Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 10 de abril de 2016

El héroe que se fue a la selva y se volvió paranoico

El pasado mes de marzo se hacía oficial el anuncio sobre la puesta en marcha de una quinta entrega de Indiana Jones, de nuevo con Harrison Ford bajo la batuta de Steven Spielberg, cuando todavía resuenan los ecos del éxito de El despertar de la Fuerza estrenada en diciembre de 2015. Y es que a pesar de ser septuagenario, Harrison Ford sigue dotando de gran carisma a sus dos personajes más icónicos: el contrabandista espacial Han Solo y el arqueólogo Indiana Jones.

Con una carrera jalonada de éxitos, y este nuevo momento de estar en primera línea de la actualidad cinematográfica, se me antoja interesante rescatar del olvido una película de 1986, es decir que este año es el de su trigésimo aniversario, en la que Ford posiblemente haya hecho una de las mejores interpretaciones de su carrera, pero que no convenció al público en su momento, ya que en plena ebullición de fiebre heroica dio un giro radical a su imagen con un personaje desagradable y paranoico: La Costa de los Mosquitos.

Esta película del director australiano Peter Weir, con quien Ford había trabajado anteriormente en Único testigo, cuenta la historia de un inventor que logra crear una máquina para generar hielo a partir del fuego. Ante el rechazo de la sociedad y su obsesión con una guerra atómica inminente, decide unilateralmente coger a su familia y dejar Estados Unidos para irse a lo más profundo de la selva de Mosquitia, en Centroamérica, en la cual pretende crear una nueva civilización partiendo de cero.

Una interesante parábola sobre la pérdida de la razón en aras de un idealismo extremado. Las buenas intenciones se pueden convertir en un infierno cuando se ponen en práctica con obcecación y soberbia, sin asumir los fallos o errores de un plan, que por muy brillante que sea siempre va a tener puntos débiles, ya que nadie es perfecto. Asumir que se está en posesión de la verdad absoluta, negando incluso la evidencia, hace que el camino que se emprende sea una espiral de locura y soledad encaminada a la autodestrucción. Nunca se debe perder de vista el contar con los demás, especialmente con los seres queridos: la familia y los amigos más cercanos.

Acompañan a Harrison Ford otros rostros reconocibles: Helen Mirren, la gran dama de la escena británica, encarna a la esposa del protagonista. Por aquel entonces había participado con el papel de Morgana en Excalibur, de John Boorman. En los últimos años la hemos visto en títulos como La deuda, Hitchcock o La última estación. En 2007 recibió el Oscar a Mejor Actriz principal por su interpretación de la Reina de Inglaterra en The Queen.

El matrimonio protagonista del film tiene cuatro hijos, de los cuales el mayor está encarnado por el prometedor y tristemente malogrado River Phoenix. Precisamente a raíz de conocerse en esta película, fue el propio Ford quien recomendó a Phoenix para interpretar a Indiana Jones de joven en el prólogo de Indiana Jones y la última cruzada. También cabe destacar la intervención de Martha Plimpton, que fue una miembro de la mítica pandilla de Los Goonies, estrenada el año anterior a La Costa de los Mosquitos.

La película recibió dos nominaciones a los Globos de Oro: Mejor Música para Maurice Jarre y Mejor Actor Principal para Harrison Ford. El año anterior Ford también había sido nominado por Único testigo, película con la también tuvo su única nominación a los Oscar, y también dirigido por Peter Weir. Es curioso que colaboraron en dos películas consecutivas y no volvieron a trabajar juntos. Ford volvió a ser nominado a los Globos de Oro dos veces más durante los años 90, en El fugitivo y Sabrina respectivamente.

La Costa de los Mosquitos se estrenó en Estados Unidos en noviembre de 1986 y llegaría a España en febrero de 1987. Una gran interpretación de Harrison Ford que pocos recuerdan y de la que se cumplen ya 30 años.