Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 29 de junio de 2016

Tras 20 años volvemos a celebrar el Independence Day

En 1996 Roland Emmerich rompía la taquilla con Independence Day, un film sobre una invasión alienígena, y de cómo la humanidad consigue vencer al enemigo el día 4 de julio, el Día de la Independencia de Estados Unidos. Se lanzó con un trailer impresionante en el que una gran bola de fuego arrasaba una calle de Nueva York. Daba la sensación de ser más seria de lo que luego fue. La película realmente tenía un tono más lúdico, con bastantes toques de humor, especialmente por parte de los personajes de Will Smith y Randy Quaid.

Veinte años después llega la secuela Independence Day: contraataque (Independence Day: resurgence). La trama se desarrolla en la actualidad, pero en una realidad alternativa. Durante estas dos últimas décadas hemos aplicado la tecnología de los alienígenas a nuestras vidas. Así tenemos helicópteros que vuelan sin hélices, cazas de combate super sofisticados y hasta una base espacial en la Luna. Han sido años de paz entre los hombres y de cierta armonía con los alienígenas. Sin embargo ha llegado el momento en que éstos lancen una nueva ofensiva con naves nodriza mucho más grandes que las anteriores, del mismo modo que en Star wars VII la base del nuevo imperio era otra Estrella de la Muerte agigantada.

Hay personajes nuevos: dos pilotos amigos pero enfrentados por la negligencia de uno de ellos en un vuelo. A éste lo interpreta Liam Hemsworth, en un registro de piloto experto pero indisciplinado y rebelde. Su compañero está interpretado por Jessie T. Usher y su personaje es el hijastro del piloto interpretado por Will Smith en la primera entrega. Esta subtrama es quizá la que más interés suscita al inicio del film, pero no la desarrollan mucho, y tampoco actores tienen buena química entre sí para dar calado a la amistad que une a sus personajes.

Jeff Goldblum repite su personaje pero esta vez queda bastante desdibujado, ya que la primera vez él era quien descubría el plan de los invasores. Sin embargo en esta ocasión no hay sorpresa, todos están preparados para una posible nueva batalla y eso es lo que ocurre, con lo cual las dotes deductivas del protagonista no hacen falta y su presencia se debe simplemente a que tiene que estar porque forma parte del equipo científico.

Por lo demás. Independence Day: contraataque es lo que cabría esperar: otra batalla entre humanos y alienígenas, muy aparatosa, visualmente apabullante y entretenida, con algún que otro chiste entre medias, para pasar una calurosa tarde de verano en una sala cinematográfica.

No hay comentarios: