Entrada destacada

Sin riesgo no hay gloria, una reflexión sobre Star Wars

Llega mayo y se cumplen cuarenta años del estreno de La guerra de las galaxias ( Star Wars ), sin duda un punto de inflexión en la historia ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 22 de noviembre de 2009

Cuentos chinos


El género wuxia tiene su origen en Taiwan y Hong Kong. Son historias épicas de caballería y artes marciales muy populares en China. En el año 2000 el director Ang Lee puso de moda el género en todo el mundo con Tigre y dragón (Wo hu cang long) que recibió 4 Oscar de 10 nominaciones. La música, la fotografía y las depuradas coreografías de las luchas con espada hacen de esta película pura poesía visual. Temas universales como la venganza, el honor y el amor dotan al film de un contenido interesante y emocionante. Especialmente conmovedora la relación de amor imposible por honor entre los protagonistas encarnados por Chow Yun Fat y Michelle Yeoh, y muy intensa y visceral resulta el enfrentamiento entre el maestro Fat y la rebelde discípula Zhang Ziyi, en el aprendizaje del arte de la espada.
Dos años depués Zhang Yimou estrena Hero con un gran éxito internacional. Un guerrero que narra a su rey como venció a tres enemigos del monarca. Con diálogos un tanto ingenuos y narrado como si de un cuento se tratara, este título cautivó a millones de espectadores en todo el mundo.


El propio Yimou estrenó dos películas más del género: La casa de las dagas voladoras y La maldición de la flor dorada en 2004 y 2006 respectivamente. La primera tiene un tono de fábula parecida a Hero pero con una narrativa más lineal y una historia de amor de por medio. Sin embargo en La maldición de la flor dorada cambia de tercio para ofrecer una película muy trágica de pasiones desatadas con una estética más recargada que sus antecesoras. Impresionante tanto en su puesta en escena como en la carga dramática de todos sus personajes, cuenta una historia de conspiraciones y traiciones palaciegas en la China imperial.

En unos años marcados por la búsqueda de un hiperrealismo confuso y un tanto absurdo en las coreografías con espada del cine épico occidental, con títulos como Troya o la trilogía de El Señor de los Anillos, en las que la acción se intuye más que verse, es curioso como han conseguido triunfar las fantasías orientales irreales de chinos que vuelan con luchas estéticamente elegantes. Y es que por mucho realismo que se pretenda en la gran pantalla, la sublimación, la imaginación y la fantasía en el cine siempre tendrán mucho peso.

2 comentarios:

Sesión Golfa dijo...

Me ha gustado mucho tu disección, amigo. Un abrazo.

Ramón Ramos dijo...

Sesión Golfa
gracias, supongo que también te gusta el género wuxia. Desde luego es un cine diferente.

Saludos,