Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

jueves, 31 de enero de 2008

Novela vs Película

Es por todos conocida la famosa frase comodín "es mejor la novela que la película", y yo me pregunto; ¿en base a qué? Normalmente a este comentario le suele seguir uno del tipo: "es que le faltan un montón de cosas" o "no sale la escena..." y cosas por el estilo. De donde saco la conclusión que la mayor parte de las veces la condena de una película en favor de la novela en que se basa o se inspira, no se hace de manera objetiva. Sin embargo creo que esta base es muy legítima, por supuesto, pero le falta peso para juzgar implacablemente una obra cinematográfica. Creo que el tema es más complejo y tiene varios matices que expongo a continuación:
1. Cine y literatura son dos medios narrativos diferentes, dos artes distintas con lenguaje propio. Cada uno tiene un modo de expresión, un tempo narrativo. El cine permite mostrar cosas que el papel no logra transmitir y los escritos permiten unas reflexiones casi imposibles de plasmar en imágenes. Partiendo de esta base una película basada en una novela puede ser una buena película si está bien dirigida, bien interpretada, tiene buen ritmo, buena música, buena fotografía, etc. Y el libro puede estar maravillosamente redactado. Sin embargo no es condición indispensable que la película siga punto por punto al libro. Además resulta prácticamente imposible resumir 400 páginas de un libro en 140 de un guión sin dejar fuera algún elemento. También hay que tener en cuenta que el ritmo narrativo es diferente en cine que literatura. Lo que funciona bien en un medio no tiene que funcionar igual en el otro. La esencia es que hay una historia con unos personajes que se cuenta en dos medios diferentes y por tanto no creo que sean comparables; se puede juzgar la película como película y el libro como libro. Es como la escultura y la pintura; la escultura de una Venus, por ejemplo, puede estar bien o no, y un cuadro que represente a la misma Venus podrá ser buen cuadro o no, pero a nadie se le ocurre decir "es que el cuadro es mejor que la estatua".
2. Los autores: un escritor es autor de una novela y un director es autor de una película. Los autores son considerados como tales precisamente por tener un estilo propio que caracteriza sus obras, por tanto es normal que con una misma historia cada autor la cuente a su manera. Son dos versiones diferentes, dos puntos de vista distintos y ambos válidos mientras cada uno haga un buen trabajo en lo suyo.
3. La complementariedad: cine y literatura viven en una simbiosis. El hecho de tener una base literaria confiere a la película de cierto aura intelectual, y el éxito de una película puede hacer dispararse las ventas del libro en que se basa.
Conclusión: si una película es mala y la obra en que se basa es buena, debe ser porque la película esté mal hecha y el libro esté bien escrito, pero no por el simple hecho de que "falten cosas". Y aunque hay menos casos, también los hay en que la película es mejor que la novela, porque se ha realizado una gran película y el libro es ladrillo árido, aburrido e interminable.

14 comentarios:

Planocenital dijo...

Comparar una película con un libro es como comparar una torta de chocolate con un plato de pastas.
Saludos!

Cecile B. Demente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cecile B. Demente dijo...

Normalmente esa frase se utiliza con doble intención, a todos nos gusta que los demás sepan que leemos y que somos seres profundos e inteligentes.
También se lleva mucho lo de "la peli gana en versión original".

Sesión Golfa dijo...

Yo normalmente cuando (rara vez) digo que la novela es mejor que la peli o (más rara vez) al revés, es porque se ha intentado clavar en el cine la obra literaria, y no hay más remedio que comparar, porque así lo han querido. Generalmente, cuando me refiero como mejor a una de las dos es simplemente porque me ha gustado más, porque lo he pasado mejor; así de sencillo. Sin embargo, estoy contigo en lo de que se debe evitar comparar si es posible, porque es mezclar el tocino con la velocidad. Saludos.

Rachel9 dijo...

Algunas consideraciones:

Llevar una obra literaria al cine es como traducir El Quijote a otro idioma. No importa lo bien que se haga esa traducción, siempre será peor que el original. Y eso es extensible a todas las novelas. Quién las escribe no lo hace pensando en que puedan ser llevadas a otro medio como quién escribe en español no piensa en unos hipotéticos lectores que le lean en inglés o ruso.

- Lo normal para los que se han leído la novela es que una adaptación al cine siempre desmerezca al libro en que se basa. Cuando leemos imaginamos la película y esta adaptación que hacemos siempre nos gustará más que la que haga cualquier director.

- No queremos entender, o siempre se nos olvida, que la película "se basa" o es una "adaptación" de la novela. No es una transcripción al lenguaje cinematográfico de lo escrito en un libro. Sin embargo, siempre que acudimos a ver una película basada en una novela que hemos leído esperamos ver algo similar a Sheakespeare en el teatro, esto es, el texto original.

Con todo, se debe exigir al director que mantenga la esencia. No se puede convertir una obra dramática en una película de humor (a no ser que seas Stanley Kubrick, por supuesto) como, por ejemplo, lo que hicieron con "Casino Royale" Welles, Allen, Sellers y compañía.

Un ejemplo de cómo se puede desvirtuar una novela es la reciente adaptación al cine de "Soy Leyenda", en la que cualquier parecido con lo que Matheson plasmó en las páginas es pura coincidencia. Cómo debe sentirse una si cambian el final y todo el sentido de tu trabajo porque al director le gustan más los finales felices.

También hay que reconocer que hay películas que mejoran el texto en el que están basadas. Blade Runner sirve como botón de muestra.

Una película debe ser valorada de por sí al igual que la novela en la que se basa. Aunque Literatura y Cine puedan ir cogidas de la mano jamás debemos perder de vista que son dos entes independientes (y maravillosos).

Rachel9 dijo...

También hay "remakes" que no desmerecen al original. Como este.

¡Qué bonita manera de aprender el abecedario!

Ramón Ramos dijo...

Planocenital y Sesión golfa
veo que estamos de acuerdo en lo esencial del tema que es la comparación entre dos cosas diferentes.

Cecile b.demente
efectivamnete lo de la versión original también se lleva mucho y escribiré algo al respecto. De acuerdo en que muchos se las quieren dar de que leen y tal.

Rachel9
se ve que no te gustó que le cambiaran el final a Soy Leyenda, pero es más habitual de lo que parece que los finales sean diferentes en el libro y en la película. Sin ir más lejos Blade Runner no he leído el texto original pero es una película con dos finales, el de la productora de 1982 y el del director en 1992 y en el Final cut de 2007. Obviamente alguno de los dos, si no ambos, difiere de la novela.
Saludos,

Pablo dijo...

Estaba una cabra comiendose un libro, se le acerca otra y la dice. ¿Que tal está?. A lo que le contesta. De lo mejor que he comido en mi vida. ¿Me dejas que lo pruebe? le contesta la segunda cabra. Toma un poquito, haber que te parece. Esta lo prueba, y le dice la primera cabra. ¿Que te ha parecido?. Esta le contesta. Pues no está nada mal. Pero me gustó más la cinta de video..... Saludos!!!
www.http//:pablocine.blogia.com

Rachel9 dijo...

Ramón,

el libro de "Sueñan los androides con ovejas eléctricas" finaliza con la esposa de Deckar arrojando por la terraza de su edificio la oveja que el cazador de androides había conseguido comprar con los bonos obtenidos de cazar a sus presas.Y es que en ese Los Angeles delirante de Dick tener un animal natural era un lujo, y adquirir una oveja el sueño de Deckar. Como quién hoy desea un viaje espacial.

Es en serio, ¿eh? No estoy siguiendo la broma de Pablo con lo de las cabras.

Con todo, Blade Runner mantiene el espíritu de la novela, pero es que "Soy Leyenda" cambia radicalmente la obra. No es lo mismo convertirse en leyenda por ser el último ser humano en un mundo de vampiros que hacerlo por salvar a la raza humana. Que no, que no. Si se cambia un argumento para mejorarlo, vale; pero cambiarlo para convertirlo en una vulgaridad es un insulto tanto para los que se han leído la novela como para los que no, porque a estos les están dando gato por liebre.

Desafío a cualquiera a que me demuestre que el libro de "Soy Leyenda", en su conjunto, es inferior a la película.

Ramón Ramos dijo...

Pablo
muy bueno

Rachel9
siento no poder aceptar tu desafío porque precisamente de lo que va este post es de no comparar libro con película por ser dos mediosdiferentes. A mí Soy Leyenda no me pareció una obra maestra pero tampoco me pareció mala, creo que es una película bien realizada con una ambientación muy conseguida. Y la novela no la he leído, pero por las referencias que tengo debe ser una buena novela.
Saludos,

Boro dijo...

Sin querer llevar la contraria a Ramón y situando cada obra en su nicho correspondiente, Soy Leyenda de Matheson pasará a la historia de la literatura (esa historia paralela de la literatura fantástica nunca del todo reconocida) como una buena novela, con un argumento original y aunque a algunes no les guste o les parezca pedante decirlo, con unas reflexiones muy interesantes sobre la forma de ver a los otros. Soy Leyenda de Francis Lawrence creo sinceramente que no pasará a la historia del cine, porque si bien no es mala como dice Ramón, tampoco es original, es una más de mil. Imagenes de grandes ciudades desierta, ya hay unas cuantas peliculas en las que aparece esto (28 días después por ejemplo, con la que coincide en muchos más aspectos), animales en la ciudad abadonada (me suena alguna imagen de doce monos) y el finasl feliz con sacrificio incluido (creo, no recuerdo muy bien) me suena a la nefasta (en mi opinión) The Postman. Lo dicho que es una adpatación de una novela, apta para consumo de palomitas, pero no llegará ni de lejos a donde a llegado la novela y aunque cierto es que quizas no deban compararse, comparto con Rachel que en estos momento en que estamos tan acostumbrados al cine, cada uno hace una película mental de los libros que lee, usando para ello hasta recursos cinematográficos (todo imaginado claro) con lo cual las películas rara vez cumplen las expectativas. De hecho la influencia del cine es tan grande que aquellos que hayan leido El nombre de la Rosa después de ver la película pondrán a fray Guillermo la cara de Sean Connery y la de Elijha Wood a Frodo y ... Para acabar, que me estoy enrollando mas que una persiana (viva el hombre desactualizado) la desventaja del cine respecto al libro es que es mas caro producir dos horas de pelicula que mil paginas de un libro, con lo que el cine rara vez logra condensar todo lo que la novela a expresado y por mas que queramos separar ambos medios, nuestra cabeza (al menos la mia) tiende a comparar las historias y sensaciones que me ha despertado uno y otro.

Rachel9 dijo...

A ver, Ramón.

Está bien no comparar literatura y cine por todo lo que dices, pero lo que está mal es consentir que nos den gato por liebre, que alguien coja un argumento y una idea buenísima y que lo deje hecho una piltrafa envuelta en efectos especiales generados por ordenador.

Sé que no viene al caso, pero no deja de asombrarme cómo la aparición del cine sonoro fue aprovechada por los directores de entonces para mejorar sus películas y mientras que la aparición de los efectos especiales generados por ordenador ha hecho todo lo contrario. Los escenarios, monstruos y todo lo demás de "Soy Leyenda" serían los mismos si el guión fuera algo decente. Pero los directores de ese tipo de película sólo confían en su departamento de efectos especiales para que vayamos a ver el producto y no respetan ni la obra original ni al espectador.

Qué diferencia con la actitud con la que algunos directores se adaptaron al cine sonoro. A Hitchcock no le valió con ponerle sonido a "La chica de Londres", sino que lo usó para crear efectos como ese en el que, mientras una anciana habla del crimen, las palabras se van diluyendo hasta hacerse ininteligibles para que sólo se oiga "cuchillo".

En "Soy Leyenda" cambian el sentido de la obra. Vale. Pero como son incapaces de hacer nada medianamente aceptable resulta que el "último hombre sobre la tierra" no está sólo, sino que convive con una comunidad que parece sacada de una ilustración de Norman Rockwell. Él, que en teoría debería estar al tanto de todas las medidas de emergencia ante la crisis lo desconoce, pero no así una mujer y un niño, que están al tanto por que Dios se lo ha dicho. Y por si fuera poco, ambos consiguen salvar al protagonista de una horda de infestados que está destrozando su todoterreno con las manos desnudas. Esta película es mala aunque no estuviera basada en el libro. Es más, te aseguro que si no estuviera basada en el libro no hubiera merecido tanta atención. Deberíamos hablar algún día de cómo los productores se aprovechan de la buena reputación de una novela para sacar tajada vendiendo una adaptación de la que sólo se mantiene el título.

Ramón Ramos dijo...

Boro
es la primera vez que te veo por aquí, así que bienvenido. Efectivamente tal como apuntas Soy Leyenda es una buena película pero que no pasará a la historia; es una película de ciencia ficción como otras tantas. Y llevas razón en que sea difícil no comparar las sensaciones que te produzca un libro y una película, de hecho creo que es imposible no comparar pero yo lo que quiero transmitir con mi exposición es que la comparación de ambos medios proviene de una apreciación subjetiva, y lo que no me parece correcto es que se juzgue algo de un modo subjetivo. Lo subjetivo está bien para que cada uno exprese su opinión pero no para sentar cátedra sobre algo. Un juicio justo debe ser lo más objetivo e imparcial posible.

Rachel9
ni todos los cineastas actuales utilizan despiadadamente los FX ni tampoco todos los de antes utilizaron bien el sonoro. Sobre ello escribiré un post próximamente.
Saludos,

Rachel9 dijo...

Con respecto a que los directores no sepan usar los efectos especiales, hablo de una generalidad. La revolución del color o del sonido sí que cambió drásticamente lo que era el cine, pero no supuso que empeorase el nivel de las películas. El ejemplo de Hitchcock pretendía demostrar que, aún a sabiendas de que el público iría a ver la película por la novedad, los directores se preocupaban por crear un producto de calidad. No todos, obviamente.

Hoy día, en el género de películas al que pertenece "Soy Leyenda" la tendencia es vender el producto en base a unas imágenes y un sonido espectaculares. Dado que los departamentos de efectos especiales pueden hacer cualquier cosa no se puede juzgar a una película por esos parámetros. Las imágenes de la 5ª avenida cubierta de vegetación las puede hacer cualquiera hoy en día con los medios que existen. Esas imágenes no te convierten en un Kubrik o en un Ed Wood.

Para ser objetivos a la hora de juzgar la adaptación de una obra al cine hay que tener en cuenta aquella. "Soy Leyenda" está basada en una obra muy fácil de llevar al cine aunque presenta algunos inconvenientes. El principal es el de la voz en "off" del narrador. Pero claro, sólo imaginar a Smith narrando algo ya da la risa. Así que se arregla metiendo a un perro en el guión. Vemos la publicidad: "El último hombre vivo no está sólo". No; tiene al perro que aparece con él en el cartel. La esencia de la novela, que es la soledad, desaparece.

La ciencia ficción, como indica su nombre, es ficción, pero también ciencia. Hay ciertas normas de coherencia que se deben respetar. Será muy políticamente correcto no poner como causa del virus una guerra bacteriológica, pero decir que todo eso viene provocado por una mutación del virus de la gripe es ridículo. Por mucho que mute, un virus no puede afectar a un cuerpo hasta el punto de impedirle salir a la luz del día.

La película es mala. Will Smith tiene que salvar al mundo y el guión recurre a cualquier esperpento para que esto suceda. El médico militar consigue en el sótano de su casa lo que no pudieron conseguir todos los científicos con todos los medios del gobierno de los Estados Unidos. Gracias a Dios que era inmune. ¿Por qué? Pues porque lo era.

¿Por qué los infestados son saben que va a la tienda de discos y así le tienden una trampa? ¿No sería más lógico que le siguieran hasta su casa? Pues no lo hacen.

¿Por qué al perro no le devoran los infestados cuando entra en el edificio y sí al ciervo? Podría ser porque el ciervo subió a un piso superior, entonces ¿por qué no lo siguió el perro? ¿Y desde cuando un ciervo puede ver en la oscuridad hasta el punto de encontrar unas escaleras? Pero es que por lo que yo sé, los ciervos no saben subir escaleras.

El virus de la gripe te obstruye el aparato respiratorio, pero su mutación provoca lo contrario. En vez de dar lugar a un catarro mutante agudiza el olfato hasta el punto de que los infestados pueden seguir a Smith desde el otro extremo de la ciudad gracias a unas pocas gotas de sangre que ha ido dejando aquí y allá. Eso sí, mientras las dos víctimas a las que buscaba se esconden debajo de la cama, el infestado se pega al techo buscándolas en el desván. Se ve que se habían lavado minutos antes.

Todo esto para llevar la historia a donde quieren: Smith nos salva a todos y comemos perdices. Para eso podrían haberse ahorrado usar el título de una insigne obra de la literatura de ciencia ficción a la que no se parece nada.

Por todo ello, "Soy Leyenda" es mala y, además, una estafa.

Anoche vi "Monstruoso" y le da mil vueltas. Hay que hablar de esa película.