Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 17 de julio de 2010

Crisis existencial


Érase una vez un ogro verde que rescató a una princesa hechizada, se casó con ella, conoció a su familia, se enfrentó al origen del hechizo bajo el cual fue condenada su mujer, y asumió, no sin grandes preocupaciones, el reto de ser padre, teniendo finalmente tres hijos. Hasta aquí llegan las tres primeras partes de este cuento de hadas. Con la moraleja de que no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, Shrek: Felices para siempre (Shrek: Forever after, Mike Mitchell 2010) se perfila como el cuarto y último capítulo, en el que cuando todo parece ser perfecto, Shrek se siente agobiado por la rutina diaria hasta el punto de vender su alma, literalmente hablando, por volver a ser, aunque sólo sea por un día, el terrorífico ogro de antaño. Para ello firma un macabro pacto con el brujo Rumpelstiltskin, viéndose así viviendo en una realidad alternativa más oscura y caótica, algo así como lo que nos mostraba en su momento Regreso al futuro II (Back to the future II, Robert Zemmeckis 1989) en la que los viajeros del tiempo al cambiar el pasado se encontraban con su mundo patas arriba cuando volvieron a su presente.

El nuevo y tétrico escenario del reino de Muy Muy Lejano recuerda en su ambientación a la secuencia inicial de Cómo entrenar a tu dragón de la propia factoría Dreamworks. Los nuevos roles de los personajes de siempre son interesantes, especialmente la princesa Fiona convertida en una cañera ogresa guerrera. El Gato con Botas se ha vuelto gordo y sedentario y Asno sigue siendo el mismo de siempre pero más desconfiado y con el pelo sucio y desaliñado. La técnica de animación es cada vez más avanzada, especialmente llama la atención en este film el grado de perfección en la textura de los rostros humanos. El ritmo es muy bueno y la película resulta muy divertida. Los diálogos tienen mucha chispa y Rumpelstiltskin se revela como un estupendo villano para la función.

En Shrek Tercero, aunque era entretenida, la saga había dado un bajón que ahora remonta vuelo con esta última entrega. Quizá se debía a los nuevos personajes: la segunda parte tenía tres magníficos fichajes estrella con el rey Harold, el hada Madrina y el Gato con Botas, y esta cuarta parte juega una buena baza con el retorcido y vengativo brujo. Sin embargo en el tercer episodio los nuevos Arturo y Merlín no acabaron de cuajar del todo. A pesar de que ahora consigue levantar cabeza muy dignamente, lo que también es cierto es que deja una cierta sensación de que la trama es una excusa para volver una vez más a las pantallas a modo de despedida, síntoma de que la historia ya no da más de sí, pero es de agradecer que se tomen la molestia de despedirse con todos los honores y no desaparecer a la deriva por desgaste como ocurre con otras series.

En definitiva este capítulo final supone un digno cierre de la saga que se ha convertido en uno de los iconos cinematográficos de la última década. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Más información sobre esta película

Artículos relacionados: Competiciones veraniegas

Leer critica Shrek: felices para siempre en Muchocine.net

2 comentarios:

Sesión Golfa dijo...

Totalmente de acuerdo. Podría haber sido mucho peor...

Ramón Ramos dijo...

Sesión Golfa
sí, menos mal que han conseguido cerrar la saga dignamente.

Saludos,