Entrada destacada

El booktrailer de Historia de un blog de cine

Enlaces relacionados: Presentación del libro Historia de un blog de cine . Galax Pictures, el libro .

Busca en Galax Pictures Cine Blog

miércoles, 28 de septiembre de 2011

A los malvados ni agua


Espléndido thriller de investigación policial de la mano del director Enrique Urbizu con un enorme José Coronado como protagonista. Se trata de No habrá paz para los malvados (2011), una cinta cargada de tensión y suspense en clave de cine negro clásico aderezado con algunos elementos propios del western.

El pulso narrativo es muy equilibrado A pesar de que hay cosas que no son lo que parecen y la información se va dando muy poco a poco durante el metraje, el espectador no se pierde en la trama, se ve claramente lo que está ocurriendo en cada momento. Lo único por lo que puede dar la sensación de que le falta algo para ser redonda, es que ciertos aspectos del pasado del protagonista parece que en algún momento se van a aclarar y sin embargo se quedan algo abiertos a la especulación. Solamente queda claro y bien atado lo justo para que se entienda la historia contada, pero hay algunos flecos secundarios que el espectador agradecería que fuesen explicados.

Con todas y con esas, reitero que estamos ante una gran película con una impresionante interpretación de Coronado que rezuma autenticidad en todo momento recorriendo lugares de Madrid muy reconocibles, un buen trabajo de localización por parte del equipo de producción. Esta extrapolación del aire de cine negro hollywoodense a la ambientación en España, y concretamente en Madrid, recuerda en cierto modo a El crack (1981), de José Luis Garci. Por otra parte también conserva el tono que el propio Urbizu ya había exhibido en La caja 507 (2002), otro thriller con José Coronado, que en aquella ocasión compartía el protagonismo con Antonio Resines.

En papeles secundarios destaca la presencia de Juanjo Artero, que inevitablemente asociamos a la serie de TV El comisario, aunque en esta ocasión va de policía con corbata. Los personajes secundarios que se cruzan durante la investigación están muy bien perfilados y correctamente encarnados por los respectivos actores.

Leer critica No habrá paz para los malvados en Muchocine.net
También en Amigos de Sensacine.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Policías bajo presión


Con cierto retraso llega a la cartelera española Los amos de Brooklyn (Brooklyn’s finest, Antoine Fuqua, 2009), un sólido thriller policial sobre tres agentes de Brooklyn que por distintos motivos están muy quemados con su trabajo. Por un lado está un veterano al que le quedan siete días para jubilarse y ya está de vuelta de todo. Se ha separado de su mujer y vive amargado, sin ilusiones, por toda la miseria que ve a diario a su alrededor sin poder hacer nada para remediarlo. Por otra parte un joven de convicciones religiosas con serios problemas para mantener a su familia se encuentra obsesionado por conseguir dinero ilegal de las redadas que practica habitualmente. El poner a prueba sus principios morales continuamente lo atormenta sin medida. Completa el triángulo un policía que trabaja como infiltrado en el mundo del narcotráfico y está tan metido que incluso ha entablado una gran amistad con un peligroso delincuente y necesita como sea salir de ahí para recuperar su vida.

Formalmente la película no ofrece nada que no se haya visto antes en este tipo de producciones, pero el director de Training day y El rey Arturo compone un contundente relato que mantiene el interés en todo momento acompañado de unas interpretaciones excelentes por parte de su elenco actoral. Richard Gere como el veterano, Ethan Hawke en la piel del desesperado cabeza de familia y Don Cheadle haciendo de infiltrado, crean unos personajes muy auténticos que transmiten muy bien su angustia al espectador, especialmente Don Cheadle. Les acompaña Wesley Snipes encarnando al capo mafioso con quien ha entablado amistad el infiltrado. También favorece al conjunto la música, una vibrante partitura de Marcelo Zarvos, responsable de otras bandas sonoras como las de El castor, Algo pasa en Hollywood o El buen pastor.

En definitiva un gran trabajo de Antoine Fuqua, quizá lastrado por un tono general algo más pesimista de lo deseado pero globalmente es una película muy lograda a pesar de contar historias ya vistas anteriormente.

Leer critica Brooklyn's finest en Muchocine.net
También en Amigos de Sensacine.

martes, 20 de septiembre de 2011

Amigos con derechos


Con derecho a roce (Friends with benefits, Will Gluck, 2011) trata de lo que el propio título nos informa: dos amigos que intentan entablar una relación meramente sexual sin comprometerse emocionalmente. Este núcleo central de la trama, que viene aderezado por una ambientación en el mundo editorial, en que los protagonistas son una cazatalentos de una prestigiosa revista y un genio de internet que ha triunfado con un blog y va a ser fichado por los grandes. Flash mobs, mensajes instantáneos, vídeos on line, y demás parafernalia virtual están presentes en todo el metraje a modo de querer reflejar la sociedad de la información actual que funciona a la velocidad de un clic en la red. Este aspecto se antoja más interesante que el planteamiento original de la cinta a la que hace referencia el título.

La nota melodramática, o pretendidamente emocional la pone el problema familiar del protagonista masculino. Aun así el resultado es bastante superficial y el desarrollo de la trama demasiado previsible. No obstante la película es agradable de ver por su glamour y unos actores que cumplen con oficio su cometido. Sorprende en principio ver que dos estrellas emergentes como Justin Timberlake y Mila Kunis, vistos ambos en proyectos de gran envergadura como son La red social y Cisne negro respectivamente, se hayan embarcado juntos en una comedia romántica ligera como esta. Destaca en un rol secundario el veterano Woody Harrelson en la piel de un redactor de deportes gay algo pasado de vueltas, que cada vez que aparece en escena eclipsa a todos los demás.

En general deja una sensación parecida a la de Morning glory, que está bien, se deja ver, se pasa un buen rato pero se echa en falta un poco más de chispa, un poco más de garra.

Sensacine en cooperación con Sony Pictures, ha invitado a un pase exclusivo a sus colaboradores y seguidores.

Leer critica Con derecho a roce en Muchocine.net

sábado, 17 de septiembre de 2011

Alas de celuloide


Desde tiempo inmemorial el hombre ha soñado con volar. La historia de la aviación está llena de gente ilusionada con sentir la libertad de movimiento propia de los pájaros y ver el mundo desde las alturas. El cine se ha hecho eco de épicas hazañas aéreas, muchas inventadas para la ocasión, pero algunas veces ha recurrido a recrear grandes aventuras de personas reales que han conseguido importantes logros en la evolución de este gran sueño de la humanidad. Quisiera centrarme en dos casos concretos de sendos apasionados del aire llevados a la gran pantalla por pesos pesados del Séptimo Arte.

En primer lugar hablamos de Charles Lindberg, que en 1927 se convirtió en el primer piloto que consiguió volar de New York a París en un monoplano con una sola hélice llamado El Espíritu de San Luis. Un vuelo en soledad que duró algo más de 33 horas. Esta gran hazaña fue plasmada en celuloide por el gran Billy Wilder con James Stewart dando vida al célebre aviador en la cinta El héroe solitario (The Saint Louis Spirit). La narración está muy bien engarzada mediante flashbacks y los pensamientos del protagonista usando la voz en off. Aunque no es la típica película de Wilder, su maestría se nota en el resultado final de la cinta. Lo que se refleja muy bien es la pasión del personaje por su profesión, lo que hace que el film en general transmita una sensación muy optimista, muy positiva, al ver a alguien que pone tanto entusiasmo en lo que hace.


El segundo caso es el de Howard Hughes, un millonario, de fortuna heredada, fascinado con la aviación y con el cine. Martin Scorsese llevó su vida a las carteleras en El aviador (The aviador, 2004). La ambientación de la película es excelente y Leonardo Di Caprio se mete estupendamente en la piel de Hughes. Destaca también la interpretación de Cate Blanchett como la célebre Katherine Hepburn, que fue pareja del magnate durante un tiempo. El rodaje de la primera película de Hughes, "Ángeles del infierno", sobre pilotos de la I Guerra Mundial, sirve como presentación del personaje y un crisol perfecto de las dos grandes pasiones del protagonista: el cine y los aviones. A partir de ahí se muestran varios años de la vida de este personaje con los momentos claves de su vida, como sus récords de velocidad, la gestación de enorme hidroavión Hércules, o su grave accidente probando un XF-11. Además se aprecia la evolución de su enfermedad, un trastorno obsesivo-compulsivo que se fue agudizando con el paso del tiempo.

La vida está llena de hazañas llevadas a cabo por personas a las que le apasiona lo que hacen, y es que sentir las cosas, poner ilusión, ganas y coraje es fundamental para sacar los proyectos adelante.

También en Amigos de Sensacine.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

El pasado siempre vuelve


Tres agentes del Mossad se convirtieron en héroes tras una operación en los años 60, pero manteniendo en secreto algo relacionado con aquella misión. Treinta años después el pasado irrumpe de nuevo en sus vidas. Esto es La deuda (The debt, John Madden 2010), un excelente thriller con un sólido guión y un magnífico elenco de actores. El director de Shakespeare in love compone un relato de suspense que engancha desde el primer fotograma y mantiene la tensión en todo momento.

Se trata de una narración en dos tiempos con seis actores dando vida a tres personajes. Jessica Chastain, Marton Csocas y Sam Worthington interpretan las versiones juveniles de los roles encarnados respectivamente por los veteranos Helen Mirren, Tom Wilkinson y Ciarán Hinds. Lo realmente interesante del tema es que los espías no son de cartón piedra, son personajes muy humanos con sus miedos, dudas, ilusiones, angustias, no se trata de los típicos ejecutores de élite super entrenados y demás. Esto hace que el espectador establezca buena empatía con los intérpretes y que así la trama y todo lo que les ocurre a los protagonistas resulte más emocionante.

La oscarizada Helen Mirren, galardonada con el premio de la Academia de Hollywood por The Queen, es una de esas actrices que transmiten mucho con su mera presencia. Toda una dama británica a la que hemos visto recientemente en Red, otra de espías retirados pero en un tono muy distinto al caso que nos ocupa, y en La última estación encarnando a la mujer de Tolstoi. Tom Wilkinson ya se está convirtiendo en un secundario de lujo imprescindible en thrillers y tramas de espionaje, como El escritor, El sueño de Casandra, Duplicity o Michael Clayton. Sam Worthington se embarcó en esta aventura tras encadenar tres proyectos de acción donde primaban los efectos especiales sobre todas las cosas: Furia de titanes, Avatar y Terminator salvation.

El guión lo firman Matthew Vaughn, Jane Goldman y Peter Straughan. Goldman y Vaughn han colaborado en los guiones de tres de las cuatro películas que forman la filmografía como director de Matthew hasta ahora: Stardust, Kick ass y X-Men: Primera generación.

La deuda se estrenó en Reino Unido el pasado año 2010, y llega a las carteleras españolas casi un año después. Y menos mal que ha llegado porque desde luego vale la pena. Nunca es tarde si la película es buena, y en este caso lo es.

Social Noise en colaboración con Universal Pictures ha organizado un pase para bloggers de cine para ver esta estupenda cinta que se estrenará este próximo jueves 8 de septiembre.

Leer critica La deuda en Muchocine.net
También en Amigos de Sensacine