Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 16 de septiembre de 2007

Cuartas partes

LA JUNGLA 4.0
Tras la avalancha de terceras partes que hemos tenido desde el mes de mayo, es tiempo de cuartas partes. Se esperan para 2008 las cuartas entregas de Rambo y de Indiana Jones, pero ha llegado ya en avanzadilla a las pantallas la cuarta aventura de John McClane: La jungla 4.0 (Live free or die hard, Len Wiseman 2007).
En 1988 se estrenó, con un rotundo éxito de taquilla, La jungla de cristal (Die hard) dirigida por John McTiernan, que ya había destacado el año anterior dirigiendo Depredador. La película lanzó al estrellato a Bruce Willis y se ha convertido en todo un referente del cine de acción. Dos años después Renny Harlin dirigió una acrobática y espectacular secuela titulada La jungla 2: Alerta roja (Die hard 2: die harder) que cambiaba el escenario del rascacielos de Los Angeles por el aeropuerto de Washington. En 1995 John McTiernan vuelve a ponerse tras las cámaras para retomar la historia inicial de manera que el villano era el hermano del malo de la primera parte, que pretende vengarse y de paso llevarse unos lingotes de oro; era Jungla de cristal: la venganza (Die hard with a vengance).
Ahora vuelve otro director acrobático, Len Wiseman, responsable hasta la fecha de las 2 entregas de Underworld, a ponerse tras las cámaras para rodar La jungla 4.0 (Live free or die hard), cuyo resultado es espectacular. Podría ser una buena película de acción sin pertenecer a la saga Die hard, pero con Bruce Willis haciendo de McClane gana más que si hubiese sido otro actor haciendo de otro policía. La película tiene una estética que recuerda en cierto modo a Minority Report, fría y tecnológicamente oscura, muy acorde con el tema que trata: terrorismo cibernético, con hackers y amenazas informáticas. El look que luce Bruce Willis recuerda más al que lucía en Mercury Rising (Harold Becker, 1998) que al habitual de John McClane, y la conversación que tiene con su hija al principio de la película se parece mucho a la que tenía también con su hija en El último boy scout (The last boy scout, Tony Scott 1991), así que además de ser una secuela de La jungla de cristal también es resumen de los héroes de acción encarnados por Bruce Willis.
Se podría decir que esta saga está compuesta por dos dilogías: una con las dos entregas firmadas por John McTiernan, con tensión más contenida de manera que la acción va in crescendo, y que además ambas películas guardan un nexo argumental, y por otro lado estarían la segunda y cuarta partes que serían dos aventuras más de McClane, cada una dirigida por un director distinto pero en ambos casos con acción más expeditiva, acrobática y exagerada.
En definitiva La jungla 4.0 es una película de acción de la buena, trepidante y entretenida. Y en fin, es Bruce Willis, ¿qué más se puede pedir?

1 comentario:

C.A.A. dijo...

Me gustó mucho Die hard (en los cines de Argentina se conoció como: Duro de matar.) Es entretenida, impecable, emocionante. Excelentes actuaciones las de Bruce Willis y la del actor que interpreta al primer policía que llega al edificio.

Sobre Barry Lyndon: Repito lo que le dije a Pizarro en TCM (usando como seudónimo Pan Casero): Recuerdo la escena del último duelo entre Barry y su hijastro. Sería falso decir que vi ese duelo desde la butaca del cine. Yo estaba ahí, del otro lado de la pantalla, parado a unos pocos metros de los duelistas, sufriendo como un desgraciado ante la brutalidad del espectáculo. Barry Lyndon es una INCREÍBLE OBRA DE ARTE. Volví a disfrutarla hace unos pocos años, en el cine del Centro Cultural Británico. Me gustó tanto como la primera vez, aunque falta esa MAGIA TAN ESPECIAL que se siente cuando no se sabe lo que a pasar, cuando todo es un misterio que se va revelando segundo a segundo. Stanley Kubrick era un GIGANTE.

Posdata: Te recomiendo leer, si no los has leido ya: Kubrick, de Michael Herr (excelente, no me canso de leerlo), Aquí Kubrick, de Frederic Raphael (interesante, muy bien escrito, aunque a Christiane, su viuda, y a Michael Herr, un buen amigo, no les hizo ninguna gracia), y, muy especialmente, 2001: la Odisea Continúa, de Raúl Alda. También me parecieron interesantísimos los comentarios que hace Brian Aldiss, sobre su relación con Kubrick, en el prólogo de Los superjuguetes duran todo el verano, titulado: Intentando complacer. ¡Saludos!