Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 12 de octubre de 2014

Héroes sin viñetas

No hay duda de que las adaptaciones de los cómics de superhéroes a la gran pantalla son el gran filón de la industria cinematográfica de Hollywood en la actual era dorada de los efectos visuales digitales. Los personajes creados hace 3 ó 4 décadas por los reyes del Noveno Arte, especialmente Marvel y DC Comics, están viviendo una renovación en sus versiones cinematográficas desde hace ya unos años, y todavía les queda fuelle para rato viendo los proyectos que se avecinan.

Sin embargo no sólo de viñetas se nutre el universo de superhéroes en el cine. Por eso expongo a continuación cuatro casos de héroes creados especialmente para la gran pantalla, sin un pasado sobre el papel:

1. Condorman (1981): es una producción de Walt Disney protagonizada por Michael Crawford, Barbara Carrera, James Hampton y Oliver Reed. Un dibujante de cómics, a quien le gusta experimentar en la realidad lo que plasma en sus historietas y cuyo principal personaje es un héroe llamado Condorman, hace un favor a un amigo que trabaja para la CIA. Durante la operación conoce a una espía rusa y él se hace pasar por agente usando Condorman como nombre clave. Posteriormente la espía rusa decide desertar y recurre a la CIA solicitando que sea Condorman quien la ayude a escapar. Gracias a los recursos de la CIA el dibujante consigue utilizar en la realidad los artilugios que había diseñado para su personaje.

La película toma como base la novela The game of X, de Robert Sheckley, publicada en 1965, en la que el protagonista es un desempleado que es reclutado por el Servicio Secreto británico para una sencilla operación y se convierte en espía con el nombre de Agente X al ser requerido por un espía ruso para que le ayude a desertar. El propio Sheckley escribió después la novelización de la película.

2. Darkman (1990): antes de que Sam Raimi adaptase a Spiderman, había ya creado su propio superhéroe. Escribió el guión, junto con Ivan Raimi, Chuck Farrer, Daniel Goldin y Joshua Goldin, y dirigió esta película protagonizada por Liam Neeson y Frances McDorman, que cuenta la historia de una venganza. La música corre a cargo de Danny Elfman, compositor habitual tanto de Raimi como de Tim Burton.

Un científico ha descubierto una fórmula para crear réplicas de la piel humana sintetizada en laboratorio. El único problema que tiene es que el material se degrada con la luz, de manera que cada prótesis que utiliza sólo se mantiene estable durante unos 100 minutos. Tras un brutal ataque de una banda mafiosa a su lugar de trabajo, es dado por muerto pero sobrevive con el rostro totalmente desfigurado. Entonces se convierte en un oscuro personaje sediento de venganza para la cual utilizará su propia tecnología poniéndose el rostro de distintas personas. No tiene cara propia pero puede ponerse la de cualquiera.

3. El protegido (Unbreakable, 2000): también el cineasta M. Night Shyamalan creó su propio universo de superhéroes en el cine. El protegido expone una teoría según la cual la historia se transmite a través de los cómics y los héroes son personas especiales cuya vida tiene sentido gracias a la existencia de un villano que represente la otra cara de la moneda de esas cualidades que lo hacen diferente a los demás. Un guarda de seguridad es el único superviviente de un accidente de tren. A partir de ahí conocerá a un enigmático hombre que padece la enfermedad de los huesos de cristal y que le introducirá en sus teorías sobre la cultura de los cómics.

Si habitualmente las películas de superhéroes se caracterizan por tonos coloristas, efectos visuales espectaculares y ritmo trepidante, El protegido es todo lo contrario: paleta de colores apagados, sin efectos deslumbrantes y ritmo narrativo pausado. Película muy interesante, única, rara, protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson, que ya habían trabajado juntos cinco años atrás en Jungla de cristal: La venganza.

4. Los Increíbles (The Incredibles, 2004): Brad Bird escribe y dirige su propio film de superhéroes en una ágil, dinámica y espectacular aventura de animación 3D sobre una familia de superhéroes en la que cada uno tiene un poder especial.

En una época en la que los héroes con superpoderes gozan del favor de los ciudadanos, varias demandas de algunos de ellos afectados por las acciones de Mr. Increíble, el más popular de los héroes, hace que el gobierno les prohiba seguir usando sus poderes y sean condenados al ostracismo. Deben entonces vivir en el anonimato como personas normales. Quince años más tarde Mr. Increíble se ha casado con Elastigirl y tienen tres hijos. Muchos de sus compañeros del pasado han desaparecido misteriosamente y un día lo reclutan a él para una secretísima misión.

Parte de una base argumental similar a la de Watchmen pero en versión familiar y para todos los públicos. El estilo del film bebe de diferentes fuentes de manera que combina con asombroso equilibrio la comedia familiar con el cine de espías sofisticado tipo 007 y el espíritu del cine de aventuras de toda la vida.

No hay comentarios: