Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

sábado, 25 de julio de 2015

La invasión de los videojuegos

En los años 80 la NASA envía al espacio una sonda en busca de vida extraterrestre. En ella se incluían documentos gráficos de la cultura y costumbres de la Tierra. Uno de los temas de este material eran los videojuegos de moda en aquella época: Pac-Man, Donkey Kong, Galaga, etc, y los alienígenas se lo han tomado como una declaración de guerra, de manera que vienen a invadirnos adoptando la forma y las reglas de aquellos juegos, y destrozando en forma de píxeles gigantes todo aquello que tocan. Es la premisa argumental de Pixels, una comedia de ciencia ficción dirigida por Chris Columbus, protagonizada por Adam Sandler y producida por ambos.

Estéticamente está muy lograda en lo que se refiere al grafismo de aquellos años, por lo que resulta atractiva a la hora de empatizar con el espectador por la vía nostálgica. También se antoja interesante la idea de convertir los píxeles en algo físico. Es como dar la vuelta al concepto de Tron: si en aquella un humano se digitalizaba para convertirse en un personaje de videojuego, ahora son los muñecos virtuales los que adoptan corporeidad en nuestro mundo físico.

Ecos también de una película de 1984 titulada Starfighter: la aventura comienza, en la que un adolescente que batió récords en un videojuego era reclutado por una fuerza intergaláctica para combatir en una guerra interestelar. Del mismo modo en Pixels los héroes que deben enfrentarse a la amenaza alienígena son aquellos que en su adolescencia eran los cracks de estos videojuegos.

El mayor defecto de la película estriba en que quema todos los cartuchos argumentales demasiado pronto, por lo que tiene un buen arranque pero el interés va de más a menos a lo largo del metraje.

A Sandler le acompañan el cómico Kevin James, Michelle Monaghan, vista en Código fuente o Mission: Impossible III, Peter Dinklage, conocido por la serie de TV Juego de Tronos, y Josh Gad, que encarnó al cofundador de Apple Steve Wozniak en Jobs.

Pixels es en definitiva una aventura ligera, entretenida y divertida, de estética retro, muy apropiada para pasar el rato en una sala de cine huyendo del calor veraniego.

lunes, 20 de julio de 2015

Es duro hacerse mayor

En los años 2007, 2008 y 2009 la factoría Pixar estrenaba consecutivamente tres joyas cinematográficas: Ratatouille, Wall-E y Up, respectivamente. Se caracterizaban por presentar unos planteamientos que a priori se antojaban absurdos, ilógicos y totalmente surrealistas, y sin embargo al final el resultado fue espectacular. Lograron hacer creíble lo inverosímil y alcanzar un grado de calado emocional de gran profundidad en los personajes. La trama de una rata que se convierte en el mejor chef de París, o la historia de amor entre dos robots que no hablan, sólo emiten sonidos, y la odisea de un anciano cascarrabias que para evitar un desahucio se va de viaje volando en su casa suspendida en el aire por miles de globos. Planteamientos y conceptos surrealistas que los genios de Pixar han sabido transmitir de forma nítida, creíble y con un poderío visual sin parangón.

Después de este trío de ases volvieron a retomar historias anteriores con las secuelas Cars 2, Toy Story 3 y Monstruos University, además del cuento celta Brave. Se echaba ya de menos otro manantial de creatividad y originalidad, otro torrente de nuevos conceptos y despliegue desmesurado de imaginación. Y por fin ha llegado: Del revés (Inside out) es la nueva joya fílmica de Pixar. La trama es muy sencilla: un matrimonio con una hija de 11 años se traslada de Minnesota a San Francisco por motivos laborales del padre, lo cual lleva a la niña a tener ciertos problemas de adaptación: nuevo colegio, nuevos amigos, nueva casa, etc. Lo interesante es que en base a este hilo argumental nos cuenta lo complicado que es hacerse mayor a través de las emociones de una pre-adolescente llena de recuerdos felices de su infancia. Los protagonistas son las emociones de la niña: Alegría, Tristeza, Asco, Ira y Miedo.

El concepto es muy abstracto pero el resultado final de la película es una obra maestra emocionalmente candente, visualmente poderosa y narrativamente impecable. Sin duda una de las mejores películas del año. En estos tiempos en los que la cartelera se ve plagada continuamente de secuelas, precuelas, remakes y reboots, tiempos en los que el espectador medio tiene la sensación de que todo está inventado y el cine ya no puede sorprender con conceptos nuevos, es en estos momentos en los que un film como Del revés supone una bocanada de aire fresco que nos demuestra con contundencia que todavía quedan cosas nuevas por mostrar y conceptos nuevos que explorar en el terreno audiovisual. Es una película que reconcilia al espectador hastiado con una industria cinematográfica saturada de personajes y tramas a las que lleva treinta años sacando jugo a base de vueltas de tuerca.

Del revés es algo nuevo, agradable, entrañable, divertido, emocionante, dinámico, positivo e innovador, que supone un canto a la importancia de la familia y la amistad en la vida de una persona.

Por cierto, el cortometraje proyectado antes de la película también merece una mención especial por su originalidad. Se titula Lava y es una historia de amor entre dos volcanes narrada en forma de canción. Sin comentarios.

domingo, 12 de julio de 2015

Nostalgia jurásica

Jurassic Park fue un éxito sin parangón en 1993. Su segunda parte, El mundo perdido, también fue bastante exitosa, y resulta entretenida y espectacular, aunque esté por debajo de su antecesora. Luego llegó Parque Jurásico III, una tercera parte en la que Spielberg se quedó en las funciones de producción, cediendo la dirección a Joe Johnston, responsable de títulos como Rocketeer, Capitán América o Jumanji. A nivel técnico es impecable pero la historia carecía de sentido, y quizá fue el motivo de su relativo fracaso. La primera exponía los riesgos del proyecto del parque, la segunda nos mostraba la trastienda, otra isla en la que experimentaban antes de enviar a los dinosaurios a exhibirse ante los turistas, y la tercera entrega no aportaba nada a la evolución de esta historia, ya que simplemente se trataba de una aventurilla de un niño que por accidente cae en la isla y sus padres buscan la ayuda del doctor Grant para rescatarlo. Salvo la irrupción de los pterodáctilos la cinta no aportaba nada nuevo.

La evolución lógica a las dos primeras habría sido la apertura del parque una vez subsanados los defectos del primer intento. El sueño de John Hamond hecho realidad. Y ese momento ha llegado 22 años después de la primera entrega. Estamos en Jurassic World, un enorme parque temático que recibe miles de visitantes cada día. Lleva diez años funcionando y las criaturas ya no impresionan tanto como al principio, de manera que a los responsables del parque no se les ocurre otra cosa que jugar con los genes para inventarse un dinosaurio híbrido con ADN de distintas especies, haciéndolo más grande, más fiero, y el gran error, más inteligente.

El único actor del elenco que enlaza con la primera película es BD Wong, en el papel de Henry Wu, el ingeniero jefe que juega con los genes. Por otra parte los nuevos rostros que protagonizan la película son Chris Pratt, al que vimos en Guardianes de la galaxia, en el rol de un cuidador de velocirraptores, Bryce Dallas Howard en el papel de la ejecutiva que regenta el parque, Vincent D'Onofrio en un personaje algo pasado de vueltas que busca la forma de utilizar la destreza de los velocirraptores con fines militares, y los niños Ty Simpkins y Nick Robinson que interpretan a los sobrinos de la ocupada y estresada gerente.

Dirige Colin Trevorrow, aunque la sombra de Spielberg es tremendamente alargada. La película está bien construida y rezuma nostalgia por todas partes, desde el uso de la música original de John Williams hasta los decorados abandonados del parque original. Resulta en general una muy digna secuela de la saga, si bien los nuevos personajes no tienen la misma fuerza que los originales de la película primigenia. Trepidante, espectacular, entretenida, y con la moraleja en la historia de que la ambición desmedida nos lleva a cometer una y otra vez los mismos errores.

domingo, 5 de julio de 2015

Gala de Premios Cinemanet 2015

El pasado 24 de junio de 2015 tuvo lugar en el Caixa Forum de Madrid la III edición del premio ¡Qué bello es vivir! y la VI edición del premio Personaje de la asociación de cine Cinemanet.

En esta ocasión se han otorgado cada uno de los galardones en dos categorías: película europea y película del resto del mundo. El premio Personaje a una película europea fue para Mina, la protagonista de Rastros de sándalo, y en la categoría "resto del mundo" para Greta y Dan de Begin again.

Por otra parte el premio ¡Qué bello es vivir! a película europea fue otorgado ex aequo a Dos días y una noche, y a Amanece en Edimburgo. En la categoría "resto del mundo" fue para Un viaje de 10 metros.

Como en ocasiones anteriores Galax Pictures se ha encargado de cubrir el evento. Este es el vídeo: