Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 17 de febrero de 2008

Reflexión sobre la vida

Dos hombres maduros de carácter antagónico, ambos enfermos terminales de cáncer, se conocen al compartir habitación en un hospital durante sus respectivos tratamientos de quimioterapia. Al saber que ambos tienen los días contados deciden emprender un viaje por todo el mundo para hacer aquellas cosas que les gustaría experimentar antes de morir.
Este es el argumento de Ahora o nunca (The bucket list, Rob Reiner 2007). Un drama optimista sobre la vida. Pensamos que siempre habrá tiempo de hacer cosas hasta el día en que alguien nos dice que nos quedan unos meses de vida, y entoces ¿qué hacer? O bien seguir probando médicos y hospitales en busca de uno que nos dé una solución o bien aprovechar los momentos de energía que nos quedan para hacer aquello que siempre quisimos experimentar y nunca tuvimos oportunidad. Este es el interesante debate que propone esta película dirigida correctamente por Rob Reiner, del cual pueden servir como referencias Cuando Harry encontró a Sally (When Harry met Sally, 1989), Algunos hombres buenos (A few good men, 1992) o El presidente y Miss Wade (The american president, 1995), todas ellas películas muy agradables de ver, entretenidas y con temas interesantes. Ahora o nunca sigue esa línea y nos brinda las siempre maravillosas interpretaciones de dos astros de la pantalla como son Jack Nicholson y Morgan Freeman. El personaje de Nicholson es el del director del hospital, un hombre escéptico, arrogante y cínico que ha hecho una fortuna con su trabajo y es quien financia la gran aventura. Freeman es por la contra un mecánico, un hombre honrado, creyente, padre de familia, que ha luchado siempre con esfuerzo por sacar a los suyos adelante. Ambos personajes se complementan, alcanzando un equibrio mágico entre el exceso de uno y la moderación del otro.

4 comentarios:

Sesión Golfa dijo...

Me pareció bastante flojita. Coincido en que los dos protagonistas son lo mejor con diferencia, pero creo que poco tiene más. Además, se nota un montón que se pasan media peli "viajando por el mundo" delante de una pantalla verde. Canta muchísimo. Un saludo, compañero.

Cecil B. Demente dijo...

Yo añadiría Cuenta conmigo, mi peli preferida de Reiner.
Puede que esté bie, pero a mi Freeman me da cierto repelús.

alfombraroja dijo...

No la he visto pero espero que no sea de esas películas que dan pena, en plan "nos vamos a morir, uy qué lástima". Veré si puedo verla, y espero que me guste.

Un saludo,
Aida.

Ramón Ramos dijo...

Sesión golfa
es cierto que el apartado técnico no es de grandes alardes, pero considero que tampoco la película tiene la pretensión de deslumbrar con exóticos parajes sino simplemente contar una historia en manos de dos craks de la pantalla.

Cecil b. demente
buen apunte el de Cuenta conmigo.

Alfombraroja
las películas con demasiada pena, muy lacrimógenas a mí no me suelen gustar y sin embargo esta me ha gustado, por si sirve de referencia.

Saludos,