domingo, 27 de julio de 2014

El instinto de conservación de la especie

Tras la sorprendente El origen del Planeta de los Simios llega la primera continuación: El amanecer del Planeta de los Simios. La acción transcurre 10 años después de los hechos acontecidos en la primera cinta. La humanidad se ha visto reducida drásticamente por la pandemia a nivel global de un virus de laboratorio. Los simios que había huido a refugiarse en el bosque de secoyas a las afueras de San Francisco han procreado y formado un poblado, un hogar. La llegada de un grupo de hombres a estos terrenos en busca de unas antiguas instalaciones para producir energía, será el detonante del conflicto entre hombres y simios.

Es interesante ver cómo el director se toma su tiempo para crear empatía de los personajes con el espectador. No hay prisa por mostrar batallas y acción. Todo se desarrolla sin pausa pero sin prisa. Esto propicia que los personajes vayan tomando forma y cuando llega el momento de la acción todo resulte más impactante e intenso para el espectador porque se ha creado una conexión, ya que no se trata de monigotes de cartonpiedra sino de personas con dramas, conflictos personales, en definitiva con calado. Y esto es extensivo a las criaturas simiescas digitales, que consiguen transmitir emociones muy reales.

Por otra parte las escenas de batalla son espectaculares. De modo que la película triunfa tanto en su vertiente intimista como en su aspecto más épico. Sin duda un film muy completo con efectos visuales de primera línea.

Para recrear a César repite el actor Andy Serkis, todo un experto a estas alturas en la técnica de Captura de Movimiento. Ya dio vida con este método al Gollum de El Señor de los Anillos y a King Kong en la versión de Peter Jackson. De los actores que interpretan a los humanos el rostro más conocido es el de Gary Oldman. También destaca Keri Russell, conocida en su momento por la serie de televisión Felicity. El papel principal recae en Jason Clarke, a quien vimos el año pasado en El gran Gatsby, y que será quien interprete a John Connor en la nueva entrega de la saga Terminator, que se está rodando ahora y se estrenará el año que viene.

El director de la primera parte, Rupert Wyatt, ha sido sustituido en esta ocasión por Matt Reeves, conocido especialmente por Monstruoso (Cloverfield), que se ha forjado mayormente en televisión en tareas de director y guionista. De hecho ha trabajado en la serie Felicity protagonizada por Keri Russell. En el guión repiten Rick Jaffa y Amanda Silver y además fichan en el equipo a Mark Bomback, firmante de los libretos de Lobezno inmortal, La Jungla 4.0, ó Imparable, entre otros.

Temas como la supervivencia, el instinto de conservación de la especie, la amistad, la familia y la irracionalidad por el miedo a lo desconocido, están muy presentes en el relato. Se deja patente que en un conflicto no hay un bando bueno y otro malo, sino que el bien y el mal está en cada individuo, de forma que en ambas partes hay quien lucha por la paz y y quien lo hace por guerra.

En resumen estamos ante una película muy completa tanto en contenido como a nivel técnico. Posiblemente sea la película del verano y una de las más relevantes del año.

martes, 22 de julio de 2014

La crisis de los 50

Un hombre a punto de cumplir 50 años sufre un infarto. Este percance le hace replantearse lo que ha sido su vida hasta ese momento, siempre preocupado por el trabajo, la salud, el llevar la vida perfecta. Ante eso cambia su actitud y esto afecta a su relación con su mujer y con un grupo de amigos que se conocen desde hace años, y quien más quien menos tiene también sus problemas.

Barbacoa de amigos es una comedia francesa fresca, desenfadada y divertida muy apropiada para disfrutar en el cine este verano. Una amena y sencilla historia sobre la amistad y las relaciones de pareja. Escrita y dirigida por Eric Levaine cuenta en su elenco con varios actores de cierto renombre en el cine francés, de los cuales el rostro más conocido para el público internacional es el protagonista Lambert Wilson, que apareció en un papel secundario de Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, y protagonizó el drama De dioses y de hombres.

La química entre los actores funciona muy bien y los personajes están perfectamente trazados y diferenciados. Los espectaculares paisajes en que transcurre la acción hacen que estéticamente la película sea muy agradable de ver.

Barbacoa de amigos se estrena el próximo 25 de Julio. Su distribución en España corre a cargo de A Contracorriente Films y el pasado 15 de Julio la presentaron en Madrid con la presencia del director y el protagonista.

miércoles, 16 de julio de 2014

Para salir bailando del cine

El director Dexter Fletcher, que debutó en 2011 con Wild Bill, nos trae su segundo film Amanece en Edimburgo (Sunshine on Leith), la adaptación cinematográfica del exitoso musical basado en canciones del grupo escocés The Proclaimers.

La película es un pelotazo de buenas vibraciones con reflexiones positivas sobre la amistad, el amor, el perdón, los sueños e ilusiones de juventud, el compromiso del matrimonio y la unidad de la familia. Optimista, fresca, luminosa, inspiradora, vibrante, emotiva, son tan sólo algunos de los adjetivos que se me ocurren para describir una cinta con la uno sale bailando y sonriendo del cine.

Los actores están en estado de gracia. Todos están bien compenetrados y brillan en sus papeles tanto cuando actúan en escenas cómicas o dramáticas como cuando cantan y bailan. Destaca especialmente Peter Mullan, que rezuma carisma en cada plano que protagoniza, y que posiblemente sea el rostro del elenco más conocido para el gran público.

La historia versa sobre dos amigos que regresan a casa tras haber estado en la guerra en Oriente Medio. Ocurre en vísperas de la celebración de las Bodas de Plata de los padres de uno de ellos y todos están contentos. Sin embargo una irrupción del pasado desata la tormenta en el seno familiar haciendo tambalear la armonía reinante hasta ese momento.

El film tiene un tono realista en el que no chirría en absoluto el hecho de que se haga avanzar la acción a base de números musicales con unas estupendas coreografías muy adecuadas a preservar ese aire de ambiente cotidiano que pretende el director. Los espectaculares planos aéreos de la ciudad de Edimburgo son un estupendo complemento para adornar y dar más empaque al conjunto.

Sin duda una de las películas del año. Un subidón de buen rollo. Totalmente recomendable.

sábado, 12 de julio de 2014

La Inteligencia Artificial llevada al paroxismo

Wally Pfister, que se ha encargado de la fotografía en la películas de Christopher Nolan, debuta como director con Transcendence, una historia de ciencia ficción en la que un científico lleva al extremo sus investigaciones sobre la Inteligencia Artificial hasta el punto de conferir consciencia a las máquinas, convirtiéndose él mismo en un ente virtual con alma.

Conceptualmente es muy interesante. Plantea cuestiones sobre el límite entre lo humano y lo virtual, los principios deontológicos de la ciencia, hasta dónde el hecho de evolucionar puede justificar cualquier acción. El hombre se centra habitualmente en la posibilidad de poder hacer cosas, y se ampara en la capacidad física de poder o no poder hacerlas para tomar una decisión. Sin embargo en ocasiones, cuando poseemos la tecnología necesaria para acometer una acción, lo que deberíamos cuestionarnos no es si podemos sino si debemos hacerlo, como ya cuestionaba el matemático Ian Malcolm de Parque Jurásico.

Por otra parte está el eterno debate sobre la soberbia y el hombre queriendo jugar a ser Dios. También toca el tema sobre el temor de la gente a lo nuevo y desconocido.

En fin, que contenido interesante no le falta a esta película. Sin embargo el resultado final se ve lastrado por una estructura narrativa confusa, que parte ya del guión y que la realización del debutante director no ayuda a paliar. Además el trazado de personajes no está bien matizado y sería muy conveniente tenerlos bien definidos para transmitir correctamente todo el potencial temático del planteamiento inicial.

Queda por tanto un film de calidad media cuando podría haber sido una gran película debido a su contenido. No obstante visualmente es atractiva y tiene algunos momentos muy espectaculares, pero la falta de claridad en cuanto a donde nos quieren llevar, acaba lastrando el resultado final.

Protagoniza Johnny Depp secundado por Rebecca Hall, vista en Iron Man 3, Paul Bettany, Kate Mara, que destacó en la mediocre cinta de acción La huída, y por la presencia siempre bienvenida de Morgan Freeman.

En resumen con Transcendence se tiene la sensación de que se deja ver con agrado pero le falta algo. Goza de buenas ideas, correctos intérpretes, adecuados efectos visuales y aciertos parciales de realización, todo ello elementos muy jugosos que no brillan todo lo que debieran al verse lastrados por personajes poco definidos y un esquema narrativo confuso que a veces da la sensación que no sabe muy bien por donde va ni a donde quiere llegar.

sábado, 5 de julio de 2014

Aferrarse a la vida ante la amenaza de la muerte

Gracias a Sensacine por el preestreno de la emotiva película Bajo la misma estrella.

En los últimos años el cine ha tratado en clave melodramática el tema del cáncer infantil y juvenil con películas como Vivir para siempre, La decisión de Anne, o Cartas a Dios. Ahora nos llega Bajo la misma estrella, segundo largometraje del director Josh Boone, que debutó en 2012 con Un invierno en la playa.

Se trata de la adaptación de libro homónimo de John Green que cuenta la historia de amor entre dos adolescentes con cáncer terminal que se conocen en un grupo de apoyo terapéutico al que ninguno de los dos quería ir en un principio. El tono es de melodrama optimista, que comienza con sonrisas y termina con lágrimas. El sentimentalismo está muy bien llevado para conseguir emocionar sin caer en la sensiblería barata. A ello contribuye el excelente trabajo actoral de sus jóvenes intérpretes: Shailene Woodley y Ansel Elgort, ambos vistos en Divergente, en la cual sus personajes eran hermanos.

La película lanza un mensaje muy positivo sobre la vida, sobre cómo afrontar una tragedia con coraje, sin dejarse abatir, aferrándose a la vida ante la implacable amenaza de la muerte.

Cabe destacar la presencia de los veteranos Laura Dern, la otrora paleobotánica de Parque Jurásico, encarnando aquí a la madre de la protagonista, y Willem Dafoe en un papel de escritor estrafalario que le sienta como un guante.

Salvo alguna situación quizás algo forzada, en general el film es bastante sólido y mantiene el interés en todo momento. Los golpes de humor están muy bien logrados, y adecuadamente dosificados en el metraje, y en ningún caso desdramatizan la seriedad del tema que trata. Por tanto el conjunto globalmente resulta bastante equilibrado y transmite emociones muy reales.

sábado, 28 de junio de 2014

Exotismo mediterráneo con aroma a cine negro clásico

El guionista iraní Hossein Amini debuta en la dirección de largometraje con Las dos caras de enero, adaptación a la pantalla de la novela homónima de Patricia Highsmith. La firma de Amini consta en los libretos de títulos recientes como Shanghai, Drive o Blancanieves y la leyenda del cazador.

En su debut tras las cámaras nos trae un thriller de línea clásica ambientado en el exotismo mediterráneo de Atenas, Creta y Estambul. Un matrimonio norteamericano de vacaciones en Grecia, con un oscuro secreto, y un avispado guía turístico de la capital griega, se ven mezclados en un turbio asunto.

La película goza de una elegante puesta en escena y un ritmo correcto que apenas decae y mantiene el interés durante todo el metraje. También suman puntos a favor una buena fotografía y una partitura musical adecuada a cargo del español Alberto Iglesias.

Sí se le puede achacar en contra que en determinados momentos requiera algo más de garra, que resulte inquietante, y no lo consigue.

No obstante estamos ante una película bastante sólida de aroma clásico, en la línea del cine negro de antaño con un trío de actores muy convincente y bien compenetrados entre sí: Vigo Mortenssen, Kirsten Dunst y Oscar Isaac, a quien vimos haciendo de Príncipe Juan en el Robin Hood de Ridley Scott.

Agradable de ver, elegante y entretenida, así se puede resumir Las dos caras de enero.

viernes, 20 de junio de 2014

Una tarde con Fernando Colomo

El Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC) concedió la Medalla de Honor por el conjunto de su carrera al cineasta Fernando Colomo. El evento tuvo lugar el pasado 17 de Junio en el Cine Doré de Madrid. Se contó con la presencia de los directores Mariano Barroso y David Menkes, cuyas respectivas operas primas fueron producidas por Colomo, y con la actriz Verónica Forqué, la cual ganó su primer Goya como Actriz Principal bajo la dirección de Fernando en La vida alegre.

Fue un acto fresco, ameno y divertido para dar paso a la proyección de La línea del cielo, una película del año 1983 que Colomo rodó en Nueva York con Antonio Resines como protagonista. Lo cierto es que no conocía este film y me sorprendió muy gratamente. Cuenta las peripecias de un fotógrafo español que se va a la Gran Manzana con la intención de trabajar para las grandes revistas. Fue una película realizada sin apenas medios y cinco páginas de guión. Tal como bromeaba el propio cineasta, en aquella época se hablaba mucho de producciones low-budget (bajo presupuesto) pero la suya era no-budget (sin presupuesto).

Lo que más me llamó la atención es su vigencia hoy en día. Las situaciones y diálogos del protagonista al relacionarse con otros españoles que llevan más tiempo en Nueva York, son extrapolables a lo que ocurre cuando uno se va a cualquier otro lugar y no solamente en aquella época sino también actualmente. Por tanto resulta muy cercana. Un retrato de Nueva York muy interesante, como una de Woody Allen a la española. Lo único que me pareció que no siempre encaja es la música. Corre a cargo de Manzanita y en algunos momentos queda bien para subrayar la presencia de un español en la "Ciudad que nunca duerme", pero de vez en cuando se echa en falta algún otro tipo de ambientación musical.

La elección de esta película para proyectarse en este homenaje fue del propio Colomo. Así transcurrió el reconocimiento a la carrera de uno de los representantes más importantes de la comedia española de las tres últimas décadas.