Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 30 de julio de 2017

Rescate en Dunkerque

Más de 300 mil soldados británicos asediados por los alemanes en la playa de Dunkerque, Francia, en 1940, fueron rescatados por una flota de embarcaciones civiles. Este hecho histórico es lo que recrea Christopher Nolan en su nueva película: Dunkerque (Dunkirk).

Como ya sabemos, al director de Origen y Memento, le encanta jugar con los saltos temporales en el montaje y con la recreación de atmósferas inmersivas. Siguiendo estas pautas de su estilo, en Dunkerque convierte una recreación histórica en una experiencia sensorial que sumerge al espectador en el fragor de la batalla. Si hubiese que definir la película con un solo adjetivo, diría que es intensa. No da un respiro al espectador.

El filme plantea, de entrada, tres escenarios que no coinciden al cien por cien en el tiempo, pero que Nolan los entremezcla hábilmente en el montaje para conseguir ese efecto de vivir la experiencia a través de la pantalla. Una batalla aérea, los soldados asediados en la playa esperando el milagro, y la movilización de la sociedad civil a través de un hombre mayor con su hijo, que se embarcan para ir a rescatar a sus compatriotas, son los tres entornos en los que se enmarca la acción.

Si algo le falta a esta película, es historia, hondura en los personajes, ya que ninguno está desarrollado en profundidad. Se limitan a estar ahí, en el filo, luchando por la supervivencia. El único que deja entrever un cierto trasfondo es el veterano marinero que se lanza junto con su hijo a rescatar compatriotas, interpretado por el aclamado Mark Rylance, ganador un Óscar por El puente de los espías. Su personaje invita a la reflexión sobre quién debe librar las batallas, debido a que normalmente unos las provocan y otros dan la cara en el frente. Un mensaje interesante aunque poco desarrollado, pues no es lo que prima en este espectáculo.

Otros rostros conocidos que desfilan por la pantalla son Tom Hardy, en la piel de un avezado piloto de cazas, Kenneth Brannagh, encarnando a un almirante, y Cillian Murphy, reconocible especialmente por los seguidores de Nolan, ya que ha trabajado con él en Origen y en Batman begins. Y, por supuesto, otro protagonista fundamental, que no sale en pantalla pero es crucial para el resultado final tanto de esta película como de otras de Nolan, es Hans Zimmer, compositor de la música que envuelve al espectador en esta intensa experiencia.

2 comentarios:

Aran dijo...

Magnífica reseña de la película, efectivamente te sumerge intensamente como si estuvieras experimentando en primera persona la angustia de sus personajes. Por aportar algo más diría que, aunque no desarrolle los personajes en profundidad, creo que la intención del director va más allá: valorar con una mirada comprensiva las reacciones de cada ser humano en situaciones límite, solidarias o egoístas, fuertes o débiles, heroicas o miserables. En general, sales del cine como si hubieras sido uno más de ellos, en combate, comprendiendo la lucha por la supervivencia y el valor de quienes por encima de ese instinto entregan su vida por los demás y por un bien mayor, el bien común.

Ramón Ramos dijo...

Hola Aran. Muy buena tu aportación. Muchas gracias. Saludos.