Entrada destacada

Secuelas tardías, ¿una buena idea?

Hace poco se publicaba el primer teaser de Blade Runner 2049 , cuyo estreno está previsto para octubre de este año. Se trata de la secuela ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 23 de agosto de 2015

Quiero ser una estrella de Rock

La guionista de Juno, Diablo Cody, y el director de El silencio de los corderos, Jonathan Demme, unen talentos en Ricki (Ricki and the flash), una comedia sobre una cantante de Rock que cierto día recibe la llamada de su ex-marido, casado en segundas nupcias y que ha criado a sus tres hijos en un ambiente elitista muy alejados del estilo de vida de la madre, debido a que la hija de ambos ha caído en una profunda depresión al ser abandonada por su marido. La madre va a pasar unos días con su hija y durante su estancia salen a flote las heridas del pasado familiar, así como los contrastes clasistas derivados de los distintos modos de vida de cada uno.

Protagoniza Meryl Streep, sensacional como siempre, en un registro poco habitual en ella. La secunda Kevin Kline, también estupendo. En realidad es una película de actores en los que todos rezuman autenticidad en sus interpretaciones, mérito también de un buen trazado de personajes en el guión. De los secundarios cabe destacar a Rick Springfield, compañero de la protagonista en la banda de rock y también en el plano sentimental, así como Mamie Gummer en el rol de la hija desquiciada.

La música juega un papel muy importante en la película con temas míticos de Bruce Springsteen, U2, o incluso de Lady Gaga, versionados para la ocasión por la banda de rock protagonista. El director maneja muy bien las emociones consiguiendo momentos que tocan la fibra sensible del espectador. Tiene algún detalle en que se le va un poco de las manos y puede rozar lo grotesco en lo que se refiere a marcar el contraste de los estilos de vida tan distintos que llevan unos y otros.

Es en definitiva un film que trata sobre almas desgarradas, por los errores del pasado, que van en busca de redención, en un contexto de comedia agridulce que alcanza algunos momentos de gran intensidad emocional.

No hay comentarios: