Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 27 de febrero de 2016

El entrañable Stallone

Con Rocky Balboa en 2006, Stallone daba por terminada la mítica saga creada por él mismo. Ahora el icónico personaje regresa en Creed. La leyenda de Rocky Balboa, convertido en el entrenador del hijo de su antiguo adversario y amigo Apollo Creed.

Cuando el director y guionista Ryan Coogler le ofreció a Stallone este proyecto, Sylvester no estaba muy convencido de querer volver a sacar a Rocky a la pantalla, pero la insistencia de Coogler con el apoyo del agente de Stallone, le convencieron de volver a encarnar al mítico boxeador una vez más. El resultado ha sido fantástico, ya que Stallone está como pez en el agua encarnado a Rocky, y en el rol de entrenador se hace incluso entrañable. Hasta se ha llevado el Globo de Oro como mejor actor de reparto y está nominado a los Oscar en la misma categoría.

La película goza de buen ritmo y golpes de humor muy bien introducidos que le dan un toque muy fresco al conjunto. Protagoniza Michael B. Jordan, joven actor curtido en series de TV al que se vio en la gran pantalla el año pasado en el reboot de Los Cuatro Fantásticos. En Creed hace buen papel, pero hay que reconocer que Stallone le roba unas cuantas escenas. Al fin y al cabo la veteranía es un grado.

Estructuralmente el guión es muy similar al de la primera entrega de Rocky. La historia gira en torno al triunfo de la voluntad contra viento y marea, cuando todo el mundo te cierra las puertas. Realmente Coogler no ha arriesgado y se ha ceñido a la fórmula ya conocida. Simplemente se ha puesto al día en cuanto a la estética acorde a la sociedad de hoy en día. La chica de la película en este caso, interpretada por Tessa Thompson, es una cantante y es más sofisticada respecto a la novia de Rocky que trabajaba en una tienda de animales y era una chica más corriente. Otro matiz diferencial es que a Rocky no le apoyaban para entrenarlo en condiciones porque hacía trabajitos para un mafioso local, y en el caso de Creed nadie lo quiere entrenar porque tiene estudios y posibilidades para hacer otra cosa, siendo el boxeo solo para gente que no tiene otra salida en la vida.

Finalmente podemos concluir que a pesar de no ofrecer originalidad en el planteamiento, la película resulta en su conjunto convincente, fresca, divertida, entretenida y vibrante.

sábado, 20 de febrero de 2016

Di Caprio al límite

No es ningún secreto a estas alturas que Leonardo Di Caprio lleva tiempo buscando un Oscar, y la verdad es que ha hecho varios papeles por los que ha sido nominado y realmente lo habría merecido. Este año parece que parte como favorito, y la verdad es que ha hecho una interpretación físicamente muy dura, en la película que también es la favorita con doce nominaciones: El renacido (The revenant), de Alejandro González Iñárritu, que ya ganó el Oscar a mejor director el año pasado por Birdman.

El renacido está inspirada en una historia real que a su vez es la adaptación de la novela The revenant: a novel of revenge, de Michael Punke publicada en 2002. La historia es la de un trampero de principios del siglo XIX que tras ser atacado brutalmente por un oso, es abandonado por sus compañeros y sobrevive en plena naturaleza hostil movido por el ansia de venganza.

Esta historia fue anteriormente llevada al cine bajo el título El hombre de una tierra salvaje, cambiando el nombre a los personajes originales. Era un film de 1971 protagonizado por Richard Harris y John Huston.

La propuesta de Iñárritu viene envuelta por una puesta en escena en la que la ambientación es tan salvaje y tiene tanta fuerza que le confiere a la película un aire totalmente atemporal. Algunos elementos de atrezzo o vestuario pueden dar la pauta de la época, pero en general podría ser tanto el pasado como el futuro. Algo parecido ocurría con Gangs of New York de Martin Scorsese, especialmente al inicio del film.

El mayor lastre de la película está en su duración, ya que son dos horas y media, en un film cuya trama es bastante sencilla y los personajes tampoco tienen un gran desarrollo, de manera que en la parte central de la película hay un momento en que realmente la historia no avanza y ahí es donde le sobra metraje.

Dicho esto, la realización de Iñárritu es impecable. Muestra una gran maestría en el manejo de la cámara y sabe sacar todo el jugo a los espectaculares paisajes naturales en que se ha rodado. La fotografía en tonos fríos que inunda el metraje contribuye a transmitir esa sensación de hostilidad del medio natural contra el ser humano que rezuma el film desde el primer fotograma.

Protagonizan Leonardo Di Caprio y Tom Hardy, ambos muy bien metidos en sus brutales roles antagonistas, aunque hay que reconocer que los personajes no ofrecen demasiados matices, siendo así bastante planos. La interpretación de Di Caprio resulta sobresaliente por el evidente esfuerzo físico que ha hecho para encarnar el papel.

La película fue proyectada en primicia el pasado 1 de febrero en la gala de premios del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC).

sábado, 13 de febrero de 2016

Curso intensivo de macroeconomía en dos horas

¿Quién ha dicho que la macroeconomía es aburrida? La verdad es que todo este follón de inversiones bursátiles, productos de riesgo, ventas a corto, bonos inmobiliarios, y demás verborrea económica suena un poco a chino para cualquier profano en la materia. Incluso cuando se siguen asiduamente las noticias de la crisis económica a través de los medios generalistas, mucha gente empieza a utilizar tecnicismos que se repiten mucho como si eso fuese lo más normal de mundo pero en realidad no saben de qué están hablando.

La historia real de varias personas que percibieron el riesgo de caída del sistema inmobiliario en 2007 y decidieron apostar contra la banca para sacar tajada de la situación, es la base sobre la que el director Adam McKay construye su película La gran apuesta (The big short), posiblemente su mejor film hasta la fecha, ya que su filmografía trae de referencia títulos como Pasado de vueltas o Hermanos por pelotas.

La gran apuesta pone de manifiesto sin tapujos, y con mucha ironía, sarcasmo y gamberrismo, la desfachatez y total falta de ética tanto moral como profesional, de todo el sector bancario, así como la estupidez y necedad de aquellos que por no querer pensar ven dinero fácil y no se plantean de dónde viene. Eso lleva a que un sistema económico que funcionó treinta años atrás haya colapsado precisamente porque todo el mundo se haya subido al carro de ganar dinero sin reparar en los riesgos que se han ido acumulando de forma exponencial durante años. Lo que fue revolucionario a finales de los años 70 basándose en la estabilidad de un mercado, lógicamente no puede ser igual tres décadas después, ya que los mercados cambian. Sin embargo muchos prefieren creerse la falacia de que todo sigue igual y que lo que antes era estable lo seguirá siendo sine die mientras ven como se llena su cuenta corriente día a día.

En todo este fregado un estrafalario analista de mercados que no se ha dejado llevar por la locura colectiva, detecta el riesgo de desplome, pero nadie le hace caso. Algunos operadores que de una forma u otra se han hecho eco de su informe también abren los ojos. De manera que la pasividad de los bancos ante la hecatombe induce a estos visionarios a realizar operaciones con esos productos que todo el mundo cree que no van a fluctuar debido a su engañosa estabilidad. Protagonizan Steve Carell, Christian Bale, Ryan Gosling y Brad Pitt, este último además está también metido en la producción. Muy destacables en especial las interpretaciones de Bale y Carell.

La película tiene buen ritmo, con algún que otro altibajo pero sin repercusión negativa en el resultado global, y con humor gamberro explica al espectador, incluso con los actores mirando directamente a cámara, los conceptos macroeconómicos de forma que todo el mundo lo entienda. El montaje a veces puede resultar algo confuso y deslavazado, pero en general la película consigue ser entretenida, intensa, divertida y didáctica.

sábado, 6 de febrero de 2016

Medallas CEC 2016

Un año más el Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC) entrega sus premios a la industria del cine español, presentados en esta ocasión por los actores Elena Furiase y Canco Rodríguez. Resultó vencedora de la noche Truman, de Cesc Gay, acaparando 5 galardones: mejor película, director (Cesc Gay), actor principal (Ricardo Darín), actor secundario (Javier Cámara) y guión original.

La novia, de Paula Ortiz, se alzó con 4 premios: mejor guión adaptado, fotografía, música y actriz secundaria (Luisa Gavasa). El desconocido, que también partía con numerosas nominaciones, saldó la noche con 2 medallas: mejor director revelación (Dani de la Torre) y mejor montaje. Luis Tosar estaba doblemente nominado, como actor principal en El desconocido y secundario en Ma Ma, y se fue de vacío. Sin embargo no creo que este hecho tenga mayor repercusión, puesto que es un habitual en las nominaciones del CEC y ha ganado ya tres veces: como actor principal en Celda 211 en 2010 y en 2004 se llevó la medalla por dos películas: Te doy mis ojos y La flaqueza del Bolchevique. Su primera medalla fue como actor secundario por Los lunes al sol en 2003.

El cine de animación tuvo especial protagonismo en la noche, ya que además de la medalla dedicada a esta categoría, que naturalmente se llevó Atrapa la bandera, también el premio a mejor película extranjera fue para un film animado: Del revés, de Pixar.

Normalmente en estas galas el momento más emotivo suele ser el de la Medalla de Honor. Sin embargo este año, que le fue concedida a Pepa Flores " Marisol", la premiada no acudió a recoger el galardón. El actor manuel de Blas lo recogió en su nombre y dedicó unas a la homenajeada.

El momento que sí resultó muy entrañable fue la entrega del premio a la Labor periodística concedido este año a Enrique Herreros. A sus 88 años este señor hizo gala de una encomiable jovialidad y excelente sentido del humor. A pesar de que el tiempo de intervención al recoger el premio se le fue un poco de las manos, fue muy divertido oírle contar algunas de las innumerables anécdotas que ha acumulado en su larga y prolífica trayectoria profesional tanto en España como en Hollywood.

Al final de la gala, como de costumbre, se proyectó una película en primicia, que en este caso ha sido El renacido, la favorita para los Oscar de este año, de la cual daré cuenta en este blog próximamente.