Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 4 de marzo de 2007

Las 2 caras de la moneda

La moneda es la batalla de Iwo Jima y sus dos caras los dos ejércitos que en ella combatieron, es decir, americanos y japoneses. Clint Eastwood, aliado con Steven Spielberg, nos ofrece las dos visiones en una estupenda dilogía formada por las películas "Banderas de nuestros padres" y "Cartas desde Iwo Jima".
En Banderas se cuenta la historia no sólo de la batalla sino también de las consecuencias que tuvo una fotografía que dio la vuelta al mundo. Pero todo se hace desde el prisma de los soldados que participaron. Por un lado nos muestra el dolor de los soldados que padecieron la guerra ante la frivolidad que les supone recaudar fondos con su imagen de héroes, pero por otro lado quienes montan el tinglado no lo hacen porque sí, por el mero negocio sino que tienen sus razones y sus dilemas a la hora de organizarlo. No hay buenos y malos, sino una situación y personas inmersas en la misma, cada uno con sus motivaciones y sus dilemas.
En Cartas la historia es más sencilla, se centra en la batalla, en la preparación de la defensa de la isla por parte de los japoneses ante el inminente ataque americano y lo hace a través de las relaciones entre los soldados y oficiales japoneses, poniendo especial énfasis en el código de honor de los nipones. Hay japoneses que se ensañan con un americano, pero también un americano que mata a sangre fría a un japonés, y por otra parte también hay japoneses y americanos que tratan humanamente a sus oponentes.
En definitiva son dos películas antibelicistas, como otras muchas, pero lo que las diferencia es que, según mi opinión, va más allá de estar en contra de la guerra y está además en contra de la demagogia, de las generalizaciones. Es muy frecuente generalizar acciones y condenar a todo un colectivo, ya sea un país, una institución o cualquier otro colectivo, por una determinada acción que ha cometido una persona determinada. Es tendencia habitual en la sociedad que si un abogado es corrupto todos lo son, o si un político es corrupto todos lo son, y en realidad no es cierto. En todas partes hay de todo y por tanto en todas partes hay personas que cometen actos nobles y gente que comete actos atroces, y no se debe juzgar a todo un colectivo por la conducta de un determinado comportamiento de una persona en particular. Si alguien comete una tropelía que la pague, pero que no paguen justos por pecadores. Creo que es una enseñanza interesante que se puede extraer del visionado de estas dos fantásticas películas.

1 comentario:

Galahan dijo...

Vi la de Cartas de Iwo Jima pero aún no pude ver "Banderas de Nuestros Padres". A ver si pronto corrijo mi error!

Nos leemos!

(Y no hagas caso al capullo anónimo del post anterior, que hay que ser muy tonto para poner algo así. Dale duro!)