Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 27 de octubre de 2013

Desesperada búsqueda contrarreloj

El director canadiense Denis Villeneuve, que llamó la atención internacionalmente, tanto a nivel de crítica como de público con su tenso thriller Incendies, una coproducción franco-canadiense, vuelve ahora con el mismo género y estilo en una producción totalmente hollywoodense: Prisioneros. Esta vez el resultado es aun más redondo que el del film anterior, con una atmósfera tensa desde el primer fotograma hasta el último, y dos grandes interpretaciones de Hugh Jackman y Jake Gyllenhal. Les secundan estupendamente Terrence Howard, el compañero de Robert Downey Jr en Iron Man, Viola Davis, nominada al Oscar por Criadas y señoras, y Paul Dano, visto el año pasado en Looper. Completan el reparto Maria Bello y Melissa Leo.

La trama es sencilla: en un pequeño pueblo estadounidense dos matrimonios vecinos se reúnen para celebrar el día de Acción de Gracias. Durante la jornada las hijas menores de ambas familias desaparecen mientras juegan en la calle. Todos los indicios apuntan a un chico introvertido con problemas psicológicos, pero no hay pruebas concluyentes de su culpabilidad y las dos niñas continúan en paradero desconocido. Comienza entonces una angustiosa y desesperada búsqueda contrarreloj para encontrarlas antes de que sea demasiado tarde.

El ritmo narrativo es cautivador y la ambientación está muy conseguida gracias a una magnífica fotografía en tonos fríos y una inquietante partitura musical, empleada adecuadamente para subrayar los momentos que lo requieren. Pero lo que realmente hace estar a este thriller por encima de la media es un guión sin agujeros, que deja todos los cabos atados, y además ofrece un sólido trazado de personajes. Se pueden ver así las distintas reacciones de los padres ante el secuestro de sus hijos. En cada matrimonio hay uno más fuerte y otro más débil. En un caso es el hombre el fuerte y la mujer la débil mientras en la otra pareja ocurre lo contrario. Hay quien a pesar del dolor se resigna ante la tragedia, y hay quien es capaz incluso de tomarse la justicia por su mano con tal de encontrar a su hija. Por tanto podemos encontrar todo un abanico de reacciones y relaciones humanas en una situación límite, sin olvidar al policía que se encarga de la investigación con el cual también se establece una tensa relación.

Unos personajes de gran calado dramático estupendamente encarnados por los actores que los interpretan. Jackman y Howard son los padres de las víctimas, Bello y Davis las madres, Gyllenhal es el policía, Dano es el chico problemático y Leo hace de pariente de este personaje.

Suspense a la antigua usanza, sin efectismos, tan solo un guión sólido con una trama bien urdida, buenos actores y una dirección con garra. Una película totalmente recomendable.


Leer critica Prisioneros en Muchocine.net

lunes, 21 de octubre de 2013

Verano indie

Gracias a Sensacine por el agradable rato que supuso el preestreno de El camino de vuelta, que se estrenará el próximo 25 de Octubre.

Se habla mucho de la "fórmulas" para hacer películas como churros en el caso de las superproducciones de los grandes estudios. Sin embargo en los últimos años el llamado "cine independiente", o cine indie, llamado así por no depender de las majors, caracterizadas por ser películas de bajo presupuesto y una supuesta mayor libertad creativa, también ha desarrollado sus propias fórmulas. La que hoy nos atañe es aquella que consiste en hacer una tragicomedia de tono agridulce, con un tratamiento realista de la ambientación y una galería de personajes un tanto estrafalarios, para poner de relieve conflictos humanos en relaciones de amistad y familiares. Normalmente estas producciones cuentan además con algún que otro rostro conocido que ha rebajado su caché para participar en el proyecto, y suelen ser actores que alternan blockbusters con películas indie.

En esta línea han tenido gran repercusión en la taquilla internacional títulos como Entre copas, Juno o Pequeña Miss Sunshine. Siguiendo esta estela los actores Nat Faxon y Jim Rash escriben el guión y se ponen detrás de la cámara para debutar en la dirección con El camino de vuelta (The way, way back), en la que cuentan las peripecias veraniegas de un adolescente retraído que debe pasar las vacaciones con su madre, el nuevo novio de ésta y la hija adolescente de éste, acompañados de varios vecinos. Todos estos adultos forman una panda de hippies trasnochados cuyos hijos tienen los traumas propios de los hogares desestructurados.

El adolescente protagonista encuentra una vía de escape en la compañía de otra chica de su edad con problemas similares y la amistad del excéntrico gerente de un parque acuático, interpretado magistralmente por el actor Sam Rockwell, que se convierte en la estrella de la función con diferencia sobre sus compañeros de reparto, aunque todos ellos están estupendos en sus respectivos roles, incluso los directores del film, que se han reservado sendos papeles secundarios. La amiga del protagonista la interpreta AnnaSophia Rob, la joven protagonista de Soul Surfer. También cabe destacar a Maya Rudolph, a la que vimos vestida de novia en La boda de mi mejor amiga, y a Toni Collette, la otrora protagonista de La boda de Muriel que aquí hace el papel de madre del protagonista, encarnado por el joven actor Liam James. Completan el reparto Steve Carell, Allison Janney y Amanda Peet.

El resultado de El camino de vuelta es una película interesante antropológicamente, por las relaciones humanas que retrata, que se presta al debate tras el visionado del film. Divertida, sencilla en cuanto puesta en escena, agradable de ver y con un ritmo narrativo correcto. Quizá al principio tarda un poco en arrancar pero pronto remonta el vuelo y al final deja buen sabor de boca.


Leer critica El camino de vuelta en Muchocine.net

domingo, 13 de octubre de 2013

Tengo un caracol de carreras


Gracias a Sensacine por un rato agradable y divertido en el preestreno de Turbo, que llegará a la cartelera el próximo 18 de Octubre.

Tras la exitosa aventura prehistórica de Los Croods el pasado mes de marzo, la factoría Dreamworks vuelve a las pantallas con una nueva película de animación titulada Turbo. El argumento versa sobre un caracol de jardín que debido a un accidente adquiere superpoderes, como si de un bólido de carreras se tratara, lo cual le lleva a cumplir su sueño dorado: competir en las 500 millas de Indianápolis, cometido que consigue llevar a cabo con la ayuda de un chico mexicano.

La trama de un caracol con vocación de piloto de carreras suena tan delirante como la de una rata que quiere ser cocinero, tal como ocurría en Ratatouille, esa joya del Séptimo Arte perpetrada por Pixar. Sin embargo el trazado de personajes en el presente film es algo más superficial, y el desarrollo narrativo más convencional, por lo que a pesar de que el punto de partida se antoje muy original, y se consiga dar un grado de verosimilitud bastante aceptable a la disparatada propuesta, el resultado final es el de mero entretenimiento, eso sí, de primera línea, sin llegar a las cotas cinematográficas alcanzadas por Ratatouille.

Parece que últimamente las carreras de coches son fuente de inspiración para los animadores. Como muestra tenemos las dos entregas de Cars y el videojuego automovilístico en que se centraba la acción de ¡Rompe Ralph!, en la que curiosamente el villano es tocayo de este caracol fugaz que ahora nos ocupa. Turbo es un película que encanta a los críos y divierte a los mayores. Es muy fresca, entretenida y vibrante en las secuencias de acción automovilística. Supone un prometedor debut para el director canadiense David Soren en el largometraje de animación. Anteriormente había dirigido dos cortos animados basados en la saga Madagascar.

Finalmente se puede concluir con que resulta un cocktail de referencias que van desde el cine de superhéroes al de competiciones deportivas con la clásica historia de fondo sobre un soñador incomprendido que acaba cumpliendo su sueño contra viento y marea.


Leer critica Turbo en Muchocine.net

domingo, 6 de octubre de 2013

2013, un accidente en el espacio

El director mexicano Alfonso Cuarón, artífice de la versión modernizada del clásico de Dickens Grandes esperanzas, así como la tercera entrega del famoso niño mago, Harry Potter y el prisionero de Azcaban, y el relato futurista Hijos de los hombres, nos trae ahora la que posiblemente sea la mejor película del año: Gravity. Dos astronautas en una misión espacial sufren un accidente de forma que su nave queda inservible para volver a la Tierra.

Una película sobre la supervivencia, con una reflexión en torno a la superación de los traumas y seguir adelante, porque la vida sigue y hay que vivirla pase lo que pase. Dos únicos actores en pantalla: Sandra Bullock y George Clooney, ambos sensacionales, especialmente Bullock, que lleva todo el peso dramático de la gran aventura.

El ambiente fascinante de realismo espacial conseguido por este film se puede equiparar a lo que supuso en este aspecto en su momento 2001: Una Odisea del espacio. La película de Cuarón es visualmente innovadora, y esas maravillosas imágenes, que suponen un regalo para la retina, son acompañadas de una vibrante partitura de Steven Price que encaja perfectamente en el conjunto, así como un ajustado montaje de sonido que utiliza los silencios de forma magistral.

Gravity es un claro ejemplo de que para hacer una gran película no es necesario alargar el metraje. La película dura 90 minutos, la mejor hora y media cinematográfica del año. Mezcla hábilmente los momentos intensos, dramáticos y poéticos. Cada uno de estos elementos se dan en la dosis adecuada manteniendo un casi mágico equilibrio. Quizá sólo en algún instante dramático roza la línea del exceso, pero sin romper la armonía global del film.

Hacía tiempo que no salía del cine con la sensación de haber visto algo que pasará a la historia del Séptimo Arte. Y además tiene la ventaja de que es recomendable para cualquiera. Muchas películas, independientemente de que me gusten o no, me puedo atrever a recomendarlas a unos o a otros dependiendo de quien me pregunte por tal o cual película. Sin embargo en este caso sería capaz de recomendársela a todo el que me pregunte por ella. Precisamente cuando vi los trailers pensaba que a pesar de ser buena, por las críticas que se habían publicado, podría no gustar a todo el mundo porque parecía algo agobiante, y hay gente a la que no le gusta pasarlo mal en el cine, yo el primero. Sin embargo me encontré con la sorpresa de una obra maestra que en ningún momento se hace desagradable o asfixiante. Al contrario, el drama humano de trasfondo la hace optimista, con mensaje positivo incluido.

Gravity es espectacular, equilibrada, emocionante, poética e innovadora. ¿Qué más se puede pedir? Pues que le den varios Oscar.


Leer critica Gravity en Muchocine.net