Entrada destacada

Científicos en acción: El día de mañana

  La humanidad se enfrenta a una nueva glaciación En 2004, el director Roland Emmerich, artífice de Independence Day , Stargate o 2012 , ent...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 11 de octubre de 2021

Cruella, la chica del pelo bicolor

 


Duelo de Emmas, Stone versus Thompson


Tras el éxito de Maléfica, un «spin off» de La bella durmiente a mayor gloria de su villana, la bruja, Disney vuelve a dedicar una película a otra de sus malvadas, la carismática y estrafalaria Cruella Devil, la mala del clásico 101 dálmatas. Bajo el título Cruella, esta producción dirigida por el interesante director australiano Craig Gillespie, artífice de títulos peculiares como Yo, Tonya o Lars y una chica de verdad, en las que hace gala de una particular mezcla de humor y drama que también imprime en esta nueva producción Disney. Cuando a un director más habitual del cine «indie» y con un marcado estilo personal, se le dan las riendas de una superproducción más encorsetada en ciertos cánones, el resultado suele ser bastante bueno porque vemos lo que se espera de este tipo de producciones pero con un toque de distinción respecto a otras similares, y eso es lo que ocurre en este caso.

Se nos presenta a la protagonista como una niña que nace diferente por tener la mitad del pelo negro y la otra mitad blanco, lo cual ya le hace ser diferente en el colegio, pero además, la muchacha presenta un carácter rebelde y explosivo, así como una gran vocación por el mundo de la moda. Tras perder a su madre de manera trágica, deambula por las calles de Londres y se junta con dos rateros con los que forma al cabo de los años, una extraña familia de carteristas. Sin embargo, su sueño sigue siendo entrar en el mundo de la moda, un sector dominado por La Baronesa, una mujer con aires de gran diva, egocéntrica, narcisista, prepotente, que cree estar por encima del bien y del mal, un personaje muy en la línea del encarnado por Meryl Streep en El diablo viste de Prada.

A nivel humanístico resulta interesante la relación que la protagonista mantenía con su madre y cómo esta era la que aportaba equilibrio al genio creativo de su hija. Orfandad, venganza, amistad, ambición, son varios temas interesantes que se entremezclan en la composición de los rasgos distintivos del personaje protagonista.

La acción transcurre en los años 70 y eso permite al director aderezar el conjunto del filme con una potente selección de grandes éxitos musicales de la época, que junto con una estética muy sofisticada, pues se trata del mundo de la moda, le da un ambientación muy característica a la película. Las estrafalarias apariciones de Cruella en público recuerdan en cierto modo al Joker de Jack Nicholson en Batman (Tim Burton, 1989). La protagonista es interpretada por Emma Stone y La Baronesa por Emma Thompson, ambas haciendo suyos sus respectivos personajes y dotándolos de gran carisma y fuerza en pantalla. Con estas interpretaciones, la música, la estética, el fluido ritmo narrativo y la hábil mezcla de comedia y drama, Cruella resulta ser un cóctel potente, delicioso y muy entretenido.

No hay comentarios: