Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 27 de febrero de 2016

El entrañable Stallone

Con Rocky Balboa en 2006, Stallone daba por terminada la mítica saga creada por él mismo. Ahora el icónico personaje regresa en Creed. La leyenda de Rocky Balboa, convertido en el entrenador del hijo de su antiguo adversario y amigo Apollo Creed.

Cuando el director y guionista Ryan Coogler le ofreció a Stallone este proyecto, Sylvester no estaba muy convencido de querer volver a sacar a Rocky a la pantalla, pero la insistencia de Coogler con el apoyo del agente de Stallone, le convencieron de volver a encarnar al mítico boxeador una vez más. El resultado ha sido fantástico, ya que Stallone está como pez en el agua encarnado a Rocky, y en el rol de entrenador se hace incluso entrañable. Hasta se ha llevado el Globo de Oro como mejor actor de reparto y está nominado a los Oscar en la misma categoría.

La película goza de buen ritmo y golpes de humor muy bien introducidos que le dan un toque muy fresco al conjunto. Protagoniza Michael B. Jordan, joven actor curtido en series de TV al que se vio en la gran pantalla el año pasado en el reboot de Los Cuatro Fantásticos. En Creed hace buen papel, pero hay que reconocer que Stallone le roba unas cuantas escenas. Al fin y al cabo la veteranía es un grado.

Estructuralmente el guión es muy similar al de la primera entrega de Rocky. La historia gira en torno al triunfo de la voluntad contra viento y marea, cuando todo el mundo te cierra las puertas. Realmente Coogler no ha arriesgado y se ha ceñido a la fórmula ya conocida. Simplemente se ha puesto al día en cuanto a la estética acorde a la sociedad de hoy en día. La chica de la película en este caso, interpretada por Tessa Thompson, es una cantante y es más sofisticada respecto a la novia de Rocky que trabajaba en una tienda de animales y era una chica más corriente. Otro matiz diferencial es que a Rocky no le apoyaban para entrenarlo en condiciones porque hacía trabajitos para un mafioso local, y en el caso de Creed nadie lo quiere entrenar porque tiene estudios y posibilidades para hacer otra cosa, siendo el boxeo solo para gente que no tiene otra salida en la vida.

Finalmente podemos concluir que a pesar de no ofrecer originalidad en el planteamiento, la película resulta en su conjunto convincente, fresca, divertida, entretenida y vibrante.

No hay comentarios: