Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 20 de agosto de 2008

Música, Maestro...


El uso de la música de grandes compositores de todos los tiempos en el cine es bastante notable. Uno de los máximos exponentes quizá haya sido Stanley Kubrick con el uso de música Clásica en 2001:Odisea del espacio (2001: A space odyssey, 1968) o en Barry Lyndon (1975), con piezas muy selectas de nombres como Mozart, Beethoven, Haydn, etc. También la música Romántica ha tenido su protagonismo, como Las Walkirias de Wagner en Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979), y entre los compositores de la primera mitad del siglo XX cabe destacar a Carl Orff por el importante papel que jugó su obra cumbre Carmina Burana (1937) en la adaptación de la leyenda artúrica Excalibur (John Boorman, 1981).

Sin embargo el cine no sólo ha utilizado la obra de estos genios como herramienta para acompañar imágenes sino que en ocasiones también ha recreado la vida, parcial o total, de estas personas, entre las que destaca Amadeus (Milos Forman, 1984) sobre la vida de Mozart. Una de las últimas que se han realizado ha sido Copying Beethoven (Agnieszka Holland, 2006), en la que Ludwig Van Beethoven está componiendo su Novena Sinfonía y necesita un copista urgentemente. La escuela de Viena le manda a su mejor estudiante, una chica joven que aspira a ser compositora y ve una gran oportunidad al trabajar con el extravagante y complicado genio. Las interpretaciones son formidables, tanto la de Ed Harris en el papel de Beethoven como la de Diane Kruger en el rol de la copista Anna Holtz. La secuencia del estreno de la Novena Sinfonía es sencillamente sublime, cargada de emociones. Los diálogos a lo largo de todo el metraje son muy interesantes, haciendo incapié en dos aspectos fundamentalmente: por un lado las ideas de Beethoven respecto a la Fe cristiana; él considera la música es el lenguaje de Dios, y por tanto se mueve contínuamente entre el respeto y la irreverencia hacia la Iglesia, ya que se considera un privilegiado por ser una especie de enviado de Dios. Por otro lado es muy interesante el debate entre el arte cerebral y el arte visceral. El genio arrebatado y emocional del maestro contrasta con el frío academicismo de la aspirante a compositora.

En definitiva una película totalmente recomendable. Como precedente en el cine cabría citar Amor Inmortal (Inmortal Beloved, Bernard Rose 1994), sobre la investigación de la identidad del amor secreto de Beethoven una vez fallecido. Sigue un esquema narrativo en la línea de Ciudadano Kane (Citizen Kane, Orson Welles 1940): comienza la película con el entierro del protagonista y un periodista comienza la investigación reconstruyendo así la vida del difunto en clave de flashbacks. A Beethoven lo interpreta en esta ocasión Gary Oldman.

8 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón:

Muy buen informe. Excelente.

Me alegra mucho que hayas puesto una imagen. Las imágenes son importantes. Acompañan muy bien al texto. Son una alegría grande para los ojos, para los sentimientos, para el corazón.

- La elección musical de 2001: Odisea en el espacio, es sencillamente fabulosa. Yo tengo el disco y lo he disfrutado infinidad de veces. Me gusta poner el preludio de Así hablaba Zaratustra y El Danubio Azul, al máximo volumen, cuando termina el año.

En el libro de Raúl Alda: 2001: la Odisea continúa, hay un capítulo, muy interesante, dedicado a la música de «2001». Es un libro maravilloso. Lo leí tres veces en las librerías de Buenos Aires, cómodamente sentando junto a otros lectores, antes de comprarlo.

- Se me ha borrado la música de Barry Lyndon. Vi esta película en el cine, en la década de los ochenta. Sí, una maravilla. Una película perfecta. El duelo final es tan real, que uno siente que está allí, sufriendo dentro de la película. Muchos años después, Ramón, tuve la oportunidad de verla en el cine del Centro Cultural Británico de Buenos Aires (creo que es la tercera vez que digo esto en tu blog.)

- Hablando de Kubrick, también me gusta mucho la música de El resplandor y La naranja mecánica (tengo el disco). Kubrick era un genio a la hora de elegir la música de sus películas.

- Sí, la música de Apocalipsis now es muy buena, realmente buena. Esas Walkirias, unidas al horror de la guerra, me causaron una gran impresión.

- Soy un admirador de Milos Forman. Atrapado sin salida y Amadeus son dos películas inolvidables. ¡Dos verdaderas maravillas!

- Ed Harris es un actor enorme. Lo recuerdo en Apollo 13 y en una película (que él mismo dirigió) sobre la vida de un gran pintor norteamericano: Jackson Pollock. Me entusiasma la idea de verlo en el papel de Beethoven.

Saludos.

Sesión Golfa dijo...

Te has salido, amigo. Me ha gustado un montón este post. Te linkeo.

Pablo dijo...

Muy interesante tu comentario, amigo Ramón, y es que evidentemente, hay películas, que han pasado a la historia, más bien por su música, que por su historia en si. Enhorabuna, si señor. Saludos!!!

Ramón Ramos dijo...

Carlos Alberto
uns buena forma de acabar el año con esa banda sonora. De Barry Lyndon se pueden encontrar varios fragmentos en YouTube. De acuerdo en que Ed Harris es enorme como actor: La Roca, Poder absoluto, Enemigo a las puertas, son sólo algunos ejemplos.

Sesión Golfa
gracias por el link.

Pablo
efectivamente hay películas que pasan a la historia por la música. Excalibur no sería lo mismo sin Carmina Burana.

Saludos,

Ramón Ramos dijo...

Por cierto, en el 93 se estrenó Máximo riesgo, de Stallone, y esta película tuvo uno de los trailers que más me han impactado: imágenes de la película sin sonido acompañadas por el Dies irae, del Requiem de Mozart. En mi canal de YouTube lo tengo en favoritos para quien quiera verlo.

Saludos,

Carlos Alberto Arellano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yatebale dijo...

Muy bien documentado Galax, y además ameno.

La música clásica bien usada, es un arma para el cine. Puede destrozar la película o convertirla en sublime, y como dices Kubrick es un maestro vinculando composiciones e imagenes. La música clásica en realidad es atemporal, como ya demostrara paseando su nave espacial al compás del danubio azul, viajando Sci-fi y clasicismo de la mano.

Amadeus de Forman , acabas admirando la obra final, y sientiendo esos celos de salieri , por contrapartida, ahora imagino a Mozart con la cara y risa de Tom Hulce. XD

En general, un 10 Galax, has hilvanado una sinfonia fantastica.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón:

¡Buenísima La Roca! Y muy buenas las actuaciones de Sean Connery, Nicolas Cage y Ed Harris. Me hubiera gustado verla en el cine.

Michael Bay es un hombre talentosísimo. Vi Pearl Harbor en pantalla gigante. ¡Puf! ¡Un peliculón!

Gracias por el dato. Iré a buscar esos fragmentos de Barry Lyndon en You Tube.

¡No vi El enemigo a las puertas! ¡Que pena! Jean-Jacques Annaud es otro director de cine genial. La guerra del fuego y El nombre de la rosa son dos películas que me emocionaron mucho. El final de El nombre de la rosa, a pesar de los años transcurridos (desde que la vi, en 1987, en un cine de Buenos Aires), todavía me está doliendo en alguna parte.

Umberto Eco se inspiró en La Biblioteca de Babel, un cuento de Jorge Luis Borges, para darle forma a la biblioteca de su novela, la biblioteca en la que se pierden Sean Connery y Christian Slater. Y también pensó en Borges para darle vida al monje ciego obsesionado con la risa. Curiosamente, el alma oscura de este monje nada tiene que ver con la alegre personalidad de Borges.

Tengo en mi videoteca un documental sobre cómo se hizo El oso. Una buena película. La vi en la televisión. El bellísimo tema central, La pequeña mujer azul (tengo el disco) también aparece en La guerra del fuego. Y no olvido el fuerte erotismo de El amante. La escena en el auto, al comienzo de la película, es una de las más eróticas que he visto en el cine.

También iré a tu canal de You Tube en cuanto pueda.

Saludos.