Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 1 de junio de 2016

El eslabón perdido

El actor francés Jamel Debbouze, visto en papeles secundarios de películas como Amélie, o Asterix y Obelix: misión Cleopatra, debuta en la dirección con el film de animación 3D El reino de los monos (Pourquoi j'ai pas mangé mon pair), adaptando la novela The evolution man de Roy Lewis. El propio Debbouze pone voz al protagonista de la cinta.

El reino de los monos nos sitúa en un momento de la prehistoria en que el mono evoluciona hacia el ser humano. Así podemos ver toda una galería de simios que al principio se antojan de aspecto extraño o poco definido, y es que vienen siendo una especie de híbridos entre primates y humanos. El rey de los simios ha tenido dos hijos: uno fuerte y vigoroso, más parecido a un gorila, y otro esmirriado y poca cosa, pero astuto y perspicaz, más parecido a un hombre. Por supuesto éste último será repudiado por débil, como en la antigua Esparta, pero tras sobrevivir volverá para descubrir a los suyos un nuevo mundo hacia la evolución, utilizando la astucia y el ingenio en vez de la fuerza bruta.

Con ecos de la saga El planeta de los simios y de otras aventuras prehistóricas de animación en clave cómica, como Ice age o Los Croods, El reino de los monos abunda en las ideas de, por un lado, plantear un marcado carácter tribal en la sociedad simiesca, y por otra parte el tratamiento de los cambios evolutivos en clave cómica, haciendo gala de un humor plagado de anacronismos, pero que funciona como un reloj debido al tono fresco que imprime al conjunto de la película. Del mismo modo la música, con la inclusión de varios temas musicales pegadizos, como por ejemplo Think, de Aretha Franklin, además de la estupenda partitura original de Laurent Perez, ayuda a subrayar ese tono desenfadado y festivo que predomina en todo el metraje.

En cuanto a la parte técnica, aunque la animación no es de última generación, y adolece de ciertas carencias en algunas escenas, se han aprovechado de manera óptima los recursos disponibles, de forma que el resultado global es muy dinámico, goza de buen ritmo y la película en general resulta entretenida y divertida. Además invita al debate sobre temas como la reticencia al cambio en la sociedad por miedo a lo desconocido, y las conspiraciones en la sombra para la conservación del poder.

La película se estrenó en Francia en abril de 2015, y llega ahora a España gracias a la distribuidora Flins & Pinículas. El año pasado el cine español marcó un hito importante en la industria de la animación con Atrapa la bandera. El reino de los monos no alcanza el nivel técnico de aquella, pero igualmente es una buena muestra de que en Europa están cogiendo auge este tipo de producciones, y que por tanto no sólo de Pixar y Dreamworks vive el cine de animación 3D.