Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

jueves, 4 de agosto de 2011

Veranos de película


Las actividades y lugares propios de época estival, son escenarios tan válidos como cualquier otro para desarrollar historias y tramas interesantes que den lugar a películas de diversos géneros. Por ejemplo, en 1987 causó furor entre los adolescentes Dirty dancing, de Emile Ardolino, que enmarca la acción durante los años 60 y trata sobre una chica de clase alta que va a pasar el verano a un campamento con sus padres y se enamora del profesor de baile. Un romance a ritmo de mambo que convirtió a Patrick Swayze en todo un ídolo.

El clásico de David Lean Locuras de verano (Summertime, 1955) nos brindaba a una excelente Katherine Hepburn de vacaciones en Venecia, en una película llena de romance y glamour. También la ciudad de los canales bajo el sol abrasador puede ser escenario de tragedias, como nos mostró Luchino Visconti en la densa y amarga Muerte en Venecia (Death in Venice, 1971), en la que un elegante resort puede ser escenario del más dramático desenlace. También en un exclusivo hotel mediterráneo se desarrolla Muerte bajo el sol (Evil under the sun, Guy Hamilton, 1982), esta vez en las islas griegas, donde el famoso detective Hercule Poirot, creado por Agatha Christie e interpretado para la ocasión por un sensacional Peter Ustinov, debe resolver un crimen producido en tan idílico lugar entre gente distinguida. A pesar de ser un thriller con un asesinato como eje central de la trama, la cinta tiene un tono muy fresco y glamuroso aderezado por estupendos temas musicales de Cole Porter.


Y finalmente no podía faltar el título que aterrorizó a todos los bañistas: Tiburón (Jaws, 1975). El gran Steven Spielberg, acompañado por una inolvidable partitura de John Wiliams, metió el miedo en el cuerpo a muchos veraneantes con este sensacional thriller sobre un gran tiburón blanco que acecha bajo el agua en la costa de la localidad de Amity. El jefe de policía Brody, encarnado por Roy Scheider, debe velar por la seguridad de los turistas frente a las presiones políticas que le impiden cerrar las playas, pues causaría grandes pérdidas económicas al pueblo. Le acompañan para dar caza al temible escualo un veterano cazador de tiburones y un científico experto en estos peces, personajes encarnados por Robert Shaw y Richard Dreyfuss respectivamente. El trío protagonista consigue darle una entidad muy sólida al conjunto, ya que los personajes están muy bien trazados, contrastan mucho entre sí y la química entre los actores es excelente.

Las altas temperaturas veraniegas afectan sin duda al comportamiento de la gente, normalmente para bien, pero no siempre, y el Séptimo Arte puede reflejarlo en todas sus facetas. Risas, amor, muerte, todo es posible en verano y en el cine.

También en Amigos de Sensacine

No hay comentarios: