Entrada destacada

Diario de producción: «teaser» póster

Pues aquí tenemos el «teaser» póster de El laberinto de las almas , un «thriller» ambientado entre Madrid y Jerusalén. La producción sigue ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

jueves, 22 de noviembre de 2018

Sergio y Serguéi, amistades peculiares

Sergio y Serguéi es una coproducción hispano cubana que nos ofrece un original planteamiento: una combinación entre cine costumbrista de la sociedad cubana y la aventura espacial, algo así como un cruce entre Guantanamera y Gravity. Lo más curioso es que las tramas que se entrelazan están basadas en hechos reales.

A principios de los 90, un profesor de filosofía marxista en La Habana llamado Sergio, que es sus ratos libres es radioaficionado, contacta por radio con un astronauta ruso llamado Serguéi, que se encuentra solo en la estación espacial y sus compatriotas no lo pueden traer de vuelta a la Tierra porque a raíz de la Perestroika, la URSS ya no existe y no tienen medios para la operación de retorno del cosmonauta. Sergio, a su vez, suele hablar por radio con un estadounidense llamado Peter que tiene contactos con el mundo del espionaje y está un poco de vuelta de todo.

A Peter lo interpreta Ron Perlman, el mismísimo Hellboy, que también está acreditado como productor ejecutivo. La producción española corre a cargo de Mediapro, con Jaume Roures al frente. El director es el cubano Ernesto Daranas y los protagonistas son ambos cubanos, tanto el que interpreta a Sergio, que es Tomás Cao, como el que encarna a Serguéi, que es Héctor Noas.

La película está rodada en español, inglés y ruso. Con este mestizaje de idiomas y culturas, el filme encierra un mensaje sobre la amistad por encima de ideologías, creencias, culturas o procedencias. Primero somos personas, amigos, y luego ya veremos. Con un mensaje tan positivo y una historia tan original, resulta curioso que esta cinta pasara por la cartelera sin pena ni gloria. No obstante, hay que reconocer que no es una película redonda, no por sus valores humanos, que los tiene, sino por sus valores puramente cinematográficos.

Sergio y Serguéi se ve lastrada por un problema en los cambios de ritmo. Entrelazar temas muy dispares puede resultar fantástico cuando se hace la mezcla correctamente, pero en este caso hay elementos que chirrían un poco, ya que determinadas partes de la historia requieren un ritmo distinto que le aporte más garra, más fuerza, y no lo tienen.

Aún así, la película es muy agradable de ver. Tiene un humor caricaturesco en la línea de El concierto, y aunque no sea redonda, creo que sí es inspiradora por la originalidad de la propuesta, un oasis en medio de este desierto creativo formado por un exceso de secuelas, precuelas, «reboots», «remakes» y «crossovers» de lo ya conocido.

2 comentarios:

Sofa y buena película dijo...

Excelente aporte, me la pongo como pendiente, siempre es bueno dar oportunidad a aquellas películas que no cuentan con el BOOOOM de marketing televisivo, gracias.

Ramón Ramos dijo...

Gracias por tu comentario.