Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

martes, 27 de enero de 2009

A toda potencia


Slumdog Millionaire (Danny Boyle, 2008) es una película que, si hubiese que calificarla con un solo adjetivo, diría que es "potente". Se trata de una potente historia contada con una potencia visual extraordinaria y acompañada de una potente banda sonora con mucha percusión que hace vibrar al espectador en la butaca. Un joven procedente de los suburbios chabolistas de la ciudad de Mumbai, la antigua Bombay, en India, gana el concurso televisivo "¿Quién quiere ser millonario?" y es brutalmente detenido por la policía acusado de hacer trampas. Durante el interrogatorio el chico le cuenta al oficial de policía su vida para justificar como pudo saber las respuestas correctas y convertirse en millonario. Una historia fascinante sobre un amor verdadero que sobrevive al paso del tiempo y a todo tipo de adversidades en un mundo duro y sórdido dominado por la mafia, la miseria y la pobreza.

El director de Trainspotting (1996) nos trae esta historia cargada de emociones y mucha adrenalina en un mundo profundamente caótico donde, a pesar de todo, hay un lugar para el amor y la esperanza. Aunque figura él como principal autor la película ha sido codirigida por la directora india Loveleen Tandan. La música acompaña la acción de forma sublime y atrapa al espectador sumergiéndolo en ese universo tan peculiar. El trabajo actoral es de primera línea, tanto el de los niños como el de los adultos. Cada uno de los tres personajes principales están interpretados por tres actores en diferentes épocas. Todos están magníficos especialmente los niños y los adultos, quedando los adolescentes simplemente correctos pero con un trabajo igualmente meritorio.

Dentro de dos semanas llegará a los cines de toda España pero ayer, 26 de enero, fue presentada en la gala anual de las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC) en Madrid. Al acto asistieron numerosos personalidades del panorama cinematográfico español. Entre los galardonados cabe destacar el premio a mejor película para Casual day, de Max Lemcke, el mejor documental para El infierno vasco, de Iñaki Arteta y la mejor película extranjera para Wall-E, de Andrew Stanton. El galardón honorífico a toda una carrera en el cine fue para Fernando Guillén, que se vio muy arropado no sólo por la gran ovación del público sino también por su familia que subió con él al escenario.

Hablando de premios, Slumdog Millionaire ha acaparado galardones en diversos certámenes como los Globos de Oro o el Festival Internacional de Cine de Toronto, entre otros, y parte como favorita para los Oscar con 10 nominaciones, compitiendo con El curioso caso de Benjamin Button (The curious case of Benjamin Button, David Fincher 2008) que opta a los Oscar con 13 candidaturas.

6 comentarios:

tomas dijo...

Muy interesante. Tras lo que fue su "traspiés", con La Playa, Boyle ha sabido conducir su carrera. En cierto modo me recuerda al cine de Winterbottom.
Quizás con una vocación un poco -que no es malo- más comercial. Pero aún así es autor de muchas de las películas -como poco- más interesantes de la última década.
Saludos.

Pablo dijo...

Según dicen es una historia emocionante.
Y muchos son los premios que ha recaudado, que por supuesto generan muchas y buenas expectativas.
Habrá que verla y después opinarla.
Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Ramón Ramos dijo...

Tomas
efectivamente La Playa fue un traspiés para Boyle pero también para diCaprio que la estrenó justo después de Titanic.

Pablo
así es, muy emocionante, y muy vibrante añadiría. Totalmente recomendable.

Saludos,

Sesión Golfa dijo...

Pues no la he visto y gracias a ti lo haré. Saludos, amigo.

Ramón Ramos dijo...

Sesión Golfa
es muy recomendable.

Saludos,

Jefe Dreyfus dijo...

la vi el otro día y merece mucho la pena.. Danny Boyle no estaba muerte, que estaba de parranda!