Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 2 de febrero de 2009

Golpe de estado


El coronel Stauffenberg del ejército nazi cometió el último atentado fallido contra Hitler nueve meses antes del fin del Tercer Reich. Todos los miembros del nazismo juraron lealtad al Führer, pero no todos compartieron los delirios y la degradación moral por la que derivó Adolf Hitler. Algunos políticos y militares con ideas propias y principios morales se vieron en la necesidad de derrocar al dictador para limpiar ante el mundo el mancillado nombre de Alemania.

La película Valkiria (Valkyrie, Bryan Singer 2008) nos cuenta esta historia, el cómo se perpetró este último intento de devolver la dignidad a Alemania por parte de los propios alemanes antes de que lo hicieran los Aliados. Protagoniza con gran convicción Tom Cruise, secundado por un plantel de actores de lujo como Terence Stamp, Kenneth Branagh, Tom Wilkinson y Bill Nighy. El actor David Bamber interpreta correctamente a Hitler, aunque pesa mucho la sombra de la sublime encarnación que hizo del Führer el actor Bruno Ganz en El hundimiento (Der Untergang, Oliver Hirschbiegel 2004), fantástica película alemana sobre los últimos días del Reich, en la que Ganz dejó el listón muy alto para quienes vuelvan a meterse en la piel del dictador germano. Las comparaciones son odiosas pero a veces inevitables.

La película narra con mucha soltura el desarrollo del complot contra Hitler. Tiene buen ritmo narrativo, una fotografía correcta para ambientar la época, y en general todo resulta muy correcto, tanto que quizá le ha faltado un punto de exceso en algún momento para tocar emocionalmente al espectador, porque realmente la trama suscita el interés pero no la emoción. La película entretiene y gusta pero no hace vibrar al espectador en la butaca. Ese toque de brío es lo que le falta para que en vez de ser buena fuese muy buena. En ese sentido Bryan Singer es un director un tanto frío. Le ocurre un poco lo que le pasaba antes a Edward Zwick en títulos como Estado de sitio o Leyendas de pasión, que tenían una dirección muy pulcra y tramas muy interesantes pero les faltaba esa chispa, ese brío. Zwick ha sabido mejorar eso en sus últimas películas Diamante de sangre y Resistencia, pero a Singer parece que todavía no le ha llegado ese punto de inflexión en su carrera.

Con todo Valkiria es una película muy interesante tanto desde el punto de vista histórico como desde el conflicto moral que se les presenta al protagonista y sus seguidores: cometer un delito de alta traición y convertirse en golpistas por un ideal que va más allá de la lealtad ciega a un líder y a un gobierno que han perdido el sentido de lo ético y lo moral. La historia de unos hombres que eligieron ser leales a sus convicciones morales y a su patria antes que un líder enloquecido.

3 comentarios:

tomas dijo...

Saludos.
Has usado la palabra correcta, desde mi punto de vista, para definir la película CORRECCIÓN. Esta bien, como decias, pero la cuestión es que termina por resultar demasiado fría en su conjunto.
Saludos.

Ramón Ramos dijo...

Tomas
sí, creo que nos ha dado la misma sensación y hay más gente que también opina lo mismo, que está bien pero le falta algo, se queda algo fría.

Saludos,

Sesión Golfa dijo...

Estoy también de acuerdo. Correcta es la palabra. Y ya está. Saludos.