Entrada destacada

Promo de Galax Pictures 2017

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 17 de diciembre de 2012

Un día para la nostalgia



El pasado sábado 15 de diciembre tuvo lugar el Community Day navideño de Sensacine, en que tuvimos el privilegio de ver ¡Rompe Ralph!, la nueva producción Disney que llegará a las pantallas el próximo día 25. De ella hablaré en otro post, pero anticipo que es impresionante.

Lo que ahora nos ocupa es el cuarto Comunnity Day de Sensacine. El primero fue en verano de 2011 con Paul, luego en diciembre The Artist, este pasado verano Prometheus y ahora le ha tocado al mundo de los videojuegos con ¡Rompe Ralph! Tras la proyección de la película contamos con una mesa redonda en la que los especialistas en videojuegos de la revista Hobby Consolas, desgranaron la ingente cantidad de referencias y guiños que el film hace a los videojuegos de todas las épocas, pero especialmente a los de antes, a los pioneros de los años 80.

Es increíble la gran evolución técnica que han tenido las consolas y los gráficos de estos juegos en tan sólo tres décadas. Toda una industria que mueve grandes fortunas y millones de usuarios y fans en todo el mundo. La película ¡Rompe Ralph! trata del mundo de los videojuegos por dentro, como Tron y su secuela Tron: Legacy, con juegos que imitan a los existentes en la realidad pero diseñados especialmente para las películas. Otros títulos que trataban el tema, pero con la trama desarrollada en el mundo real, fueron Juegos de guerra, con Matthew Broderick encarnando a un avispado adolescente que se infiltra en la computadora central del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. También en esa época hubo una película bastante olvidable pero con un argumento curioso: una máquina recreativa con un juego de "marcianitos" se trata en realidad de una herramienta de reclutamiento de seres de otra galaxia para fichar pilotos combate. La película se titulaba Starfighter: la aventura comienza.

A finales de los 80 y principios de los 90 en las salas recreativas aparecían numerosos videojuegos basados en las películas del momento: Robocop, Las tortugas Ninja ó Moonwalker son algunos ejemplos. Especialmente el caso de Moonwalker era curioso porque se trataba de un juego inspirado en la película musical homónima a mayor gloria de Michael Jackson, y la banda sonora del mismo estaba formada por algunos temas del Rey del Pop, como Bad ó Smooth Criminal, en versión instrumental y con sonido estéreo.

A estas alturas ya se ha generado una simbiosis entre cine y videojuegos de forma que no sólo éstos se nutren del celuloide sino que también el Séptimo Arte busca inspiración llevando a la gran pantalla a los personajes nacidos en las consolas. En 1993 se dio el primer paso con Super Mario Bros, encarnado por Bob Hoskins y con Dennis Hopper como villano. Una atractiva propuesta que no llegó a cuajar. Sin embargo el videoclip que mostraba imágenes de la película con la emotiva canción de Roxette Almost unreal, estaba bastante bien. A partir de ahí se han ido adaptando otros juegos dando lugar incluso, algunos de ellos, a sagas con varias entregas, como es el caso de Resident Evil, Street Figther ó Tomb Raider.

En fin, he aprovechado la ocasión para hacer un poco de retrospectiva sobre la vinculación entre el cine y los videojuegos como complemento a lo que se habló y debatió el otro día en el Comunity Day de Sensacine. Un divertido y entrañable día dedicado a la nostalgia de las salas recreativas.

3 comentarios:

Jose Joaquin G.H dijo...

Muy bueno como siempre Ramon... un abrazo.

Ryo Hazuki dijo...

Muy buena entrada, recuerdo bien cuando se estreno Super Mario Bross en 1993, genial la canción de Roxette muy superior a la peli. Tengo muchas ganas de ver Rompe Ralph tiene muy buena pinta y si dices que es muy buena más ganas dan de verla, además del corto Paperman otra maravilla.

Saludos!!! :)

Ramón Ramos dijo...

Jose Joaquin G.H y Ryo Hazuki
gracias por vuestros comentarios.

Saludos,