Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

martes, 7 de febrero de 2017

Estancado en Manchester

El guionista Kenneth Lonergan, responsable de libretos como, por ejemplo, el de Una terapia peligrosa o Gangs of New York, escribe y dirige un potente drama titulado Manchester frente al mar (Manchester by the sea), protagonizado por Casey Affleck. Es el tercer largometraje dirigido por Lonergan y tiene seis nominaciones a los Oscar.

La película se desarrolla en Manchester, ciudad del condado de Nuevo Hampshire en el noreste de Estados Unidos, y trata sobre un hombre atormentado que no logra superar un trágico suceso. Se ha marchado a otra ciudad donde malvive solo y estancado en el pasado. Debido a la muerte de su hermano debe volver a Manchester para hacerse cargo de su sobrino, un adolescente que no tenía más familia que su padre fallecido.

Es un drama muy triste, oxigenado convenientemente por algunos golpes de humor dosificados a lo largo del metraje. El director hace un uso muy interesante de los exteriores y de la música, para reforzar el mensaje y recrear una atmósfera muy particular, que dota de entidad propia a la película. El protagonista, Casey Affleck, lleva todo el peso de la historia y aporta al personaje una gran fuerza transmitida con la mirada, con el gesto, desde una magnífica interpretación contenida. No en vano ha ganado el Globo de Oro a mejor actor dramático y está nominado al Oscar a mejor actor principal, recibiendo así su segunda nominación tras El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford en 2007. En general todos los actores trabajan muy bien, especialmente Lucas Hedges, en el papel del sobrino huérfano, Kyle Chandler, como hermano del protagonista, y Michelle Williams, como la ex esposa del mismo.

La narración transcurre en dos tiempos, y en general está bien, aunque al principio resulta algo confusa. Inserta flashbacks sin ninguna transición, y apenas se diferencia lo que es pasado y presente, por lo que al inicio, antes de tener claro quienes son los personajes y sus circunstancias, los primeros saltos temporales pueden despistar un poco al espectador.

Manchester frente al mar es una interesante película sobre el sentimiento de culpa, el cómo seguir adelante en la vida tras una experiencia traumática, y sobre las relaciones familiares complicadas. Quizá le sobra algo de metraje, pero en general es un film bastante sólido con grandes interpretaciones y algunos planos que dejan huella en la retina del espectador.

Esta película fue presentada en primicia en la gala de las medallas CEC el pasado 30 de enero.

No hay comentarios: