Entrada destacada

El booktrailer de Historia de un blog de cine

Enlaces relacionados: Presentación del libro Historia de un blog de cine . Galax Pictures, el libro .

Busca en Galax Pictures Cine Blog

viernes, 8 de agosto de 2014

Lo peor sigue siendo el título

En 2010 se estrenaba Cómo entrenar a tu dragón y ya en ese momento dije que el título era lo único malo que tenía la película. Ahora llega la secuela y sigue en la misma línea. Se titula Cómo entrenar a tu dragón 2, y el contenido del film se mantiene a la altura de su predecesora tanto a nivel técnico como en el calado emocional de sus personajes.

Se refuerzan los temas tratados en la anterior como la conciliación por el diálogo en vez de por la fuerza, los vínculos afectivos entre padres e hijos, en este caso tocando la fase de la madurez de los vástagos, encontrar la propia identidad de uno mismo sin descuidar las responsabilidades que se deben asumir en la vida. Pero sobre todo el gran tema de la historia sigue siendo la amistad. Se refuerza incluso el mensaje sobre cómo tratar a tu mascota. La convivencia entre vikingos y dragones es tal que se trasluce un fuerte sentimiento amistoso ya no sólo entre humanos sino también entre éstos y sus respectivos animales lanzallamas de compañía. Es posible que alguno vea a su perro o a su gato con otros ojos después de disfrutar con esta delicia animada de la factoría Dreamworks.

La trama nos lleva a mostrarnos el lado oscuro del entrenamiento de los dragones. Mientras en la aldea del protagonista todos conviven en armonía con estos seres mitológicos, en otro lugar un siniestro guerrero también trata de amaestrarlos pero no con fines pacíficos sino para controlarlos y formar un ejército con el que conquistar y dominar otros territorios.

La película ofrece unas secuencias aéreas espectaculares, y además se recrea en las mismas. Gran parte del metraje transcurre en el aire. Es trepidante, divertida, entrañable y, en alguna que otra secuencia, emocionante. Otro de los grandes títulos del verano junto con El amanecer del planeta de los simios.