Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

viernes, 26 de diciembre de 2008

Autocracia


La Ola (Die Welle, Dennis Gansel 2008) es una impactante película alemana sobre el peligro que conlleva una sociedad tan desmembrada y caótica como la actual a nivel global en los países más desarrollados, en los que se ha impuesto la ley del "todo vale", los principios morales brillan por su ausencia y el individualismo egoísta y materialista campa a sus anchas. Este tipo de situación en la que los jóvenes carecen de metas e ilusiones es el caldo de cultivo ideal para el surgimiento de regímenes totalitarios como fueron a mediados del siglo XX el Fascismo, el Nazismo o el Comunismo Soviético.

La película trata de un profesor muy carismático y algo vanguardista en sus métodos de enseñanza, que debe dirigir durante una semana un proyecto sobre la Autocracia, régimen político que consiste en que un colectivo puede gobernarse a sí mismo basándose en la unidad, disciplina e identidad del grupo, que llevado al extremo es el origen de las dictaduras. Ante la pregunta de si sería posible que en pleno siglo XXI resurgiesen los totalitarismos, los adolescentes opinan que eso es imposible, que está más que superado, así que el profesor les propone un ejercicio práctico en que ellos formarán un grupo con un nombre, un logo, un uniforme, una web, etc. Pronto los problemas de desarraigo familiar y exclusión social que tienen la mayoría de ellos hará que su devoción a su grupo La Ola sea total, y que el experimento que debía ser un mero ejercicio académico se le escape de las manos al profesor.

El contenido es muy interesante y está impecablemente narrado. Los acontecimientos se suceden en un plazo de una semana y los personajes experimentan una evolución enorme en muy poco tiempo, lo cual hace que la narración tenga un ritmo muy acelerado. Además son varios personajes, cada uno con sus problemas familiares o de adaptación social, y todo está desarrollado en menos de dos horas de metraje, lo cual hace que cada plano aporte algo a la historia; todo lo que se cuenta es interesante, así que para el espectador la película se pasa en un suspiro. La película es muy directa en sus propuestas y en su desarrollo.

Todos los actores están correctos en sus papeles, pero destaca especialmente Jürgen Vogel en el papel del profesor Rainer Wenger, que aporta el carisma necesario al personaje.

Las consecuencias de llevar al extremo lo que empieza como un juego se mostró hace unos años en El club de lo Poetas Muertos (Dead Poets Society, Peter Weir 1989), en la que un profesor poco ortodoxo, interpretado por Robin Williams, enseña literatura a sus alumnos y les inspira, les habla del club de los Poetas Muertos como un grupo que se reúne para leer a los grandes poetas y sublimar sus almas a través de la poesía. Si bien el punto de partida es muy diferente al de La Ola, finalmente ambas historias convergen al producirse un cambio drástico de personalidad en los alumnos por su excesiva implicación en un grupo, devoción desmedida que tiene su origen en la incompresión que sufren en sus hogares, en el vacío que tienen por sentirse ignorados y la búsqueda consciente o inconsciente de su propia identidad.

La conclusión positiva que se puede extraer es que pertenecer a un grupo es muy interesante para ayudar a los demás y ser ayudado, para la disciplina, la lealtad al grupo, todo eso son valores muy positivos pero lo que no se puede hacer es perder la identidad propia. Los extremos no son buenos, ni individualismo atroz ni el corporativismo exacerbado, lo ideal es encontrar el equilibrio entre ambas posiciones. Hay una faceta individualista que se debe mantener para evitar ser totalmente absorbido por un grupo que en un momento determinado puede fallar y hay que saber verlo con objetividad para no dejarse arrastrar por el lado oscuro.

2 comentarios:

Pablo dijo...

FELIZ AÑO NUEVO!!!
UN ABRAZO AMIGO RAMON
http://pablocine.blogia.com

Ramón Ramos dijo...

Pablo
igualmente, esperemos que el 2009 nos traiga una buena cartelera.
Un abrazo,