Entrada destacada

Fotogramas y corcheas se amalgaman en el jazz

«No hay melodía. Trasciende las notas, no es lo que se espera. Se improvisa, como lo de hoy.» Así definía el jazz Tom Cruise en la piel de ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 20 de abril de 2008

El musical independiente

La canción "Falling slowly", ganadora del Oscar a Mejor Canción Original de este año, pertenece a la banda sonora de la película Once (John Carney, 2006). Se trata de una película irlandesa estrenada en USA en marzo de 2007, de ahí que compitiera en esta última edición de los Oscar y no en la anterior, de bajo presupuesto que cuenta de una manera fresca y espontánea la historia de un guitarrista, que se gana la vida arreglando aspiradores y toca sus propias canciones en la calle, que conoce a una inmigrante de la Europa del Este y juntos consiguen grabar un disco con la colaboración de otros músicos callejeros. Una bonita historia sobre la amistad, y como afrontar los problemas cotidianos mientras se lucha por alcanzar un sueño.
Los protagonistas no son actores profesionales, pero tienen una gran presencia en pantalla y actúan de una manera muy natural que engancha al espectador. Se rodó en tres semanas con muy poco presupuesto, pero ha conseguido despegar y tener una brillante trayectoria comercial, especialmente a partir de su participación en el festival de Sundance.
A priori la canción no parecía que pudiese ganar el Oscar, pero claro, había que ver a sus competidoras. Dentro de las cinco candidatas ésta resultaba original, algo nuevo. La primera vez que la oí no me pareció gran cosa, pero después de ver la película se oye de otra manera, porque transmite sensaciones, sentimientos. Globalmente las canciones de la película están muy bien empleadas en la narración de la historia y muy bien escogidas.
Si hubiese que escoger una palabra para definir esta película yo elegiría "sencillez". Historia sencilla, austeridad en la puesta en escena, carencia de medios, suplida con el recurrente uso del estilo pseudodocumental, presupuesto modesto, montaje sobrio y sencillo, lo cual da una coherencia global a la película que hace muy agradable su visionado.

6 comentarios:

Cecil B. Demente dijo...

Gran peli que a mi sobretodo me transmitió una gran sensación de intimidad y autenticidad. La verdad es que este estilo de música básicamente es el que me va, así que la banda sonora ya me tenía ganado desde un principio...

Sesión Golfa dijo...

Yo creo que la sencillez en el cine casi siempre es una virtud. Saludos, amigo.

alfombraroja dijo...

Me gustan las películas que intentan paliar su falta de presupuesto con otros muchos aspectos, como la banda sonora o unos actores con garra. Tendré que verla.
Saludos,

Aida H.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón:

Me gusta la sencillez. En los cuentos, en las novelas, en los cortos, en las grandes películas. Albert Einstein, ahora lo recuerdo, alentaba a los divulgadores de la ciencia a ser claros y sencillos.

Tus textos, Ramón, son claros y sencillos. Muy fáciles de leer. Por eso me gustan. Los leo con mucho gusto.

¿Ya estás en VerveEarth?

¡Saludos!

Criss dijo...

SALU2!!!
Me acabo d pasar x tu blog y la verdah sk me gusta muxo. T e dejao otro comentario n las pelis d adolesentes xk no sabia K + poner aki. Weno pasate x mi blog si tnes tiempo... pliss.

Ramón Ramos dijo...

Cecil b. demente
"autenticidad" buen apunte sobre una las grandes virtudes de la película.

Sesión Golfa
efectivamente es una virtud pero la clave está en ese "casi". La sencillez, como cualquier otro recurso, también hay que saber utilizarla para que sea virtuosa.

Alfombraroja
la falta de medios agudiza el ingenio.

Carlos
aun no me he metido en Verveearth, pero lo haré.

Criss
bienvenida. He leído tu comentario sobre Juno. Gracias.

Saludos,