Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 3 de noviembre de 2013

El cine da mucho juego

Hace poco publicaba la reseña de El camino de vuelta. En esta película hay una escena en que la pareja protagonista pretende crear ambiente familiar con sus respectivos hijos de matrimonios anteriores, jugando a un juego de mesa llamado Candy Land. No es la primera vez que se utilizan los juegos de tablero como icono para retratar lazos de unión familiares. El gran clásico de todos los juegos, el Ajedrez, ha servido para mostrar en pantalla escenas de relaciones entre padre e hijo en películas como El guardaespaldas, con Kevin Costner y Ralph Waite haciendo de hijo y padre respectivamente, o Independence Day, con Jeff Goldblum y Judd Hirsch.

El Ajedrez ha dado mucho juego en el cine. Por ejemplo, En busca de Bobby Fisher, un melodrama sobre un niño al que se le da de miedo el Ajedrez y lo comparan con el legendario jugador que da título al film. Por otra parte el mundo de los campeones de Ajedrez también ha servido para el thriller con Jaque al asesino, una cinta de suspense en la que un campeón de Ajedrez se ve envuelto en la turbia trama de un asesino en serie. Dirige el cineasta suizo Carl Schenkel a un elenco de actores encabezado por Christopher Lambert, Diane Lane y Tom Skerrit. La película sigue la corriente del cine de psicópatas que se puso de moda en los años 90 a raíz del éxito demoledor de El silencio de los corderos.
Otro aspecto interesante es el de hacer películas basadas en juegos de mesa. Hasta hace poco se leía en los medios que Ridley Scott tenía como proyecto una adaptación del Monopoly a la gran pantalla. Parece que de momento se ha quedado estancado, pero quien sabe si más adelante podrá retomarse. La que sí llegó a buen puerto en su momento fue la película basada en el famoso juego Cluedo, de descubrir "quién es el asesino", muy de moda en los años 80, y que dio para el cine la película El juego de la sospecha, de 1985, en clave de comedia de misterio con un tono cercano a Un cadáver a los postres, de 1976. El juego de la sospecha fue el debut en la dirección de Jonathan Lynn, que más tarde lograría títulos de cierta repercusión como Mi primo Vinny o Falsas apariencias. El reparto estaba formado por actores habituales de la época como Tim Curry, Eileen Brennan, Madeline Kahn o Christopher Lloyd, entre otros.

Y para finalizar tenemos la película en la que un juego de mesa es el protagonista: Jumanji. Basada en un cuento infantil de Chris Van Allsburg cuenta cómo dos niños juegan al Jumanji, un juego mágico en el que encuentran a un tipo que lleva varios años encerrado en el juego. La película está dirigida por Joe Johnston, artífice de Rocketeer, y protagonizada por Robin Williams en un papel histriónico hecho a su medida. También podemos ver a Kirsten Dunst de niña, antes de convertirse en la novia de Spiderman con la saga de Sam Raimi sobre el arácnido superhéroe de Marvel. Jumanji es una delirante y divertida película de aventuras, con un tablero mágico y un montón de animales salvajes generados por ordenador correteando por doquier.

2 comentarios:

Felix Redondo dijo...

Jaque al asesino es muy buena película. Es una lástima que sea tan desconocida.

Ramón Ramos dijo...

Felix
cuando se estrenó estaba de moda el cine de serial killers por El silencio de los corderos. Quizá eso propició que fuese una más y por eso no tuviera más relevancia y sea tan desconocida.

Saludos,