Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

jueves, 8 de enero de 2015

El primer ordenador del mundo

En los últimos años se han retratado en el campo de la ficción distintos puntos de inflexión en la historia de la informática. Así podíamos ver el origen de Facebook en La red social, de David Fincher, o cómo se perpetró el nacimiento de la marca Apple en el film Jobs, o incluso en televisión se puede ver actualmente la serie Halt and catch fire, en torno al auge de los conocidos como "PCs clónicos" a principios de los años 80.

Ahora llega a la gran pantalla la película The imitation game: Descifrando Enigma, del director noruego Morten Tyldum en una coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido, que cuenta la vida de Alan Turing, un brillante matemático que creó un artilugio para descifrar las máquinas de cifrado Enigma de los nazis durante la II Guerra Mundial. Fue la primera que construyó, y posteriormente continuó su labor en este campo dando lugar a lo que se conocieron como "máquinas de Turing", que son la base de los ordenadores actuales.

La película es sensacional narrativamente. El buen ritmo se mantiene durante todo el metraje y el relato transcurre en tres tiempos: principios de los años 50, en que se descubre su homosexualidad y es condenado por ello según las leyes de aquel momento, los años de la II Guerra Mundial, que cuenta su trabajo para desencriptar las comunicaciones alemanas y compone el núcleo central de la película, y la infancia del protagonista, a la que acude en varios flashbacks para explicar ciertos rasgos de su personalidad como adulto.

La interpretación de Benedict Cumberbach como el excéntrico genio de la computación es brillante. Ya suenan los rumores de posibilidad de Oscar. De momento está nominado a los Globos de Oro. La película tiene en total cinco nominaciones. Le acompañan en el reparto Keira Knightly, Mark Strong, Charles Dance, Matthew Goode y Allen Leech, este último conocido especialmente por la serie televisiva Downton Abbey.

El conjunto viene realzado por una inspiradora partitura musical del prolífico Alexandre Desplat, que ya el año pasado había musicalizado otra historia de la II Guerra Mundial en Monuments Men. Por otro lado cabe destacar un nombre español en el apartado técnico: Óscar Faura, director de fotografía de títulos como El orfanato o Lo imposible.

The imitation game es una gran película sobre guerra, ciencia y tecnología que trasciende estos temas para encontrar su esencia y la conexión con el público en un plano más profundo, en el que un grupo de personas debe enfrentarse a grandes dilemas morales al utilizar la información obtenida de su trabajo de descifrado. La información es poder y el poder conlleva grandes responsabilidades al hacer uso del mismo. Por otra parte vemos cómo el protagonista se enfrenta a un sistema en el que no encaja, y su tormento por ser un genio incomprendido y ver su vida privada comprometida por un sistema legislativo injusto.

No hay comentarios: