Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 29 de agosto de 2012

Puliendo el diamante en "bruto"


Hace dos años Sylvester Stallone llevó a cabo el personal proyecto de reunir a los grandes astros del cine de acción en una sola película con Los mercenarios, asumiendo tareas de guión junto a Dave Callaham, producción, dirección e interpretación. Ahora llega la secuela, Los mercenarios 2 (The expendables 2), en la que el guión lo ha co-escrito con Richard Wenk, responsable de libretos como el de 16 calles ó The mechanic. Esta vez ha delegado la dirección en Simon West, responsable de títulos como Con Air ó Lara Croft: Tomb raider, y eso se nota especialmente en un montaje de las secuencias de acción menos tosco y más elaborado. Es como si la primera parte fuese un diamante en bruto, en todos los sentidos, y ahora se han pulido las asperezas.

Por otra parte los actores son buenos amigos, se lo han pasado bien trabajando juntos y ese buen rollo se transmite al espectador. Tienen mucho contacto físico, pero también buena química entre ellos.

Los guiños autoparódicos a sus respectivos personajes más memorables y las bromas entre ellos, especialmente en relación a su edad, son continuas a lo largo del metraje. Bruce Willis y Schwarzenegger tienen más papel que en la anterior entrega. Como nuevos fichajes tenemos a Chuck Norris muy en su línea y a un sorprendente Jean-Claude Van Damme encarnando al villano de la función, y la verdad es que lo hace muy bien. Posiblemente sea el mejor papel de su carrera, además de aquel experimento titulado JCVD, del director de la reciente La fría luz del día. De nueva generación han fichado a Liam Hemsworth en el rol de un joven francotirador de élite, y a Nan Yu, actriz china de mirada perturbadora, que encarna a una agente de la CIA.

La fotografía suavemente degradada realza el tono de acción física de la vieja escuela. Los efectos especiales resultan en general convincentes, a pesar de algunos planos en los que se quedan un poco cortos, sobre todo en comparación con lo que estamos acostumbrados a ver hoy en día. No obstante lo digital no es lo que prima en esta producción sino más bien lo analógico, lo físico, es decir, la pirotecnia y las coreografías de los combates cuerpo a cuerpo, y en esto la película cumple con creces.

Bien es cierto que es difícil calificar alto una película de estas características, pero opino que cada film debe ser valorado según la categoría en que compitan. En este sentido, dentro de su género se puede decir que estamos ante una muy buena película, muy entretenida, con mucho humor y mucha acción tanto de tiros como de persecuciones, explosiones y luchas cuerpo a cuerpo.



También lo puedes escuchar aquí: Ir a descargar

Leer critica Los mercenarios 2 en Muchocine.net

jueves, 23 de agosto de 2012

El cuento celta de Pixar

Tras dos años recurriendo a las secuelas de películas anteriores con Toy Story 3 y Cars 2, Pixar vuelve a una nueva historia original con Brave. Se trata de un cuento de espada y brujería ambientado en Escocia, con reminiscencias a Braveheart, o dentro del cine de animación 3D a títulos de su competidora Dreamworks como Shrek: Felices para siempre o Como entrenar a tu dragón, a pesar de que estas cintas no tenían lugar en la misma Escocia pero sí se recuerdan en algunos momentos en cuanto a la ambientación de pueblos guerreros se refiere.

El tema de fondo sobre las relaciones paterno filiales que el equipo de John Lasseter ya había explotado en Buscando a Nemo, lo retoma ahora en este film, con la diferencia de que en esta ocasión en vez de entre hijo y padre el conflicto de rebeldía se da entre hija y madre. La búsqueda de uno mismo y su propio destino es el leitmotiv del personaje principal, una princesa abocada a ser futura reina, pero con más alma de guerrera que de dama.

Técnicamente Pixar siempre da un paso adelante en la animación 3D con cada nuevo proyecto, y en este sentido mantiene con creces su reputación; los rizos pelirrojos de la princesa son buena prueba de ello. La espléndida partitura de Patrick Doyle, de estilo celta, consigue transmitir el ambiente adecuado a la acción y llega a tocar la fibra sensible en los momentos emotivos, especialmente al final del film.

En cuanto a la narración, al igual que ocurría en la producción Disney Enredados, es una película que va de menos a más. Comienza correctamente, para no ahuyentar a nadie, y va aumentando el interés a medida que avanza el metraje, dejando al terminar un buen sabor de boca. Finalmente la magia funciona.


También lo puedes escuchar aquí: Ir a descargar

Leer critica Brave (indomable) en Muchocine.net

domingo, 19 de agosto de 2012

La sombra de Bourne es alargada

Cinco años después de El ultimátum de Bourne, el guionista Tony Gilroy, encargado de los libretos de la trilogía sobre el famoso espía amnésico creado por el novelista Robert Ludlum, escribe una cuarta entrega y se pone detrás de la cámara para dirigir su tercera película, tras Michael Clayton y Duplicity, también de ambiente conspiratorio: El legado de Bourne (The Bourne legacy). Y no lo hace nada mal, de hecho conserva la estética de la saga y se acerca más a la primera entrega de Doug Liman en cuanto a movimiento de cámara, algo que se agradece especialmente en las escenas de persecuciones, que Paul Greengrass hizo demasiado caóticas en las dos secuelas que dirigió, sobre todo en El mito de Bourne.

Debido al revuelo ocasionado por Jason Bourne el proyecto secreto de entrenamiento especial de espías Treadstone se ve expuesto a la opinión pública. Ante el temor de un efecto dominó que descubra otros programas similares, la CIA decide cancelarlos, lo cual implica eliminar a los agentes correspondientes. Uno de ellos, Aaron Cross, logra zafarse de la encerrona y huye en una frenética carrera por sobrevivir, acompañado de una investigadora científica implicada en el proyecto, la doctora Martha Shearing. Ambos personajes son encarnados respectivamente de forma sólida y convincente por Jeremy Renner, visto últimamente en Los Vengadores y Mission:Imposible: Protocolo fantasma, y Rachel Weisz, la protagonista de la saga de La Momia. Les acompaña el siempre efectivo Edward Norton en el rol del mando de la CIA que lleva a cabo la operación de cierre de los programas.

La trama como enlace con la trilogía anterior está bien introducida, pero adolece de ofrecer algo más. Una vez puestas las cartas sobre la mesa no aporta mucho sobre el nuevo personaje, dependiendo en exceso de la sombra de Bourne como leitmotiv de la historia. No obstante los actores protagonistas y la eficaz realización de Gilroy son suficientes para mantener el interés durante todo el metraje, que dura algo más de dos horas.

Por tanto se puede concluir que la película funciona muy bien como film trepidante de espías, pero se queda en ser una más de tantas debido a la dependencia que tiene de la trilogía precedente, por lo que se echa en falta un mayor trazado del personaje principal.


También lo puedes escuchar aquí: Ir a descargar

Leer critica El legado de Bourne en Muchocine.net

miércoles, 8 de agosto de 2012

Un peluche muy macarra llamado Ted

Gracias a Sensacine por una divertida velada de cine con el preestreno de Ted.

Los sueños de los niños pertenecen a esa época inocente de la infancia y son maravillosos, pero todo tiene su momento y las etapas van pasando, dando lugar a otras nuevas con sus propias ventajas e inconvenientes. Las situaciones fuera de contexto a una edad inadecuada resultan desfasadas y grotescas. Este es más o menos el panorama que propone Ted, el debut en el largometraje de Seth McFarlane, artífice de la serie televisiva de animación Padre de familia.

En los años 80 un niño llamado John pide el deseo de que su oso de peluche, que le han regalado en Navidad, se convierta en un amigo de verdad y para siempre. En ese momento una estrella fugaz cruza el cielo y el muñeco cobra vida como si de Pinocho se tratase. Treinta años después tanto John como Ted viven la peor versión de sí mismos como dos adultos trasnochados anclados en sus iconos culturales ochentenos y viviendo el día a día entre colocones de hierba y cerveza. Mientras John intenta mantener una relación adulta con una chica Ted organiza fiestas con putas, drogas y alcohol. Al fin y al cabo su naturaleza como muñeco de peluche no requiere de madurar, adquirir compromisos, responsabilidades, etc. Sin embargo John es un adulto de 35 años y sí la vida le va exigiendo sentar la cabeza.

El planteamiento de la película desde un punto de vista sociológico y antropológico es muy jugoso, en cuanto al complejo de Peter Pan que se suele dar en los treitañeros, el miedo a lo que supone para una persona quemar etapas, madurar, en definitiva hacerse adulto. Sin embargo el tratamiento desdibuja un poco este trasfondo ya que opta por un enfoque de excesivo humor grueso que abunda en varios clichés de lo soez y obsceno como recurso para el gag cómico. Se regodea demasiado en los detalles más burdos, como las adicciones de los personajes, dejando menos tiempo de metraje para ahondar un poco más en su psicología, que podría haber dado más de sí. No obstante reconozco que me reí mucho y me lo pasé muy bien, pero al final queda una sensación de haber visto otra película veraniega de humor gamberro para pasar el rato, como Paul o La boda de mi mejor amiga, cuando el trasfondo del film daba juego para ir dos pasos más allá que los ejemplos citados.

Técnicamente la recreación digital del oso protagonista es impecable, y la voz se la pone el propio director del film. Lo secundan Mark Wahlberg, visto últimamente en Contraband y The fighter, y Mila Kunis, en un rol que recuerda al de Con derecho a roce, muy alejado de su gran interpretación en Cisne negro. Por lo demás cabe destacar que el ritmo es adecuado para una comedia de estas características, y consigue mantener el interés hasta el final.


También lo puedes escuchar aquí: Ir a descargar

Leer critica Ted en Muchocine.net

miércoles, 1 de agosto de 2012

Muchas preguntas y pocas respuestas

Sensacine ha convocado a sus colaboradores y seguidores para ver en primicia Prometheus, la nueva película de Ridley Scott.

Una expedición científica, financiada por una gran corporación, emprende un viaje a un lejano planeta en busca de la respuesta a la gran pregunta de la humanidad: ¿de dónde venimos? Evidentemente cuando llegan al lugar se encuentran algo con lo que no habían contado, y que por supuesto es muy peligroso. Vuelve Ridley Scott al universo de su Alien: el 8º pasajero en forma de precuela con el sugerente título de Prometheus, que es el nombre de la nave en la que viaja el osado grupo de exploradores espaciales. Lo que resulta francamente meritorio es mantener una continuidad estilística con su precedente. Treinta años después, y siguiendo la actual moda del 3D, ha recuperado el mismo look de la famosa cinta protagonizada por Sigourney Webber. Esta vez la chica angustiada es Noomi Rapace, actriz de origen sueco conocida especialmente por la saga Millenium, que resulta muy convincente en su papel. Le acompañan rostros conocidos del panorama actual como Michael Fassbender, muy correcto en su rol de androide, y Charlize Theron, que vuelve a hacer de mala tras Blancanieves y la leyenda del cazador, aunque en esta ocasión irradia menos carisma.

El diseño de producción es sencillamente fascinante, posiblemente le valga una nominación a los Oscar, ya veremos qué opinan los académicos. Scott dirige con buen pulso y de hecho mantiene el interés durante prácticamente todo el metraje. No soy especialmente fan de la saga Alien y sin embargo reconozco que me prendió y me mantuvo atento toda la película. Plantea muchas cuestiones filosóficas y lanza elementos de misterio bien dosificados para captar la atención del espectador. El problema llega al final. Después de tanta sugerencia apenas aclara nada y se quedan un montón de cabos sueltos en la historia. Se ha planteado el proyecto como una nueva saga, y por tanto es normal que quede abierta y se reserve bazas para las siguientes entregas, pero el problema es que alguno de los planteamientos principales debería tener respuesta en la propia película para que funcione por sí misma, sin necesitar de una saga completa para tener sentido. En caso que el proyecto no cuaje y no hagan las continuaciones necesarias, este film se quedaría para la posteridad como una rareza, una película inconclusa, y ese es el gran riesgo que corre, ya que deja demasiadas preguntas en el aire.

En definitiva es una película entretenida, bien realizada técnicamente, que ofrece buenos momentos de ciencia ficción pero que en el desenlace deja un cierto vacío en el espectador por no ver colmadas las expectativas creadas durante el desarrollo.


Leer critica Prometheus en Muchocine.net

También lo puedes escuchar aquí: Ir a descargar