Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 29 de noviembre de 2015

La Warner para leer

Ayer, 28 de noviembre de 2015, se presentaba en FNAC Castellana de Madrid el libro ¡Eso es todo, amigos! El universo animado warneriano, publicado por Diábolo Ediciones, fruto de la pasión y devoción por el cartoon de dos autores españoles: Cruz Delgado Sánchez y Alfons Moliné.

Muchos adultos de este país guardamos en el recuerdo momentos felices de nuestra infancia asociada a los cortos de dibujos animados provenientes de Estados Unidos bajo el sello de Disney, Warner Bros., Hanna-Barbera, Walter Lanz, y algunos más, que se emitían en TVE, cuando no había más canales de televisión. Hay quien además de disfrutar con ellos se cuestionaban otras cosas más allá del mero entretenimiento, como por ejemplo cómo se realizaban técnicamente, cuántos cortos había en total, y curiosidades semejantes.

Hoy en día hay mucha información muy accesible y en distintos idiomas, pero hace unas décadas la situación era completamente distinta. Había escasa literatura sobre estos aspectos, y la poca que llegaba era americana y sin traducir. Sin embargo, a pesar de que estas películas fuesen producto de Hollywood, es innegable el impacto y la influencia que han tenido en la cultura popular a nivel internacional, y concretamente en España, por lo que la existencia de libros sobre este universo animado desde la perspectiva de autores españoles es algo que se hacía necesario.

A Cruz Delgado Sánchez le viene de familia la pasión por el cartoon. Su padre, Cruz Delgado, fue pionero de la animación en España con varios largometrajes animados como Los viajes de Gulliver o Los cuatro músicos de Bremen, este último convertido en serie televisiva bajo el título de Los Trotamúsicos. Pero si hay una serie que marcó a fuego su carrera fue Don Quijote de la Mancha. Hace unos meses se presentaba el libro De Don Quijote a los Trotamúsicos, interesante y entrañable biografía de este nombre imprescindible en la historia de la animación española, coescrito entre su hijo y Jorge San Román, quien se encargó de la presentación de ¡Eso es todo, amigos!

Por otra parte Alfons Moliné es un experto en cómic Manga y cine de animación. Él y Cruz se conocen desde hace años y sólo era cuestión de tiempo que la colaboración de estos dos especialistas del cartoon diera sus frutos.
El acto de presentación contó también con la presencia del realizador de animación Raúl García, que se ha encargado del prólogo del libro y cuenta en su curriculum con el hecho de haber sido el primer animador español que trabajó en los estudios Disney. Su debut en Hollywood fue con la escena final de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? y a partir de ahí se forjó una amplia carrera profesional en la meca del cine.

Bugs Bunny, Porky, el Pato Lucas, Silvestre, Piolín, Correcaminos, y otros tantos personajes de los estudios Warner Bros. tienen su historia, y dos grandes expertos en la materia nos la cuentan en las páginas del libro ¡Eso es todo, amigos! El universo animado warneriano.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Corren tiempos oscuros para el MI6

Tras el trágico desenlace de Skyfall, 007 recibe un mensaje póstumo de su antigua jefa M poniéndole tras la pista de una organización criminal llamada Spectre, encargo que cumple a espaldas del nuevo M que se encuentra enfrascado en una lucha burocrática frente a quienes quieren disolver el MI6 en favor de un nuevo servicio de inteligencia basado principalmente en la tecnología y prescindiendo de los agentes doble cero.

A Daniel Craig se le ve cada vez más suelto en su rol de James Bond, e incluso ha sabido darle el toque necesario en cada película para que en conjunto se vea una evolución coherente del personaje. Empezó siendo bastante tosco en Casino Royale y se ha ido refinando progresivamente en Quantum of Solace, Skyfall y la nueva que ahora nos ocupa, Spectre

Sam Mendes vuelve a dirigir y nos deleita con un plano-secuencia inicial en Mexico D.F. magistral. Eso para empezar, y después sigue con el mismo ritmo narrativo y estilo visual que estableció en Skyfall. Las secuencias de acción en general son vibrantes y espectaculares, especialmente el desenlace de la escena pre-créditos en México con un helicóptero, y la persecución en deportivos de alta gama por las calles de Roma. Además la potente partitura musical de Thomas Newman incrementa la intensidad de las imágenes orquestadas por Mendes.

Por otra parte la canción de los créditos iniciales, Writings on the wall, resulta algo floja. La música va muy acorde con la atmósfera de la saga, pero la voz de falsete de Sam Smith se antoja poco apropiada y falta de garra. La canción globalmente se ve descafeinada frente a la fuerza de Skyfall de Adele o la potencia de You know my name de Chris Cornell en Casino Royale.

El más mítico enemigo de Bond, el líder de Spectre, Ernst Stavro Blofeld, hace su aparición en el pellejo de Christoph Waltz, cuyo carisma concede la entidad necesaria al personaje a pesar de sus escasas apariciones en pantalla. La chica Bond principal en esta ocasión es Léa Seydoux, que ya probó el mundo de los espías sofisticados en Misión Imposible: Protocolo fantasma. Siempre hay al menos una segunda chica Bond, y en esta ocasión se ha contado con Monica Bellucci, que luce unas espléndidas cincuenta primaveras y se convierte así en la primera "mujer Bond", que no "chica Bond", como ella misma ha bromeado en alguna entrevista.

En el lado de los malos se ha vuelto contar con un matón silencioso pero letal y más duro que una roca, en la línea de los míticos Oddjob de Goldfinger y Tiburón de La espía que me amó y Moonraker. En este caso es un tal Mr. Hinx y está encarnado por Dave Bautista, conocido por su personaje Drax de Los guardianes de la galaxia.

El nuevo equipo formado por M, Q y Moneypenny, introducidos en Skyfall, cobran en la presente entrega más protagonismo y vuelven a estar interpretados respectivamente por Ralph Fiennes, Ben Whishaw y Naomi Harris.

Spectre engarza en la historia a las tres anteriores películas, formando así una tetralogía dentro de la saga Bond. Una obra sobre el legendario espía británico que arranca desde que obtiene su licencia doble cero para matar y evoluciona en un momento convulso mundialmente en que todo el sistema de espionaje tradicional está cambiando, pero como los clásicos nunca mueren, la evolución se produce hacia la recuperación de los mimbres sobre los que se ha gestado y desarrollado esta saga que se inició en 1962 con Dr. No, y que con esta entrega hace ya un total de 24 películas llenas de acción trepidante, que han deleitado a varias generaciones de espectadores haciéndolos vivir emocionantes aventuras en un mundo de lleno de conspiraciones, armas sofisticadas, lugares exóticos, chicas guapas y coches de lujo.

viernes, 13 de noviembre de 2015

El reflejo de la vida en el espejo del teatro

La caída espiritual de un actor marcado por un intenso conflicto familiar, es el argumento de Flow, una película original, insólita, arriesgada y profundamente emocional. Un film rodado en nueve días con un equipo técnico de nueve personas. Toda una proeza que demuestra cómo hacer buen cine con pocos medios, con mucho que contar y con buenas ideas de cómo plasmarlo. A través de los personajes interpretados por el actor en el teatro, todos ellos reconocibles, se narra la evolución emocional del protagonista en su viaje al interior de sí mismo.

Flow es un drama existencial, un viaje a lo más profundo de un hombre cuya vida ha sido brutalmente arrasada. El descenso a los infiernos de un alma desgarrada, atormentada y desorientada. Tal como clama la frase promocional: "un film de acción interior".

Actores de renombre como Concha Velasco, Lluis Homar o Emilio Gutiérrez Caba, han prestado sus voces para algunos personajes secundarios que no aparecen físicamente en pantalla, sino que irrumpen en la historia sólo con la voz. Además de la vigorosa interpretación de Juan del Santo como protagonista absoluto, caben destacar, como elementos que añaden valor y ayudan a dar cuerpo al conjunto del film, una poderosa partitura musical de Alberto Torres y un gran trabajo de localización de exteriores con magníficos paisajes naturales.

El año pasado en la gala de premios de Cinemanet tuve ocasión de conocer a Juan del Santo y David Martínez, que presentaban Flow, el debut como protagonista de uno y opera prima como director del otro, siendo ambos coguionistas y coproductores del film. El trailer de esta película me resultó tan sugerente que le dediqué un post en este mismo blog.

Un año después Flow llega a las salas comerciales tras un intenso periplo por diferentes festivales internacionales, que se ha saldado con un palmarés de 8 premios, 3 de los cuales han sido a mejor actor para su protagonista.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Periodismo vs. política

El ex-presidente de los Estados Unidos George W. Bush protagonizó numerosas polémicas y controversias durante su mandato. Una de ellas fue la destapada por un programa televisivo de periodismo de investigación que emitió un reportaje en que se ponía en tela de juicio el expediente militar del presidente. La historia del equipo de periodistas que realizaron este reportaje y la reacción de políticos y militares ante tal revelación, es lo que nos cuenta La verdad (Truth), el debut como director del guionista James Vanderbilt, responsable de libretos como Zodiac o Basic.

El propio Vanderbilt ha escrito el guión de La verdad, basado en el libro Truth and Duty: the press, the president and the priviledge of power, de la periodista Mary Mapes, la protagonista de la historia. Como director ha optado por una realización de corte clásico, poco arriesgada pero eficaz y bien resuelta. Mantiene el interés en todo momento y dosifica correctamente los giros que va dando la trama. Maneja bien el tempo narrativo, y eso en un debutante es bastante meritorio.

Por otra parte también hay que reconocer que se encuentra amparado por un elenco de actores de primera línea, con Cate Blanchett y Robert Redford al frente. Les secundan Dennis Quaid y Topher Grace.

Quaid y Grace habían trabajado juntos en In good company, y al igual que en aquella ocasión, funcionan muy bien en pantalla interpretando personajes antagónicos. Si en In good company representaban la antigua y la nueva escuela sobre cómo hacer negocios, en esta ocasión se contrapone el estilo de investigación de un militar veterano con el de un periodista escurridizo de nueva generación.

Robert Redford aporta ese aura de figura mítica que con solo su presencia se justifica que salga en la película. Y Cate Blanchett hace gala de una fuerza en pantalla que cautiva al espectador. Su personaje lleva toda la carga emocional del film, y su interpretación hace esa emoción real aportando un valor añadido a la historia de manera que la película no sea una mera reconstrucción de un hecho real sino que tenga algo más.

Gracias a Sensacine por la invitación al preestreno de esta película.