Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

lunes, 30 de mayo de 2011

Una chica letal llamada Hanna


El director Joe Wright, artífice de los dramas Orgullo y prejuicio (2005), Expiación (2007) o El solista (2009), se mete ahora de lleno en el género de acción con Hanna (2011). Se trata de una chica que vive aislada del mundo, como si fuera Rapunzel, bajo la custodia de su padre, un ex espía que la entrena para ser una asesina profesional implacable que se adapte al medio para sobrevivir en cualquier situación, un poco en la línea de la saga Bourne.

La trama y los personajes son planos y muy arquetípicos en este tipo de películas, pero el estilo visual de Wright le confiere un aire de cine de acción experimental que la aleja de la típica action movie hollywoodense y la hace más cercana a títulos europeos de los años 90 como Nikita (Luc Besson, 1990) o Corre Lola, corre (Lola rennt, Tom Tykwer 1998).

Una potente banda sonora de The chemical brothers acompaña las escenas de acción, estupendamente coreografiadas. Los siempre solventes Eric Banna y Cate Blanchet secundan a la joven protagonista Saoirse Ronan, vista recientemente en un papel secundario de Camino a la libertad. Subyace una crítica a la sociedad banal e hiperactiva actual en la caricatura de una adolescente que habla sin parar de chorradas huecas y materialistas, un personaje secundario muy bien interpretado por la jovencísima actriz Jessica Barden.

Algunas escenas ambientadas con cierto aire surrealista le dan un toque de distinción al conjunto, sazonado también con algún que otro golpe de humor. Por lo demás está a la altura de las circunstancias en cuestión de tiros, persecuciones y peleas cuerpo a cuerpo. Un entretenimiento de acción bien realizado con aroma a cine experimental.

Sensacine ha invitado a sus seguidores y colaboradores a ver en primicia esta película que se estrena en cines el próximo 10 de junio.

Leer critica Hanna en Muchocine.net
También en Amigos de Sensacine

jueves, 26 de mayo de 2011

70 aniversario del señor Kane


En mayo de 1941 vio la luz Ciudadano Kane (Citizen Kane), una de las mejores películas de la historia del cine. Y lo más curioso es que estuvo a punto de no ser estrenada por las presiones mediáticas del magnate de la prensa William Randolph Hearst, en cuya imagen se basó Orson Welles para crear al mítico Charles Foster Kane. Esta polémica se ha plasmado en la estupenda película RKO 281, un film concebido inicialmente para televisión pero que se estrenó en salas comerciales , que goza de un elenco de actores excelente: Liev Screiber encarna a Welles, James Cromwell a Hearst, Melanie Griffith en la piel de la esposa del magnate, John Malkovich como Manckiewicz, el coguionista y amigo de Welles, y Roy Scheider como el productor George Schaefer.

El hilo conductor de Ciudadano Kane es por todos conocido: la investigación periodística que tiene lugar tras la muerte de Kane para desvelar el significado de su última palabra antes de morir: Rosebud. Así se va trazando con sucesivos flashbacks la controvertida historia del carismático director de un periódico que llegó a lo más alto y fue tan querido como odiado por quienes le conocían bien. Tal como dice Liev Schreiber interpretando a Welles en RKO 281, el tema de la película es “un hombre gana el mundo y pierde su alma”.

Ciudadano Kane fue innovadora en su momento tanto por ese uso narrativo que hace del flashback como por algunos ángulos de cámara poco habituales en aquel momento. El aspecto visual resultaba muy rompedor en la época. Fue la opera prima de Welles, que la realizó con 24 años en la cuádruple faceta de productor, guionista, actor principal y director, y se ha convertido con el paso del tiempo en algo más que un clásico. Proezas como esta no se ven todos los días.

RKO Radio Pictures fichó a Orson Welles tras el enorme éxito que cosechó con su versión radiofónica de la obra de H.G.Wells La guerra de los mundos, con la que hizo creer a mucha gente que los extraterrestres estaban realmente invadiendo Nueva York. La intención del Estudio era que Welles hiciera La guerra de los mundos en cine, pero el joven y rebelde genio quería hacer algo diferente. Finalmente logró hacer la película que quería contra viento y marea, en medio de grandes polémicas.

Sin duda Ciudadano Kane es cine con mayúsculas. Una obra maestra del Séptimo Arte que se estrenó hace ya 70 años.

También en Amigos de Sensacine

martes, 17 de mayo de 2011

Las grietas de la justicia


Unos sugerentes títulos de crédito en pantalla dividida dan inicio a El inocente (The Lincoln lawyer, Brad Furman 2011), un intenso thriller judicial sobre un frívolo y engreído abogado que trabaja desde el asiento trasero de un Lincoln recorriendo las calles de Los Angeles. Un día recibe un caso de un conocido para defender a un chico, hijo de una influyente familia, acusado de agredir a una prostituta. A priori parece que le resultará fácil y lo maneja de la misma forma expeditiva con la que trata la mayoría de sus litigios, pero las cosas se complican y no todo será tan sencillo.

En principio puede tener algunos puntos en común con Algunos hombres buenos, como la frivolidad del abogado, la influencia de su padre que también lo era, y el hecho de la evolución del personaje al enfrentarse a un caso más complicado de lo normal. Sin embargo el contexto en que se desarrolla la acción y el desenlace de la trama son totalmente distintos de la estupenda cinta de Rob Reiner.

Matthew McConaughey hace una de sus mejores interpretaciones protagonizando este film en la piel del ambiguo abogado. Goza del carisma necesario para estar presente en pantalla prácticamente las dos horas de metraje y muestra una gran presencia en escena. Le acompañan otros rostros conocidos como Marisa Tomei, William H. Macy o John Leguizamo.

La película pone de relieve lo frágil que puede ser el sistema judicial a la hora de hacer justicia de verdad, ya que realmente todo se puede manipular conociendo bien el entramado legal y haciendo un uso inmoral del mismo aprovechándose de las fisuras que tiene. Una fotografía hiperrealista de tonos muy contrastados, y un uso muy notorio de los primeros planos que nos acercan de forma casi claustrofóbica a los personajes, son las herramientas estilísticas que utiliza Brad Furman para dirigir con pulso firme este intrincado laberinto de estrategias legalistas. Todo ello respaldado por un sólido texto, ya que se trata de la adaptación de una novela de Michael Connelly, autor también de Deuda de sangre, que fue llevada al cine por Clint Eastwood.

En definitiva una película intensa, entretenida, bien interpretada, de la que si bien se entiende globalmente la historia, es de esas películas que para captar todos los detalles y matices se requiere de un segundo visionado, pues a veces el espectador se puede perder un poco entre la jerga legalista que se maneja en la historia.

Leer critica El inocente (the lincoln lawyer) en Muchocine.net
Amigos de Sensacine

viernes, 13 de mayo de 2011

La vida de Alexia



Alexia (Pedro Delgado, 2011) es un documental de creación que relata la vida de Alexia González-Barros, una niña que murió a los 14 años de edad por un tumor en la columna vertebral y actualmente se encuentra en proceso de beatificación debido a la intensidad con que vivió la fe católica durante su infancia, y especialmente en sus últimos días durante el doloroso proceso de la enfermedad.

El padre de la niña era muy aficionado a filmar escenas familiares en Super 8, y de este material se nutre bastante el film. Esto se combina con divertidas animaciones, localizaciones de los lugares clave de la vida de la protagonista y testimonios de sus familiares y conocidos. Otra pieza clave es la narración en off. Del mismo modo que el documental El viaje del emperador no tenía el típico monólogo, sino que tres actores daban vida con su voz a una familia de pingüinos para contar la odisea de las aves antárticas como si de un cuento se tratase, en este caso también se prescinde de la locución tradicional de forma que es la propia Alexia quien cuenta su historia dialogando con su ángel de la guarda, al que llama Hugo, encarnados ambos personajes por las voces de los actores Miriam Fernández y Richard del Olmo respectivamente.

Todos estos elementos son tratados magníficamente y con mucho tacto por su director en un montaje dinámico, muy equilibrado, con un tono fresco y entrañable. Si bien en los recursos empleados y el entorno en que se mueve la historia puede tener algunos puntos en común con La última cima, el tono de ambas cintas es muy distinto, ya que si bien en aquella había una tendencia a ser innovadora en cuanto a la imagen que la sociedad tiene del mundo eclesiástico, en esta ocasión el discurso es más bien familiar o intimista, centrado en la figura de la protagonista, una niña muy querida y apreciada por todos aquellos que la conocieron.

El guión ha sido coescrito por el propio Pedro Delgado junto con el crítico de cine Jerónimo José Martín, presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC). Ambos artífices han estado muy implicados personalmente en el proyecto y eso se nota positivamente en el resultado final de la película.

Web de la película
Leer critica alexia en Muchocine.net

Reseñado en Amigos de Sensacine

martes, 3 de mayo de 2011

La shakespeariana deidad marveliana


De todos es conocida la devoción de Kenneth Brannagh por la obra de Shakespeare. Lo ha interpretado en teatro y ha dirigido y protagonizado algunas adaptaciones al cine como Henry V, Mucho ruido y pocas nueces o el mismísimo Hamlet en una aparatosa superproducción. Una vez se alejó de su gran referente para ir a otro clásico como es Mary Shelley, adaptando a la gran pantalla Frankenstein. Ahora se mete en algo más moderno como los comics de Marvel, sin embargo no lo hace con cualquier superhéroe de la galería marveliana sino con Thor (2011), basado en el dios del trueno de la mitología escandinava, así que algo de clasicismo rezuma esta nueva cinta de la colección de comics creada por Stan Lee.

Debido a su exceso de arrogancia y bravuconería, Thor, el primogénito de Odin, rey de Asgard es desterrado a la Tierra donde entablará contacto con una experta astrofísica y su equipo de investigación, así como con el personal de la entidad secreta SHIELD. La historia transcurre por tanto entre dos mundos, o mejor dicho entre dos planetas, cuyos viajes interplanetarios tienen lugar de un modo similar al de Stargate (Roland Emmerich, 1994). Al igual que en aquella se asociaba la tecnología egipcia a seres de otra galaxia, aquí se explican los mitos nórdicos como seres superiores en un sistema planetario dividido en reinos, con batallas épicas entre ellos como en la Tierra Media de El señor de los anillos. Visualmente la puerta para viajar a otros reinos guarda un cierto parecido con la que comunicaba los universos cibernético y real en Tron: Legacy, salvo que en este caso el entorno es más colorista.

La influencia shakespeariana de Brannagh se nota especialmente en las escenas que se desarrollan en el mundo de Thor, concretamente con los conflictos familiares entre padre, hijo y hermano. Por otra parte la acción desarrollada en la Tierra tiene un aspecto más en la línea de Iron Man, guardando así la coherencia estilística en el entramado fílmico que Marvel va tejiendo poco a poco presentándonos a cada uno de los personajes que formarán parte del gran proyecto Los Vengadores.

Curiosamente los papeles principales de Thor y su hermano Loki, están interpretados por actores más bien desconocidos, Chris Hemsworth y Tom Hiddleston respectivamente, encarnando ambos a sus personajes con gran convicción. Les acompañan pesos pesados de la pantalla como Natalie Portman en el rol de la científica, Anthony Hopkins como Odin y Stellan Skarsgard como el mentor de Portman. En un papel más secundario encontramos también a Rene Russo, la otrora compañera de andanzas de Mel Gibson en Arma Letal 3 y 4.

Los efectos especiales son de primera línea y las escenas de acción están muy bien coreografiadas. La película resulta muy entretenida y tiene golpes de humor muy divertidos. En general es una película de aventuras y fantasía a la antigua usanza, con buenos sentimientos y mensaje positivo sobre el valor de la amistad, la justicia y el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal.

También publicada en Cinemanet
Amigos de Sensacine
Leer critica Thor (thor) en Muchocine.net