Entrada destacada

El booktrailer de Historia de un blog de cine

Enlaces relacionados: Presentación del libro Historia de un blog de cine . Galax Pictures, el libro .

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 26 de febrero de 2017

Silencio, la apostasía a debate

Martin Scorsese dirige con pulso firme un potente drama épico ambientado en Japón a mediados del siglo XVII, durante la persecución religiosa a los cristianos. El título es Silencio (Silence), en referencia al silencio de Dios ante la barbarie. Se basa en la aclamada novela homónima de Shusaku Endo, que ya había sido adaptada a la gran pantalla en 1971, en una producción japonesa.

Se trata de ficción histórica, sobre el periplo de dos jesuitas portugueses que viajan al país del sol naciente en busca de su mentor, el padre Ferreira, que ha desaparecido y se le acusa de apostatar. Scorsese compone un relato audiovisual poético y brutal al mismo tiempo, excesivo en metraje, como suele ser habitual en él, con una puesta en escena sobria y perturbadora. Andrew Garfield, Adam Driver y Liam Neeson protagonizan el film con espléndidas interpretaciones, especialmente la de Garfield, sobre el que recae más peso del relato. De los actores japoneses cabe destacar a Yôsuke Kubozuka, en un controvertido personaje. Otro punto fuerte de la película es sin duda la fotografía, que corre a cargo del mexicano Rodrigo Prieto, quien consigue aquí su segunda nominación al Oscar a mejor fotografía. La primera fue en 2006 por Brokeback mountain. Otros títulos con los que cuenta en su filmografía son Argo, El lobo de Wall Street, o la reciente Passengers.

Silencio es una película de gran calado en cuanto a los tres temas principales que toca: la persecución religiosa, la elección entre ser apóstata o mártir, y el silencio de Dios. Con estos mimbres se pergeña una exposición sobre las facetas más extremas del ser humano, desde la crueldad más sádica e irracional, hasta el espíritu de sacrificio, la piedad, o la entrega a los demás, pasando por todo un abanico de estados de fortaleza y debilidad espiritual en distintos grados. De manera tangencial la película también se presta al debate de otros temas, como la revisión histórica, o el choque de culturas entre oriente y occidente.