Entrada destacada

El verano ya llegó

Que si verano por aquí, que si verano por allá… No se habla de otra cosa en estos días. Y no es para menos por la fuerza con que ha entrado ...

Busca en Galax Pictures Cine Blog

domingo, 25 de noviembre de 2007

El arte de la espada

La esgrima ha dado al cine momentos memorables a lo largo de su historia. Los duelos a espada entre el héroe y el villano, cuando están bien coreografiados, pueden dar lugar a escenas trepidantes y al mismo tiempo elegantes. Una de las coreografías estéticamente más bellas se pudo ver en el año 2000 en la maravillosa película de Ang Lee Tigre y Dragón (Crouching tiger, hidden dragon). Se trata de una fantasía china poética, romántica y épica, donde la fotografía y la música transportan al espectador a un mundo irreal donde la lucha con la espada se convierte en arte, belleza y armonía, con unas coreografías difíciles de olvidar.
Se dice que uno de los mejores duelos de la historia del cine es el de El signo del Zorro (The mark of Zorro, Rouben Mamoulian 1940) entre Tyrone Power y Basil Rathbone. Una coreografía impecable para alcanzar el clímax en el duelo final entre los dos antagonistas.
Y como no, la película que rinde honor al arte de la espada: Los inmortales (Highlander, Russel Mulcahy 1986) en la que una estirpe de hombres inmortales, sólo mortales si se les corta la cabeza, están condenados a batirse en duelo a lo largo de los siglos hasta que sólo quede uno. Mestizaje de técnicas y de espadas, aderezadas con canciones de Queen, proporcionan un espectáculo fantástico protagonizado por Christopher Lambert y Sean Connery.
En lo que se refiere a esgrima medieval, una película que ha dejado huella ha sido sin duda Braveheart (Mel Gibson, 1995), en la que un rebelde escocés lidera la batalla por la libertad contra los invasores en medio de sangrientas luchas a espada.
Otra película que no se debe olvidar es la ópera prima de Ridley Scott: Los duelistas (The duellists, 1977). Antes de embarcarse en las aventuras futuristas de Alien y Blade Runner, el señor Scott debutó con un viaje al pasado para contar la curiosa historia de dos oficiales franceses que por honor se retan en diversos duelos cada vez que se encuentran.
Para finalizar simplemente nombrar a dos espadachines del celuloide que han pasado a la historia del cine de aventuras: Errol Flynn, en títulos como Robin de los bosques (The adventures of Robin Hood, Michel Curtiz 1938) ó El capitán Blood (Captain Blood, Michael Curtiz 1935), y Stewart Granger en títulos como Scaramouche (George Sidney, 1952) ó El prisionero de Zenda (The prisoner of zenda, Richard Thorpe 1952).

16 comentarios:

Juan dijo...

Muy buen post. Es original, y eso no suele darse ultimamente. Voy a recomendarlo...
PD: añadiría las coreografías de Alatriste, del mismo que las de El Señor de los anillos.
Un saludo, compañero.

Anónimo dijo...

Antológico el duelo entre Stewart Granger y Mel Ferrer, en la extraordonaria "Scaramouche", y uno de los más largos de la historia del cine, concretamente con seis minutos y madio de duración. Buen trabjo. Si señor. Saludos. Pablo.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón: Siempre he querido ver «El prisionero de Zenda». No sé porqué, pero ese título tiene algo mágico para mí. Doy por un hecho que esa película, de la que nada sé, me va a gustar mucho. Es todo un misterio.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Vi «Los inmortales» en la televisión, la primera de la serie, y me gustó mucho. Recuerdo que Christopher Lambert no envejecía, pero la mujer sí. Una muy buena película. Otra de las películas de la serie la filmaron en Buenos Aires (tal vez sólo una parte de ella.)

Carlos Alberto Arellano dijo...

Sí, muy buenas las escenas de lucha con espadas de «El tigre y el dragón.» Me gustan mucho las películas de Ang Lee. Es un muy buen director. Recuerdo «Sensatez y sentimientos». ¡Buenísima!

Carlos Alberto Arellano dijo...

También vi «Scaramouche» en la televisión. Pero recuerdo muy poco de esa película. Puedo decir que Stewart Granger es uno de mis actores preferidos. Es la estrella de «El último safari», de Henry Hathaway. Una de mis películas favoritas. Siempre he estado fascinado con África, con sus animales, con sus paisajes, con sus selvas, con sus muchos pueblos.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Muy buena «Corazón valiente». Recuerdo la maravillosa música del comienzo de la película. Y las dos mujeres que estaban enamoradas de Wallace. ¡Preciosas las dos! ¡Bellísimas!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón: ¿Conoces la historia del guionista de «Corazón valiente»? Un guionista de Hollywood, Randall Wallace, que un día llegó a Escocia de vacaciones y le preguntó a un cuidador por una estatua.

¿Quién es? Preguntó Randall.

¡Es William Wallace! El mayor héroe de nuestra historia. Respondió el cuidador.

¿Éste es el más grande de sus héroes? ¿En este país? Mi apellido es Wallace y soy un hombre al que le gusta mucho la historia. ¡Y jamás he oído hablar de él! ¿Cómo puede ser?

Cinco años después tenía lista la historia para la película.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón: He escrito un texto libre sobre la película «Aullidos», de Joe Dante. Tal vez te interese leerla. Está en noviembre, en «Gigantes que desaparecen.»

En otro blog: «Nos encontraremos en el infierno» (que está por desaparecer) tengo otro texto libre sobre «El exorcista».

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Ramón: He descubierto que puedo ver tus cortos. No lo sabía. La próxima vez que vuelva los veré y te dejaré un comentario.

¡Muy bueno tu blog! ¡Muy interesante! ¿Sigues yendo a TCM?

¡Saludos!

Fantomas dijo...

Hola,

Buen post en el que nombras entretenidas películas con la excepción de Highlander que cuando la vi encontre que era un verdadero bodrio.

En fin....ojala puedas visitar mi blog y me des tu opinión.

Saludos

Cecile B. Demente dijo...

Otra de espadachines memorable y superentretenida es La Princesa Prometida, de cuando Rob Reiner molaba mogollón, ahí queda ese:
"Mi nombre es Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir."

Ramón Ramos dijo...

JUAN
efectivamente Alatriste, aunque creo que fallida película globalmente, las coreografías son buenas.

PABLO
desconocía la duración de ese duelo. Gracias por el apunte.

CARLOS
frecuento los blogs de TCM aunque no siempre dejo comentarios, depende de lo que se hable. No sabía la anécdota de Randall Wallace, muy interesante.

FANTOMAS
he visto tu blog. Muy bueno el post de Desde Rusia con amor. Lo frecuentaré apartir de ahora.

CECIL
buena frase de La princesa prometida.

Saludos

elputocriticón dijo...

ha removido usted mis recuerdos infantiles recordándome a Scaramouche..

Rachel9 dijo...

Ese tipo de películas te recuerdan a la infancia, a cuando las veías los sábados por la tarde con toda la familia reunida... después de los dibujos de "Dartacan y los tres mosqueperros" precisamente. Eran trepidantes y bonitas. Los protagonistas eran el ideal de hombre: atractivos, valientes y honorables. Vamos,como un sueño imposible de encontrar en la realidad. Y el vestuario de las chicas era de ensueño.

Creo que ninguno ha mencionado películas clásicas que parodiaban ese género, como aquella de Danny Kaye en la que interpretaba a un bufón que por medio de la hipnosis se convertía en un experto espadachín, o aquella de Bob Hope en la que hacía de pirata.

Es este otro género que parece en decadencia actualmente. Me refiero al de espadachines, no al de espadas estilo El Señor de los Anillos. Hace poco vi una película reciente sobre mosqueteros y me pareció sencillamente espantosa, con claras influencias de Matrix. El combate a florete mientras se subían por escaleras era ridículo.

Recomiendo a todos que visionen "Cyrano de Bergerac". Sin desmerecer a la interpretada por Gerard de Pardieu, creo que no supera a la de José Ferrer. Al fin y al cabo, ésta nos remite a las de Errol Flynn, mientras que la más reciente nos remite a aberraciones como la que antes he descrito y cuyo título preferí olvidar.

Ramón Ramos dijo...

ELPUTOCRITICÓN
encantado de compartir con usted los recuerdos de la infancia.

RACHEL9
efectivamente el cine de capa y espada no se estila hoy en día, lo cual es una lástima. Lo del duelo ridículo en las escaleras era la película El mosquetero, la enésima adaptación de D'Artagnan sumándose a la moda de rizar el rizo, perfectamente olvidable.
Saludos