infantil de los años 90 y en el cine para niños de esa época no salían personajes homosexuales, al menos tan explícitamente, por lo que esa escena podría considerarse un anacronismo y un error de documentación de la producción a la hora de recrear los detalles del cine de esa época. Por lo demás, sí parece una película retrofuturista, con naves que recuerdan a las diseñadas para películas como La guerra de las galaxias o E.T. El extraterrestre. También es todo muy mecánico, muy físico, propio de esa década. Y además, el espíritu de aventuras fresco y desenfadado también nos evoca el cine de este género de los años 80 y 90. Además se asocian los conceptos de hipervelocidad y de viajes en el tiempo, que nos remiten a Star wars y Regreso al futuro.

Lightyear tiene un ritmo trepidante con una narración en la que pasan muchas cosas y va de una a otra sin parar. Quizá para el nivel que nos tiene acostumbrados Pixar, la película globalmente no está a la altura de los grandes títulos de la casa, especialmente porque el calado dramático de los personajes, que en este caso no es demasiado profundo, aunque acaba invitando a una reflexión sobre la vida, sobre los errores que cometemos y cómo enmendarlos, ya que a veces, si nos empecinamos en solucionarlos de una manera y no es la más adecuada, podemos cometer otros errores mayores. Y sobre todo, teniendo en cuenta que es un «spin off» de Toy Story, el listón estaba demasiado alto. También resulta curioso que no es un «spin off» al uso, es decir, lo que es coger a un personaje de una película y hacer otra película con él de absoluto protagonista, sino que el original era un juguete y este es el personaje de una película a partir del cual se ha creado el juguete, lo cual también le da un toque de originalidad.

En definitiva, Lightyear es una película de aventuras divertida, entretenida, muy apropiada para disfrutar en verano, que había creado muchas expectativas y en algunos casos no las ha colmado, pero en general es una buena película y tiene un personaje muy entrañable, para mí, de lo mejor de la película, un  gato robot llamado Sox. Curiosamente salen unos insectos gigantes, y digo curiosamente, porque también salía una plaga de langostas gigantes en Jurassic World: Dominion, otro blockbuster de este verano.

domingo, 7 de agosto de 2022

Elvis, una película de Baz Luhrman

 


Una intensa carrera marcada por las mentiras


Elvis es el nuevo espectáculo visual y musical de Baz Luhrman, el director australiano  responsable de títulos como Moulin Rouge o El gran Gatsby. Al igual que en aquellas, Luhrman combina los estilos musicales de forma anacrónica para ambientar la película, aunque en este caso, lógicamente, predomina el rock and roll con buena parte del repertorio de Elvis Presley, pero fuera de lo que son las actuaciones del cantante, lo que es la música ambiental, sí que vuelve a jugar y fusionar distintos estilos sin importar la época, con la única finalidad de crear una emoción, un ambiente y un vibrante espectáculo.

La película está contada por el que fue su mánager durante más de 20 años, Tom Parker, interpretado formidablemente por Tom Hanks. No es la primera vez que Hanks interpreta a un mánager musical, ya lo hizo en The Wonders, su debut como director, pero en este caso se mete en la piel de un personaje real que además es muy complejo, muy oscuro, un gran farsante que manejó al cantante a su antojo, pero al mismo tiempo lo convirtió en la estrella que fue. Una relación llena de luces y sombras, de mentiras y éxitos, fue la que mantuvieron Presley y Parker durante tanto tiempo.

A Elvis lo interpreta Austin Butler, visto en un papel secundario a las órdenes de Tarantino en Érase una vez en Hollywood. Richard Roxburgh, el otrora Duque de Moulin Rouge, interpreta aquí al padre de Elvis. Las mujeres más importantes de la vida de Elvis, su madre, Gladys, y su esposa, Priscilla, están interpretadas respectivamente por Helen Thomson y Olivia DeJonge.

La película cuenta toda la vida Elvis Presley, no solo una época,  en eso es «biopic» clásico, pero la forma de contarlo es al estilo Luhrman, es decir, nada de clásico. La música, la fotografía, los movimientos de cámara, el montaje, todo se combina con el peculiar estilo de su director, encaminado a ofrecer al espectador un impactante espectáculo audiovisual.