Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

viernes, 29 de agosto de 2014

La veteranía es un grado

Stallone y sus amigos han vuelto: Los mercenarios 3. En esta ocasión deben enfrentarse con un antiguo miembro del grupo que se pasó al lado oscuro y al que creían muerto. Tras un primer enfrentamiento uno de ellos cae herido y el bueno de Stallone, actuando cual patriarca, se preocupa por sus chicos y decide que para esa misión debe contratar a un grupo más joven que su habitual caterva de veteranos colaboradores.

Repiten desde la primera entrega Jason Statham, Randy Couture, Dolph Lundgren, Jet Li, Schwarzenegger y Terry Crews. Por otra parte hay nuevos fichajes tanto de la vieja como de la nueva escuela. En el comando de nueva generación encontramos a Kellan Lutz, salido de la saga Crepúsculo, Glen Powel, secundario en El caballero oscuro: la leyenda renace, y los debutantes Ronda Rousey, una deportista de lucha libre femenina que entra en el mundo del cine con esta película, y Víctor Ortiz, que también debuta en la gran pantalla.

Por otro lado tenemos a Wesley Snipes, que encaja como un guante en el grupo, Antonio Banderas, que tiene el papel más cómico de la función, y lo hace muy bien encarnado a un ex-legionario español, Mel Gibson, haciendo de villano con gran peso en pantalla a pesar de que sobre el guión el personaje apenas tiene trazo, Kelsey Grammer, que hace de reclutador, y finalmente tenemos a Harrison Ford sustituyendo a Bruce Willis como director de la Agencia que encarga las misiones a estos soldados de fortuna.

La veteranía es un grado y se nota. De hecho las bravatas de los más jóvenes queriendo hacerse los duros palidecen sin remisión ante las chulerías de sus mayores curtidos en mil batallas. Sigue funcionando como un reloj la fórmula de autoparodia mezclada con tiros y explosiones a la antigua usanza. Dirige en esta ocasión Patrick Hughes para el cual este es su segundo largometraje tras Red Hill, película de bajo presupuesto que llamó la atención de Stallone y decidió ver lo que podía hacer este chico con más medios técnicos.

Globalmente dentro de la saga se puede decir que esta es la más floja de las tres, pero con muy poca diferencia. Mantiene bien el tipo, pero el problema es que no ofrece nada nuevo relevante. La primera entrega tiene el mérito precisamente de ser la primera. Los mercenarios 2 pulía los defectos técnicos de la anterior y mantenía el tono que la hacía atractiva. En esta tercera parte el tono se mantiene y la técnica sigue siendo buena. Se ha pretendido aportar el valor añadido de introducir el tema del relevo generacional, pero ese distintivo no acaba de funcionar porque los más jóvenes resultan algo sosos al lado de las viejas glorias, de modo que entre los nuevos fichajes se alzan como grandes triunfadores Mel Gibson como villano y Antonio Banderas como cómico. Así pues queda una nueva estupenda película de acción ochentera orquestada por Stallone para los seguidores del género. Personalmente me ha gustado y lo he pasado muy bien.

No hay comentarios: