Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 3 de marzo de 2014

El policía robotizado

La verdad es que un remake de Robocop (1987) me pareció un error durante mucho tiempo. Sin embargo ahora ha llegado, la he visto y debo reconocer que me ha sorprendido para bien. El nuevo Robocop del director brasileño José Padilha, artífice de Tropa de élite en su país natal, tiene ante todo un gran acierto, y es el de cambiar el enfoque en las relaciones de algunos personajes para ofrecer algo novedoso. Si bien el original de Paul Verhoeven centraba su atención en las rivalidades y corruptelas entre los altos ejecutivos de la corporación que fabrica a Robocop, en este caso Padilha ha optado por desarrollar los conflictos entre el científico que lo desarrolla y los intereses mercantiles del presidente de la empresa. Ciencia frente a mercantilismo, ética frente resultados a cualquier precio. Gary Oldman como científico y Michael Keaton como el presidente de Omnicorp, son con diferencia las estrellas de la película. También cabe destacar a Samuel L. Jackson que encarna a un sofisticado presentador televisivo que ejerce de maestro de ceremonias para hilar la historia e introducir al público en la misma.

Por otro lado el resto de innovaciones son las previsibles, es decir, las de carácter técnico, con unos efectos especiales espectaculares, pero que en cualquier caso no desmerecen en absoluto a los del film original. Y la historia es la misma, la del policía Alex Murphy, que tras ser atacado y mutilado brutalmente, lo devuelven a la vida convirtiéndolo en un cyborg para imponer la ley y el orden en las calles de Detroit. Un matiz que ha cambiado en esta nueva versión, es que en la clásica se le declaraba oficialmente muerto, por lo que la empresa disponía de él completamente dejando de lado su vida anterior, mientras que en la de ahora su esposa da permiso para que la empresa disponga de él para así salvarle la vida, lo cual da pie para explotar también el cambio que supone para Murphy la relación con su familia una vez que lo han robotizado.

La música corre a cargo de Pedro Bromfman, colaborador de Padilha en Tropa de élite, que aporta una partitura correcta, pero se echa de menos a Basil Poledouris. Por cierto, se agradece que el inicio de la película, cuando sale el título, suenan los acordes del tema central de la antigua película.

El único problema que tiene este Robocop en comparación con el anterior es precisamente eso, que exista un modelo anterior. ¿Era necesario un remake? En realidad no pero está claro que todo aquello que se hace bien es bienvenido. Dice el refrán que "quien da primero da dos veces", y está claro que una película se convierte en film de culto o en icono cinematográfico cuando se presenta por primera vez. Por muy buenas que se hagan nuevas versiones el referente siempre va ser el primero. Por ello este Robocop de Padilha es un muy digno remake, una buena película de ciencia ficción, y un respetuoso homenaje a su precursor, pero pienso que queda un escalón por debajo del film de Verhoeven. Del mismo modo también creo que esta nueva versión está muy por encima de las dos prescindibles secuelas Robocop 2 y Robocop 3, que tuvo en su momento el clásico de los 80. Fueron dirigidas respectivamente por Irvin Keshner y Fred Dekker, y esas sí que fueron innecesarias.

No hay comentarios: