Entrada destacada

Otro enfoque de la producción

Para cualquiera que le guste el cine, tal vez la figura del productor sea la menos atractiva. Parece más divertido actuar o dirigir que prof...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

martes, 31 de octubre de 2017

El punto de inflexión de Clint Eastwood

Los estrenos de Clint Eastwood suelen llegar a la cartelera en otoño, pero este año no tenemos cita con Clint. Su nueva película , The 15:17 to Paris, está en postproducción y se estrenará en 2018. Por eso, cabe recordar que se cumplen 25 años del estreno de su título más emblemático como director: Sin perdón (Unforgiven, 1992), un western crepuscular sobre un ex pistolero a sueldo reconvertido en granjero y ya retirado, que vuelve a coger su revólver para un último trabajo, contratado por un grupo de prostitutas que buscan vengarse de unos indeseables que ultrajaron y marcaron la cara a una de ellas.

Fue, sin duda, un punto de inflexión en su carrera. Con ella logró el reconocimiento de la Academia, alzándose no solo con el Óscar a mejor director, sino que la película fue la ganadora de ese año con un total de cuatro estatuillas, a saber, mejor película, director, actor secundario, para Gene Hackman, y mejor montaje. El galardón de Hackman, sin duda merecidísimo, era el segundo de su carrera. El primero fue por French connection (1971) como mejor actor principal. No obstante, el elenco de Sin perdón es sensacional. Eastwood y Hackman están muy bien acompañados por Morgan Freeman y Richard Harris. De las actrices cabe destacar a Frances Fisher, la cual se vería envuelta en otra película oscarizada unos años después al interpretar a la madre de Kate Winslet en Titanic, que cumplirá en diciembre su vigésimo aniversario.

Sin perdón no solo fue el reconocimiento de la Academia al talento de Eastwood, sino que a partir de esta película, se forjó lo mejor de su filmografía como director, con títulos como Mystic River, Los puentes de Madison, Poder absoluto, Million Dollar Baby, por la que obtuvo su segundo Óscar como director, Gran Torino, Invictus, Sully, y otros filmes, tal vez inferiores a los nombrados, pero igualmente con un nivel de calidad que hacen de Eastwood una apuesta segura para que valga la pena gastarse el dinero en una entrada de cine.

Igual que en sus inicios el western marcó su despegue hacia el estrellato de la mano de Sergio Leone, también fue este género el que dio este giro cualitativo a su carrera, con el que sería su cuarto y último western como director tras Infierno de cobardes (High plains drifter, 1973), El fuera de la ley (The outlaw Josey Wales, 1976) y El jinete pálido (Pale rider, 1985).

No hay comentarios: