Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

viernes, 14 de noviembre de 2008

Operaciones paralelas


Tony Scott nos ofreció con su particular estética publicitaria historias sobre espías de la CIA y el control al que estamos sometidos vía satélite gracias a la tecnología en las películas Spy game (2001) y Enemigo público (Enemy of the state, 1998). Ahora su hermano Ridley Scott nos trae ambos temas en Red de mentiras (Body of lies, 2008), un trepidante thriller sobre las operaciones de la CIA en Oriente Medio a la busca y captura de un líder terrorista.

Leonardo di Caprio interpreta a un agente de campo que procura hacer bien su trabajo y mantenerse fiel a los compromisos adquiridos con sus contactos y confidentes, mientras que su jefe, interpretado por Russell Crowe, desde Los Angeles por teléfono organiza operaciones a diestro y siniestro interfiriendo incluso con las de su propio agente, con el fin único y exclusivo de satisfacer sus intereses inmediatos sin tener en cuenta ni lealtad ni compromiso con la gente que le ha ayudado.

Interpretaciones muy correctas, escenas de acción muy conseguidas, tecnología punta, imágenes por satélite, la habitual estética de los hermanos Scott, algunos toques de humor sarcástico muy dosificados en los diálogos y el buen hacer de un veterano de la dirección como Ridley Scott, hacen pasar un muy buen rato en el cine. Cabe destacar también la interpretación de Mark Strong como el aliado de di Caprio en Jordania.

Hace poco hablaba sobre los tandem actor/director, y es que en los últimos años se ha establecido una de esas colaboraciones entre Ridley Scott y Russell Crowe. Esta película es la cuarta que hacen juntos tras Gladiator (2000), Un buen año (A good year, 2006) y American gangster (2007).

Por otra parte Di Caprio parece haberle cogido gusto a los papeles de hombre de acción en situaciones límite. Así lo hemos visto últimamente como policía infiltrado en la mafia en Infiltrados (The departed, Martin Scorsese 2006) o de traficante de diamantes en Diamante de sangre (Blood diamond, Edward Zwick 2006), y ahora como agente de la CIA en Red de mentiras, y la verdad es que le van bien este tipo de papeles.

5 comentarios:

pepe dijo...

GRACIAS YA TE AGREGE YO TAMBIEN

Sesión Golfa dijo...

Lo que decíamos: en el país de los ciegos, el tuerto es el rey, pero mal no está. Es muy entretenida.

pepe dijo...

listo ya lo acomode

Pablo dijo...

Pués tenia cierto no se qué, en ver esta película, pero tengo que reconocer que no está nada mal, no es que digamos que está para subirla a los altares, pero tampoco para bajarla a los infiernos.
Aunque también tengo que decirle al bueno de Ridley Scott que espabile un poco, no vaya a ser que con el tiempo le confundan con su hermano Tony: Saludos!!http://pablocine.blogia.com

Ramón Ramos dijo...

Pepe
OK

Sesión Golfa
pues sí, la cartelera últimamente está bastante tuerta.

Pablo
es cierto que era Ridley el de más fama de autor y cineasta de culto mientras que Tony ha sido más bien un director más comercial, con habilidad para hacer buena taquilla, pero parece que con el tiempo la evolución ha sido que se parece más Ridley a Tony que al revés.

Saludos,