Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 28 de febrero de 2015

Oscar: mexican power

Un año más se han entregado los Oscar de Hollywood, y ya van 87. Este año se consolida el poder de los cineastas mexicanos en la meca del cine. Si bien el año pasado ganaba Alfonso Cuarón por Gravity, este año ha sido Alejandro González-Iñárritu el agraciado por Birdman, que además se alzó como vencedora de la noche con un total de 4 galardones. A la estatuilla del director hay que sumarle las de Mejor Película, Fotografía y guión original.

Sin embargo Michael Keaton, que muchos apuntaban como favorito, se quedó sin premio en favor de Eddie Redmayne, por su rol en La teoría del todo. Si bien hace un gran trabajo encarnando a Stephen Hawking, creo que en esa película brillaba con más fuerza Felicity Jones, por supuesto nominada a Mejor Actriz, pero finalmente fue Julianne Moore la vencedora por su papel en Siempre Alice. Con el Mejor Actor de Reparto sí se cumplieron los pronósticos al recaer el premio en J.K Simmons por Whiplash, película que además ganó también en las categorías de Mejor Montaje y Mejor Sonido.

A Birdman le igualó en número de estatuillas El gran hotel Budapest con los Oscar a Mejor Vestuario, Diseño de Producción, Música y Maquillaje.

Mi favorita de este año era The imitation Game, que finalmente se ha quedado con un solo galardón, el de Mejor Guión Adaptado.

Los Mejores Efectos Visuales y Edición de Sonido fueron a parar a Interstellar y El francotirador respectivamente.

En cuanto a la gala cabe destacar que el número musical de apertura de la misma fue sensacional, mezclando imágenes de películas de todos los tiempos, así como la recreación de escenas míticas en forma de sombras. El presentador Neil Patrick Harris cantaba y bailaba imitando la escena a representar pero su sombra se reproducía con la escena en sí. Por ejemplo, hace el gesto de abrir el paraguas y en su sombra se ve el paraguas de Cantando bajo la lluvia. Todo un espectáculo.

sábado, 21 de febrero de 2015

Desparrame occidental en oriente

Ha llegado a las carteleras españolas The interview, la polémica película que provocó un ciberataque, supuestamente de Corea del Norte, a la productora Sony Pictures por la ridiculización que hace el film de la figura del dirigente de este país asiático.

La película es una comedia gamberra perpetrada por los artífices de Juerga hasta el fin, de hecho este es el segundo film como directores del tándem formado por Seth Rogen y Evan Goldberg. El propio Rogen protagoniza junto a James Franco, y la verdad es que la química entre los dos colegas funciona a la perfección.

La historia en sí es delirante: el presentador y productor de un show televisivo nocturno de entrevistas a famosos, se lleva la sorpresa de que su programa es uno de los favoritos de Kin Jong Un, el líder de Corea del Norte, así que deciden contactar con la embajada para decir que les gustaría entrevistarlo, aunque sin demasiadas esperanzas de conseguirlo. Sin embargo la respuesta del gobierno norcoreano es positiva, circunstancia que aprovecha la CIA para convencer a los dos colegas de la tele de que maten al mandatario norcoreano.

La cinta goza de buen ritmo, una trama interesante, mucha chispa, actores convincentes, efectos especiales, una estupenda caracterización de Randall Park para interpretar a Kin Jong Un, y mucho humor gamberro. El desenlace de la película es una traca pirotécnica en medio de tanto delirio cómico que recuerda en cierto modo a Tropic Thunder.

El único lastre que tiene el film en su conjunto es la redundancia de los diálogos. La comicidad imperante es el típico humor burdo y grueso norteamericano basado en continuas metáforas escatológicas y sexuales puestas en boca de personajes frívolos y superficiales. El caso es que en el primer tercio del film esto funciona muy bien, pero llega un momento hacia la mitad del metraje en que este tipo de chistes se hace un poco reiterativo de más rayando en lo grotesco, y los personajes se quedan estancados en su evolución, cuando se podría haber sacado algo más de ellos. Sin embargo llegado el momento cumbre, la entrevista, la película remonta el vuelo y termina por todo lo alto.

Reconozco que me reí mucho, pero me dejó la sensación de que el material que manejan podría haber dado más de sí y se han conformado con ir a lo fácil. En fin, una comedia delirante con elementos de periodismo, política y espías para reírse un rato y pasarlo bien en el cine.

domingo, 15 de febrero de 2015

Medallas CEC: premios con solera

El pasado 2 de Febrero se entregaban las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC) en el cine Palafox de Madrid, como cada año. Sin embargo esta vez tenían algo especial, y es que se trataba de su 70ª edición, los premios más antiguos del cine español.

El CEC está formado por todos aquellos que escriben en el ámbito del Séptimo Arte: críticos, guionistas, redactores, analistas, estudiosos, en definitiva gente que se dedica al cine sobre el papel y por tanto colabora en la promoción, difusión y preservación de las obras cinematográficas a través de sus escritos.

Se entregan unos días antes de los Goya, y normalmente suelen tener resultados muy similares. Son algo así como Los Globos de Oro y los Oscar, con la salvedad de que en el caso español tienen más solera los CEC que los Goya. Este año concretamente la coincidencia ha sido total. En ambos casos partían como favoritas El niño y La isla mínima, y en ambas galas se ha alzado como gran triunfadora La isla mínima. Los galardones del CEC a esta película en las categorías de Mejor Película, Director, Actor Principal, Actriz Revelación, Guión, Fotografía, Montaje y Música, han coincidido con los correspondientes premios Goya. Del mismo modo en ambas galas se ha premiado a Paco de Lucía: la búsqueda como Mejor Documental y a Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo en los apartados de Mejor Guión Adaptado y Película de Animación.

En cualquier caso parece que este ha sido el año de la consagración del género thriller dentro del panorama del cine español. Se han hecho este tipo de películas antes con buenos resultados, véase Tesis, No habrá paz para los malvados, Celda 211, por citar algunos ejemplos, pero este año el hecho de premiar con tal unanimidad una película de este género, y siendo su gran contrincante otro film de similares características, parece que el thriller madre in Spain se consolida en el panorama cinematográfico español.

Los CEC incluyen también tres premios a las trayectorias profesionales de personas vinculadas al cine. La medalla a la Labor literaria y periodística, que fue para el crítico Boquerini, medalla a la Labor de Promoción del cine para el periodista Juan Zavala, y la medalla de Honor para el actor Arturo Fernández.

Como todos los años la gala del CEC culmina con la proyección de una película en primicia, normalmente de cine independiente. Este año pudimos disfrutar de Nuestro último verano en Escocia, distribuida por A Contracorriente Films, de la que daré cuenta en este blog más adelante, ya que tiene previsto su estreno en cines el próximo mes de Abril. Esta película ganó el Premio del Público en la Seminci de Valladolid.

sábado, 7 de febrero de 2015

La Cenicienta de las galaxias

Gracias a Sensacine por el preestreno de El destino de Júpiter. La verdad es que pasé un buen rato.

Cuando vi Avatar me pareció una idea original, en cuanto al universo de seres azules y tribales creado por James Cameron, pero que en su desarrollo había caído en crear escenas que recordaban demasiado a otras películas de distintos géneros, desde Bailando con Lobos, hasta Aliens: El regreso, resultando ser como un collage de otros films ya vistos. Algo parecido ocurre con el nuevo trabajo de los hermanos Wachowski: El destino de Júpiter (Jupiter Ascending).

Una chica llamada Júpiter, debido a la pasión de su padre por la astronomía, vive como Cenicienta limpiando inodoros con su peculiar familia sin saber que en realidad el destino le reserva una gran sorpresa más allá de las estrellas.

La película plantea temas interesantes en cuanto a la crítica de los poderes fácticos, los grandes magnates que dominan el mundo provocando guerras y derrocando o encumbrando presidentes a su antojo según sus estrategias mercantiles. Esto se plasma en el film llevando al extremo esta situación de manera que una dinastía de industriales galácticos dominan el universo en el cual la Tierra es un planeta muy subdesarrollado en el que se cultiva a los humanos como materia prima de su inmensa maquinaria. Una idea que nos remite a Matrix, el gran acierto de los Wachowski en su carrera cinematográfica, en la que las máquinas cultivaban a los humanos y los usaban como pilas para abastecerse de energía. En el caso que nos ocupa ahora en vez de estar gobernados y esclavizados por un inmenso ordenador lo estamos por una familia de magnates espaciales cuyo patrimonio está en manos de tres codiciosos hermanos que manejan el cotarro. El diseño y concepto social del planeta de estos individuos, recuerda en cierto modo al de Thor, y las incursiones de estos seres en la Tierra para pasar desapercibidos se resuelven como los Men in Black.

A nivel visual es muy potente, no han escatimado en gastos. Las escenas de acción a veces resultan algo aparatosas de más. Sin embargo quedan para la posteridad las imágenes protagonizadas por las botas surfeadoras del protagonista, unas botas con las que desafía la ley de la gravedad y se mueve por el aire como si llevara unos patines, dejando tras de sí una estela de luz. Un accesorio tan jugoso como lo fue en su momento el aeropatín de Marty McFly en Regreso al futuro II.

En cuanto a los actores se puede decir que cumplen con oficio su trabajo y se meten de forma convincente en los personajes que están escasamente perfilados. Nos encontramos con los rostros de Mila Kunis, Channing Tatum, que estrena al mismo tiempo Foxcatcher, Sean Bean y Eddie Redmayne, actualmente también en cartelera encarnando a Stephen Hawking en La teoría del todo.

En definitiva El destino de Júpiter parte de una idea interesante desarrollada pobremente en el guión y plasmada en la pantalla con un envoltorio tecnológico de última generación. Una película entretenida y visualmente atractiva que podía haber dado más de sí, pero con todas y con esas resulta agradable de ver.