Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

martes, 4 de enero de 2011

El rey tartamudo


El discurso del rey (The king’s speech, 2010) nos cuenta las peripecias de Su Majestad George VI cuando tuvo que dar una arenga de gran relevancia al comenzar la II Guerra Mundial. En los albores de la contienda, el rey George V de Inglaterra fallece. Ante la abdicación de su sucesor Edward VIII, el duque de York, siguiente en la línea sucesoria, se corona como nuevo monarca, el rey George VI, pero tiene un gran problema: es tartamudo, lo que le supone un gran hándicap para hablar en público y poder dirigirse a la nación en tiempos difíciles que requieren transmitir seguridad al pueblo. Su esposa busca un logopeda algo excéntrico para resolver la situación.

Sensacional recreación histórica a cargo del televisivo director Tom Hooper, que transcurre en un tono agradable con tintes de drama y comedia. Los actores son excelentes, especialmente los dos principales; Colin Firth en la piel del Duque de York y Geoffrey Rush como su logopeda en un tour de force interpretativo muy interesante. Firth, habitual en comedias británicas de esta última década, como El diario de Bridget Jones (2001) o Love Actually (2003), hace el papel de su vida y Rush, al que sientan como un guante los personajes ambiguos pero graciosos que conectan bien con el público, como El sastre de Panamá (2001) ó Shakespeare in love (1998), encuentra en este rol del estrafalario profesor de dicción un nuevo personaje hecho a su medida que encarna con gran presencia en pantalla. Helena Bonham Carter, habitual del cine de Tim Burton, resulta también muy convincente como abnegada esposa del monarca. Guy Pierce, protagonista de Memento y L.A. Confidential, da vida con soltura al frívolo hermano del protagonista, Edward VIII, que renuncia al trono por motivos personales.

Hay directores que experimentan técnicas en películas de época para hacerlas diferentes de otras y que no parezcan meros frescos históricos. Por ejemplo Stanley Kubrick utilizó un objetivo especial para baja luminosidad, diseñado en principio para la NASA, persiguiendo el fin de rodar con luz de velas los interiores de Barry Lyndon (1975). O más recientemente Michael Mann rodó en digital Enemigos públicos para meter al espectador de lleno en la acción de policías y gangsters durante los años 30. En El discurso del rey la fotografía algo difuminada y la frecuente utilización de lentes de gran angular confieren al film su identidad visual propia. Asimismo el hábil uso de selectas piezas musicales para subrayar determinados momentos, pone la guinda al pastel. El clímax alcanzado en el momento de pronunciar el famoso discurso, recuerda en cierto modo al del estreno de la Novena Sinfonía en Copying Beethoven.

En definitiva El discurso del rey es una emocionante historia de superación personal y amistad con brillantes intérpretes y un acabado formal de gran calidad.

Leer critica El discurso del rey (the kings speech) en Muchocine.net

Reseñada en Sensacine

4 comentarios:

elprimerhombre dijo...

Pues la vi el martes pasado y me aburrí bastante, pero debo de ser de los pocos porque esta película está recibiendo alabanzas por todos los lados. El lunes que viene daré mis razones en nuestro blog e intentaré ser lo más objetivo posible.

Un saludo!

Ramón Ramos dijo...

Elprimerhombre
A mí personalmente me ha entusiasmado la película, pero me interesa ver las razones por las que puede no gustar. Me pasaré por el blog entonces a leer su crítica.

Saludos,

Sesión Golfa dijo...

Realmente para disfrutarla, sí. Un saludo, amigo.

Ramón Ramos dijo...

Sesión Golfa
esta vez coincidimos plenamente.

Saludos,